junio 03, 2020

La movilización antisistema pacífica más importante en la Cuba comunista cumple 25 años.


Por: Mayra Barbosa
El 25 de mayo de 1995 el reverendo cubano Orson Vila, ministro de Asambleas de Dios, fue detenido en su domicilio de la ciudad de Camagüey. Aquel suceso detonaría una movilización que rompería varios récords en la historia por la lucha democrática en el período socialista cubano.
Pero ¿qué llevó al líder evangélico a estar en la mirilla de la dictadura? La misma semana de su arresto agentes del Departamento de la Seguridad del Estado, la policía política del régimen, visitaron decenas de lugares de reunión para evangélicos y los clausuraron.
Durante una de esas visitas, el reverendo Orson Vila se negó a cerrar su domicilio, que se utilizaba como templo ante la prohibición, desde los años 60, de edificar nuevas iglesias. Según testigos, el reverendo dijo a los agentes: “las puertas de mi casa están abiertas. Si las quieren cerrar, háganlo ustedes mismos”.
Los agentes confiscaron megáfonos y micrófonos de la iglesia, y arrestaron al reverendo. Pero Vila no fue el único. También fueron detenidos otros dos miembros de la misma iglesia: los pastores Balbino Basulto, del Distrito Central de la Asamblea de Dios, y Benjamín de Quesada, del Templo Aleluya en el centro de Camagüey. Ambos quedaron en libertad y sin cargos ese mismo día.
Pero Vila fue condenado a dos años de prisión bajo cargos de desobediencia y reunión ilícita en un juicio sumario celebrado el mismo día de su arresto, sin dársele la posibilidad de contratar a un abogado y dar tiempo para planear la defensa.
Y fue entonces cuando rompió la movilización de cientos de cubanos, creyentes en su mayoría, aunque secundados por testigos del centro de la ciudad, hacia el Tribunal Provincial Popular en la estrecha calle Cisneros.
El escritor camagüeyano Rafael Almanza, recuerda la tensión en la ciudad en aquellos momentos. La popularidad de Vila hacía su caso aún más visible. Las personas se fueron sumando poco a poco hasta superar el millar.
Durante el juicio abreviado de Vila los congregados permanecieron en el exterior de la corte durante varias horas gritando ¡Cristo Vive!, de acuerdo con un informe de Amnistía Internacional (AI).
UN CASO ABIERTAMENTE POLÍTICO
En junio de 1995 esa misma ONG Pro-Derechos Humanos documentó detalladamente el proceso contra el líder religioso y lo declaró preso de conciencia “ya que la única razón de su encarcelamiento son sus esfuerzos para ejercitar pacíficamente el derecho a la libertad religiosa, de expresión y asociación”.
Tras la resolución de un recurso el 31 de mayo de 1995, la condena se redujo a 18 meses de cárcel que el reverendo cumplió parcialmente en la prisión Cerámica Roja, en la periferia de la ciudad de Camagüey.
Al salir de la cárcel, Vila dijo para un informe de AI: “estoy tan agradecido por el poder de la oración. Recibí fuerzas del Señor y nunca me enfermé, ni catarros, ni enfermedades de la piel, ni enfermedad alguna. Además, tuve muchas oportunidades de compartir el evangelio con mis compañeros de prisión”.
Pero ¿quién era este hombre que levantó a más de mil cubanos a protestar en un caso abiertamente político? En la década de 1960, tras obtener el título de doctor en medicina, Orson Vila renunció a su carrera como médico y se dedicó al pastorado.
Su primera detención y encarcelamiento no ocurrió en 1995, sino en mayo de 1988 cuando acabó condenado a cinco meses de prisión por celebrar “reuniones ilícitas”. El reverendo interpuso un recurso legal que prosperó, y la corte resolvió conmutar la pena de cárcel por una multa.
Llegó a ser Superintendente del Distrito Central de Asambleas de Dios, la denominación protestante más extendida en Cuba, con más de medio millón de miembros actualmente. Aunque según News Network International, en 1994 contaba con 420 congregaciones y con casi quinientos domicilios que servían de pequeños templos o casas culto.
En 1990 la Oficina de los Asuntos Religiosos del Partido Comunista concedió autorización verbal a Asambleas de Dios para establecer casas culto en el país ante un crecimiento acelerado de la membresía evangélica. En el quinquenio 1990-1995, según los datos oficiales de la confesión, el número de congregados se cuadruplicó: de 3 mil a 12 mil.
