enero 21, 2011

Impiedad en Cuba contra una joven mujer de confesión cristiano-bautista y activista de Derechos Humanos.

Cuando los esbirros en Cuba se ensañan con una persona en la forma en que lo han hecho contra Sara Marta Fonseca Quevedo y su familia desde hace algunos meses, es porque la dedicación y valentía de esta joven, madre y cristiana comprometida erosiona el carcomido régimen dictatorial de la Isla.
Foto: Abajo a la derecha:Sara Marta Fonseca Quevedo siendo inmovilizada por una agente de la Seguridad del Estado cubana en una marcha de las Damas de Blanco durante la celebración del VII Aniversario de la Primavera Negra.

Desde hace algún tiempo recibimos las noticias de los reiterados actos de repudio de que ha sido objeto esta destacada y sufrida luchadora por los derechos de los cubanos. De ella ha dicho el Pastor Lleonart Barroso:
“…, con detestable violencia han maltratado su vivienda, con odio falaz le han lanzado toda clase de piedras e improperios y hasta la han amenazado de muerte. Es importante que esas turbas sepan que la hermana Sara no está sola. Que es una comprometida hija de Dios y que ponerle un dedo encima es ponérselo a Dios porque por cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños a mí lo hicisteis (Mateo 25.31-46); y es ponérselo encima también a sus hermanos, muchos de los cuales lamentablemente aún no han despertado del letargo pero que pueden hacerlo en cualquier instante, especialmente si se siguen suscitando actos tan viles y cobardes como los que han tenido lugar en los pasados días contra nuestra pequeña pero gigante hermana.”
Hoy encontramos una nota que aparece en el Blog Desarraigos provocados , esto después de que las turbas procomunistas han atacado de nuevo la casa de Sara Marta Fonseca, esta vez llevando a niños de un escuela primaria ( elemental) del vecindario, engañados con que se les daría una merienda después del acto cruel. Esto dice la nota:
Los maestros de la escuela manipulan a sus estudiantes, menores de edad por cierto, y los "educan" en cómo ejercer la violencia contra disidentes.
En Cuba sucede así desde hace décadas. El odio, el repudio, la agresión verbal y hasta la física, son parte de las actividades extracurriculares con las cuales se chantajea y condiciona, incluso, el futuro de los alumnos.
¿Y los padres que opinan al respecto? Nada probablemente, o quizá sí, quizá estén orgullosos de la actitud "revolucionaria" de sus hijos, defendiendo al régimen que ha llevado a la ruina moral a esos mismos padres y maestros de hoy.
Qué vergüenza...”
Aquí a continuación pueden ver el Video, testimonio de la crueldad del acto en sí.


En un acto de solidaridad, usted puede enviar un mensaje o comunicarse con la valiente mujer que hoy señalamos aquí, a la siguiente dirección y teléfono celular:

Sara Marta Fonseca Quevedo.
Calle 275 Nro. 16024. E / 160 y Final.
Reparto Río Verde, Boyeros.
Ciudad de la Habana. CUBA. C.P 19220.
Teléfono Celular Número: 5 337 9011