El reverendo Orson Vila abrió una casa culto por primera vez en 1991, pero en enero de 1995 las autoridades cubanas ordenaron su clausura. El reverendo pidió que le dieran la orden por escrito y en marzo recibió una comunicación en la que se decía que sólo se autorizaban 16 casas culto en toda Camagüey, la provincia más extensa del país.
De acuerdo con AI, el 24 de mayo de 1995 el gobierno cubano había ordenado la clausura de 85 de los 101 centros evangélicos en la provincia de Camagüey. Los centros a los que se les permitió continuar abiertos fueron los más pobres, aquellos con menos miembros y más distantes o intrincados.
De manera que la arbitraria detención de Vila no era solo la acción contra un hombre popular, sino también un atropello más contra toda una parte de la sociedad civil a la que el gobierno obstaculizaba su derecho a reunirse, asociarse y creer.
UNA EXAGENTE DE LA SEGURIDAD DEL ESTADO HABLA
Muchos años después, la agente de la Seguridad del Estado infiltrada en el Movimiento Pro-Derechos Humanos de los años 90, Aleida Godínez, reconoció la posición política de Vila “quien escudado en la prédica del evangelismo también hacía arengas políticas”. Esto resalta el cariz político del caso.
En una entrevista de 2003 para el libro oficialista Los Disidentes, Godínez relata que la familia del reverendo “se había negado a tener contactos con los funcionarios norteamericanos, a pesar de que estos se habían interesado en verlos”.
Solidariamente, los diplomáticos estadounidenses se trasladaron, no en un auto de embajada, sino en uno de turismo, hasta la ciudad de Camagüey, y contactaron a la entonces agente de la policía política para lograr concertar un encuentro con alguien de la familia pastoral.
El encuentro se dio tras una arbolada, sobre las nueve de la noche.
En medio de una década convulsa tras el derrumbe del bloque comunista en Europa del Este, Cuba vivió un aislamiento comercial y diplomático importante. Al mismo tiempo, hacia el interior de la isla varias muestras de descontento con el régimen económico y político imperante estallaron en forma de protestas populares.
La más memorable, por la cantidad de imágenes que se conservan, fue el llamado Maleconazo, que en agosto de 1994 unió a miles de personas en zonas próximas al Malecón habanero entre escenas de vandalismo, violencia policial y gritos de ¡Cuba sí, Castro no! 
Al igual que el Maleconazo, la protesta de los evangélicos, en Camagüey, tomó un marcado matiz antisistema al exigir la liberación de un hombre apresado por causas políticas y llevar las demandas frente a una de las más importantes instituciones del régimen. Así, también se convirtió en la protesta pacífica más numerosa en la historia de la Cuba comunista hasta la actualidad, y la más multitudinaria registrada fuera de la capital.
Orson Vila volvería a ser noticia en 2003, pero esta vez dentro del mundo protestante. Mientras algunas iglesias históricas agrupadas en el Consejo de Iglesias veían luces de esperanza en el ascenso de gobiernos de izquierda en el continente, el pastor Vila lanzó una profecía donde Cuba era asolada por catástrofes naturales y un conflicto con Estados Unidos si el pueblo seguía negando a Dios y adorando al hombre.
EL doctor Yoannis Reinaldo Yero recuerda que “la profecía, sin embargo, no iba acompañada de un calendario de cumplimiento, lo que entonces me recordó aquella otra (esta vez católica) del fin del castrismo y dada por Antonio María Claret en el siglo XIX y cuyo cumplimiento todavía algunos católicos esperan”.
En el contexto cubano hasta una profecía, recuerda Yero, “puede implicar un operativo policial mayúsculo quizás por promover un espíritu derrotista entre las masas”. O al menos si así lo entiende el totalitarismo cubano.
Actualmente Vila reside junto a su esposa en el sur de La Florida, Estados Unidos, donde salió exiliado y allí lidera el ministerio Centro de Avivamiento Cristiano. 
Nota: Texto recibido desde Cuba por correo electrónico.

junio 01, 2020

¿Tú quieres una Revolución?


¿Tú quieres una Revolución?
He visto muchas imágenes en estos días. El enojo que suscita la muerte de un ciudadano, donde los implicados ya están detenidos y bajo investigación, No explica vandalizar, destruir, saquear y atacar a personas que nada tienen que ver con el evento inicial. En realidad, no honra a la comunidad negra de los EE. UU., ver a miles de ellos, atacando a transeúntes indefensos, golpeando a ancianos y mujeres y saqueando los negocios. No acepto que procurar la justicia y el bien social pase por atacar a una mujer en silla de ruedas con un extinguidor y salir corriendo de una tienda Target con un Televisor de alta definición.
Y claro, todo supuesto movimiento social reivindicativo requiere de un himno, de una bandera y de consignas, muchas consignas.
Aquí esta el himno de los violentos, de los saqueadores y de los incendiarios. Se trata de una canción del director coral y musico de temas religiosos-cristiano (góspel), Kirk Franklin, que compuso e interpretó esta canción con el título de “Revolution”; dentro de la tendencia conocida como:  urban contemporary gospel.
De nuevo el tema vuelve a escucharse. Ahora miles de personas, sobre todo miembros de la comunidad negra de los EE. UU. se dan cita en las calles para protestar.
La pregunta y el clamor de la pieza musical es significativo: ¿Tú quieres una Revolución? Tal vez muchos de los que hemos vivido bajo una dictadura, fruto de una Revolución que buscaba reivindicaciones sociales, sabemos o podemos dar una respuesta. Como sea esto queda para un próximo artículo.
Aquí les dejo las letras de la canción-protesta en su traducción al español, aunque puede ser comparada con la versión original.

Revolution – Kirk Franklin
16 ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno;17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. Apocalipsis 7:16-17 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
 (¡Sí señor!)
Nunca más tendrán hambre ni sed.
(Reza, Predicador)
Por Dios, borra esas lágrimas.
(¡Sí señor!)
Cada lágrima de sus ojos.
(¡Sí señor!)
Prepárense para una revolución.
¿Qué decís?
¿Queréis una revolución?
Decirlo: ¿queréis una revolución?
¡Vamos!
¿Queréis una revolución?
Decirlo: ¿queréis una revolución?
¡Vamos!
Enfermo, y cansado de ver a mis hermanos
matarse unos a otros.
De ver a padres abandonar
a sus hijos con sus madres.
De ver a hombres holgazaneando
y jugando por ahí con cualquier cosa.
Escucha, compañero.
Deberías ser bastante hombre
para permanecer firme.
Enfermo y cansado de la iglesia,
hablando de la religión.
Y todavía continúan hablando unos de otros,
tomando sus propias decisiones.
¡No más racismo! ¡Ni fascismo!
¡Ni polución! ¿Cuál es la solución?
¡Una revolución!
¿Queréis una revolución?
Decirlo: ¿queréis una revolución?
¡Vamos!
Sin crímenes, ni moribundos.
Ni políticos arrastrándose.
Todo el mundo intenta.
Ganar dinero. Es algo que me hace gritar.
La forma con la que manejan mi vida.
Quieren moldear mi vida a su antojo.
Llegará un día más soleado.
Todos tus problemas se quedarán atrás.
Una revolución está llegando. Sí, está llegando.
La revolución está llegando. Ya llega. Ya llega.
Está llegando.
¿Queréis una revolución?
Decirlo: ¿queréis una revolución?
¡Vamos!
¿Qué se siente? ¿Qué es lo que quieres, hijo?
¿A quién llamas?
Sabes que Jesús es el hijo verdadero.
El segundo de la Santísima Trinidad.
Sé que lo sientes.
Abandonado quinientos días
hasta la llegada del Nuevo Milenio. Los escuchas.
Las trompetas resuenan en el cielo. Cristo, el último.
El primero. El primero. Y el último.
No pasará de largo.
Así que, que no te cojan durmiendo, hermano.
No tropieces, hermano.
Porque, cuando te vea,
mejor no estés bajando
A cualquier sitio que vayamos, hablamos demasiado.
Nos movemos demasiado. Hacemos demasiado.
Pero cuando das un paso frente a nosotros,
pierdes demasiado.
No hay vuelta atrás para lo que estoy haciendo,
cuando me mueve el espíritu.
No odies lo que estoy haciendo.
Soy el barco en el que navega.
A cualquier sitio que vaya,
intentan juzgarme, intentan sacudirme,
intentan hacerme cambiar de opinión.
Pero no podrán conmigo,
porque tengo a Cristo de mi lado.
Darkchild y Nu Nation te hacen sentir bien.
¿Dónde están mis santos de la costa este?
¿Dónde están mis santos de Detroit?
¿Dónde están mis santos de Dallas?
¿Dónde están mis santos de Atlanta?
¿Dónde están mis santos de Miami?
¿Dónde están mis santos de Nashville?
¿Dónde están mis santos de Fort Worth?
Todos juntos, nuestros santos, ¡elevar las manos!
¡Con las manos arriba!
Nota del Blogger: Se han omitido todas las interjecciones de la canción para limitarnos al mensaje escrito de la canción en sí.
Para ver ambas versiones de la canción hacer CLIC AQUÍ

abril 18, 2020

Censuran la intervención televisiva de evangélicos cubanos que no forman parte del pro oficialista Consejo de Iglesias de Cuba.


Censuran intervención televisiva de evangélicos fuera del Consejo de Iglesias de Cuba.
La estatal Televisión Cubana censuró en la noche de hoy las intervenciones de líderes evangélicos no pertenecientes al oficialista Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), con motivo del Domingo de Resurrección.
El 2 de abril el perfil informativo en Facebook Acontecer Cristiano en Cuba confirmó que “la televisión cubana da un espacio en los medios de comunicación a las iglesias evangélicas, después de que el pueblo evangélico así lo reclamara”.
En ese post anunció que saldrían al aire con mensajes de 15 minutos  de  los líderes: Moisés de Prada (Asambleas de Dios), Ricardo Pereira (Metodista), Álida León (Liga Evangélica de Cuba), Daniel Llanes (Convención Bautista Occidental) y otros sin identificar.
Horas después del anuncio el perfil Acontecer Cristiano en Cuba retiró el post alegando que era mejor mantener en silencio lo que eran por venir.
Los presidentes de obra mencionados encabezan las cuatro denominaciones protestantes más numerosas y extendidas por el país.
De acuerdo con números del Instituto Patmos, que monitorea la  Libertad de Culto en Cuba, la Liga Evangélica tiene alrededor de 12 mil miembros, pero los congregados oscilan entre 25 a 30 mil. Mientras que Asambleas de Dios, la denominación con mayor cantidad de evangélicos cubanos, cuenta con unos 500 mil congregados.
“Si ellos representan a la mayoría de los protestantes en el país, ¿por qué se les niega el micrófono?”, cuestionó María Lourdes González, una joven ministra de alabanza en un chat colectivo, abierto para mantener en contacto a varios músicos cristianos durante el confinamiento por la COVID 19.
Los cuatro líderes programados presiden iglesias que no son parte del CIC, en el verano del año pasado fundaron, junto a la Convención Bautista Oriental, la Alianza de Iglesias Evangélicas de Cuba (AIEC).
Este paso costó citaciones, interrogatorios y limitaciones de salidas del país o “regulaciones”, a varios líderes de la AEIC, quienes meses atrás se habían opuesto a la aprobación de la nueva constitución por incluir artículos como la criminalización de la libertad de conciencia y la acumulación de riquezas, y el matrimonio gay.
Durante la Semana Santa fueron transmitidas misas y películas de contenido religioso por la televisión estatal, controlada por el Partido Comunista y habitualmente reacia a publicar materiales de esa clase.
A inicios de abril equipos que trabajan con la televisión estatal acudieron a las iglesias Liga Evangélica de Cuba, Bautista y Metodista para filmar los mensajes que serían divulgados.
Los perfiles oficiales de algunas de esas instituciones establecidas en el país antes del triunfo de la Revolución publicaron imágenes de las grabaciones.
“Como cristianos nos sentimos engañados por la televisión, esperamos las intervenciones de nuestros pastores por el Canal Educativo con gran interés pues los templos están cerrados por la COVID 19”, dijo una líder de jóvenes de la Liga Evangélica que pidió no ser identificada.
Iglesias como la Cristiana Reformada pidieron a sus miembros cumplir con el aislamiento social y suspendieron sus cultos antes que el gobierno lo solicitara a las instituciones religiosas o tomara similares medidas en el ámbito social.
En 1999 fueron transmitidos cultos masivos como parte de la Celebración Evangélica mediante la televisión estatal, pero desde ese momento no ha existido otro episodio similar hasta el de este Domingo de Resurrección, en el que solamente tuvieron acceso a los medios líderes de obras adscritas bajo el CIC.

marzo 30, 2020

Aprovechando la pandemia, se manifiestan en declaración conjunta, el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en EEUU y el Consejo de Iglesias de Cuba.


En medio del drama de la pandemia  del COVID-19 y sustentados por una narrativa que intenta incluir los sentimientos de muchos y las oscuras intenciones de otros; aparece un oportuna, que si oportunista, declaración del pro oficialista Consejo de Iglesias de Cuba, siempre coludido cuando conviene, con el Consejo de Iglesias de Estados Unidos, que es solo las iglesias de Cristo y no todo el espectro evangélico de los EEUU. Hacen un llamado al levantamiento del bloqueo , que es un embargo y no otra cosa, de los EEUU a la dictadura Castro comunista.
No se reúnen estos infaustos cristianos para pedir por la libertad  de los cubanos bajo una tiranía prolongada; tampoco hacen causa común por los derechos largamente conculcados a los cubanos, no les interesa la dedicación a la democracia y el establecimiento de un estado de derecho en Cuba. Buscan apuntalar a la dictadura que solo les queda esperar por afincarse sobre las remesas de los cubanos emigrados, la explotación delos médicos esclavos enviado a otros países y las migajas que puedan caer de la mesa capitalista del vecino del norte en forma de préstamos y donaciones.
Hermanos cristianos de Cuba y EEUU, ¿saben qué necesitamos los cubanos?: que la justicie no sea despreciada, que la rectitud no este distante, que la sinceridad no tropiece en la plaza pública y honradez se presente en el acontecer de nuestra atribulada Patria, esto es en Cuba. País que tal vez ustedes no se han enterado que padece una tiranía de 60 años. ¿Demasiado no creen? ¿Saben ustedes lo que significa el bloqueo interno al pueblo de Cuba?
Aquí les dejo la carta de los fulleros del Consejo de Iglesias de Cuba y del Consejo de Iglesias de Cristo de los EEUU:
La Habana, Cuba – Washington, USA
26 de Marzo, 2020
“En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones”. Apocalipsis 22:2
Estamos a solo pocos días de la celebración de Semana Santa 2020, la más importante celebración del cristianismo, y el mundo atraviesa por una crisis humanitaria de alcance incalculable que afecta todas las aristas de la vida en el planeta.
El Consejo de Iglesias de Cuba y el Consejo de Iglesias de Estados Unidos hemos trabajado juntos en unidad por muchos años por el derecho a la vida, la salud y el bienestar de todos los habitantes de este mundo. Es el amor de Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, el que nos une y nos pide que elevemos nuestras oraciones a nuestro Dios por los países y las familias que hoy sufren a causa de la pandemia COVID-19. Este sufrimiento que se agudiza y extrema por causa de las desigualdades e injusticias, las brechas enormes entre ricos y pobres, las diferencias entre las regiones del mundo, la falta de inclusión, la injusticia de género, los problemas migratorios y de justicia climática.
·         Solicitamos al Gobierno de los Estados Unidos el levantamiento inmediato del bloqueo económico financiero y comercial que por más de 60 años ha sido impuesto a Cuba así como a otras naciones.
·         Pedimos que pare toda manipulación y uso de los intereses políticos y económicos ante la crisis humanitaria global actual, agudizada y visibilizada por la pandemia de la COVID-19.
·         Solicitamos al movimiento ecuménico internacional, a todas las iglesias y religiones en los propios Estados Unidos y el mundo, a los gobiernos, a las Naciones Unidas y a todas las personas de buena voluntad, que se unan en al esfuerzo por una petición global para el levantamiento inmediato del bloqueo y para el cese de toda sanción sobre cualquier país o región; sobre todo ahora que estas políticas genocidas frenan y limitan la respuesta global a la pandemia COVID-19.
·         Saludamos y felicitamos la “Carta Pastoral” del CMI del 18 de Marzo, la “Declaración Conjunta” de ACT Alianza y Religiones por la Paz, del 26 de Marzo y especialmente el “Llamado” realizado por CWS el 24 de Marzo en relación al levantamiento del bloqueo y las sanciones. Así como otras iniciativas y esfuerzos que están conformando una campaña global a favor de la colaboración, la unidad y la paz en la búsqueda de las soluciones y respuestas apropiadas a la pandemia COVID 19 y la crisis mundial.
Nosotros estamos agradecidos a los miles de médicos cubanos, enfermeros y profesionales de la salud quienes están salvando vidas por todo el mundo. Por lo tanto es imperativo el levantamiento del bloqueo y las sanciones coercitivas para continuar de forma más efectiva salvando vidas durante la pandemia.
Nosotros sabemos la buena voluntad entre cubanos y norteamericanos pude ayudar al mundo entero en este momento. Oramos para que nuestra oración sea escuchada.
Jim Winkler,
Secretario General y Presidente
Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en Estados Unidos
Rev. Antonio Santana Hernández
Presidente
Consejo de Iglesias de Cuba
Rev. Joel Ortega Dopico
Secretario Ejecutivo
Consejo de Iglesias de Cuba
Rev. Dr. John Dorhauer
Moderador de la Junta de Gobierno
Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en Estados Unidos
El Consejo de Iglesias de Cuba, con 50 Miembros entre Iglesias y Organizaciones basadas en la fe, sirve al pueblo de Cuba desde 1941 bajo el lema “Unidas y Unidos para Servir”.
Dirección: Calle 14 #304 entre 3ª y 5ª. Miramar. Playa. La Habana. CP. 11300
Teléfonos: (53) 7-2042878, (53) 7-2037791, (53) 72029336
Sirviendo como una voz líder de testimonio del Cristo vivo en la vida pública desde 1950, el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo en los Estados Unidos (NCC) reúne a 38 comuniones miembros y más de 40 millones de cristianos en un compromiso común con el amor de Dios y su promesa de unidad.
NCC News contact: Steven D. Martin: 202.412.4323 or steven.martin@nationalcouncilofchurches.us .

marzo 29, 2020

Encontrándome en cuarentena.

Encontrándome en cuarentena.
Para los que les gusta reflexionar en la Palabra de Dios
Por: Nilda C Estévez.
“He borrado la raya que me separaba de tu bendición”*
Así dice un verso de la canción que oí hoy por primera vez, y agrega: “me cansé de pelear y tu amor evitar”. Sé refiere a alguien que rehusaba recibir el amor de Dios y llega al punto de no luchar más y dejarse amar; se rinde ante la cruz diciendo que siempre seria el Señor de su vida y que le entregaba las riendas de su corazón.
Eso me hizo meditar en cuanta gente vaga sin rumbo y sin sentido en la vida, desenfocados y no se dejan amar por Dios. Hoy, encontrándome en la cuarentena por estar también dentro del “grupo de riesgo”, cuando estamos enfrentando las consecuencias de la pandemia a causa del coronavirus que ha generado tanto temor en millones de personas; pues muchos le temen a la muerte. Todos sin distinción, estamos a la espera de la muerte solo que no es en ese orden que precisa el tiempo; es  entonces que  medito en la Paz que experimentamos cuando dejamos que Dios nos gane y dejamos de pelear con El y nos rendimos a su Amor; y entonces coincido en el hermoso mensaje de esa canción.
Estamos hoy atiborrados de estadísticas, noticias e instrucciones; también de malas intenciones, de fraudes de mentiras, de enojos y de iras. Porque todos quieren ganar en algo o decir algo importante a como dé lugar, sin importar si tienen que mentir. Opinan los científicos, los políticos, también los falsos religiosos y profetas; nos aturden con sus conclusiones. Muchos predicen una catástrofe, pero la catástrofe verdadera es el mundo en que vivimos, cada día más perdido con pandemias o sin estas.
Yo pienso algo muy simple, la humanidad en paralelo al pueblo hebreo descrito en la Biblia, cada día no deja de intercalar cosas que lo separan de la bendición de Dios; y así se aleja tanto que recibe las consecuencias de tanta lejanía. Es tan fácil dejarse amar por Dios y probar con Él, pues las enfermedades, las aflicciones, los problemas y las tribulaciones, son parte de esta vida. Jesús lo dijo claramente, pero la esencia está cómo lo enfrentamos, pues con El tenemos la bendición de la Paz de su presencia; cuando le entregamos nuestros corazones.
No sabemos nunca que nos va a pasar, ni cuando nos alguna desdichada circunstancia, pero lo que si estoy convencida es que Dios nos ama y que somos nosotros los que le hemos dado la espalda a Él. No le escuchamos y entonces nos perdemos, nos envilecemos y no disfrutamos del gozo del que escribió el apóstol Pablo. (Gálatas 5:22)
22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
Deseo que Dios permita que podamos disfrutar de su bendición aunque nos encontremos en circunstancias difíciles, porque hemos borrado con su amor lo que nos separaba de Él.
Dijo Jesús “Venid a mí los todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar” (Mateo 11:28)
Oremos por la sanación de la tierra.
Fuente: Facebook
03/28/2020
*La canción está en: Música Cristiana Para Empezar El Día Bendecido, Música Cristiana 2020 en YouTube; es de Jesús Adrián Romero y se titula: “Te dejo Ganar”.

marzo 27, 2020

De creyentes, científicos, médicos y personal de la salud en tiempos del COVID-19


HONORES A QUIENES LO MERECEN
"Son necesarios los que oran siempre, para aquellos que no oran nunca"
  V. Hugo.
"Un poco de ciencia aleja de Dios, pero mucha ciencia devuelve a Él"
L. Pasteur.
    Muchas veces, como hoy, he visto publicaciones donde se trata de menospreciar a los creyentes, sobre todo, en estos tiempos en que algunos piensan que la cura de la COVID-19 depende enteramente de la ciencia.
    En una, que no reproduzco por considerar absurda y de un alto grado de necedad, se ve a un grupo de religiosos, escogidos de entre diversas denominaciones a juzgar por sus vestimentas; observando a un científico que trabaja al microscopio, buscando (según sugiere la imagen) la ansiada vacuna, mientras los sacerdotes aguardan inútiles e impacientes. El texto, que refleja la voz de los religiosos reza... "Aquí, esperando que la ciencia encuentre la cura del Coronavirus".
    Hay que perdonar a las personas que piensan así. Es el resultado de más de 60 años de ateísmo institucional. En mi país, por ejemplo, se habla de reivindicaciones y luchas por todas estas igualdades que se han puesto de moda últimamente.
    A la misma vez todos asumen que vivimos en un mundo contaminado y es preciso volcarse a "lo natural", siempre que eso natural no se trate de las leyes divinas de preservación de la especie humana y por tanto aquí no entran las relativas al sexo y la procreación; sugiriendo que cualquier matrimonio o el propio aborto deben verse como cosas normales o naturales, cuando todos saben que no lo son.
    Pero poco o nada se habla de la libertad religiosa, algo que es normal en cualquier sociedad, que no sea ateísta, por supuesto.
    Solo recordar, que aquellas ideologías que quieren imponer el ateísmo, son precisamente las más interesadas en preparar un terreno ideal donde implantar una nueva religión... La suya.
   Si la cura de la COVID-19 o cualquier otra enfermedad, dependiera de la ciencia de manera exclusiva... ¿Entonces dónde colocamos el esfuerzo de tantas personas que han dejado sus familias y sus comodidades para ir a la primera línea de combate, sin saber si acaso regresarán un día a los suyos? Esa es la parte que no es ciencia; la de los médicos (que por ser científicos saben las altas probabilidades del contagio) o de las enfermeras que también lo saben y aun así se alistan para ir. Pero también el de aquellos que lavan la ropa y los pisos contaminados y ¿por qué no?, de tantos policías, militares y gente común que ha tenido que laborar largas jornadas en la batalla contra esta peste global... por cierto, más que pronosticada.
    La ciencia misma por sí sola no es capaz de curar nada; es solo una herramienta que tiene que cargar y usar el hombre también en estos momentos de catástrofe; sin embargo, muchas personas manifiestan y atestiguan curaciones milagrosas sin intervención científica.
    Hay un Plan Superior, que está por encima de la ciencia, que mueve y siempre moverá la voluntad desde el científico hasta el limpia pisos,  que le obliga a comprender que está en juego lo más preciado de la creación... el ser humano creado y ese Plan esta vez, y todas las demás veces que vendrán (porque volverán hasta  que un día ya no más existan); volverá, como Rector Invisible a dirigir de nuevo la batalla, según su divino propósito. Por cierto, esa fuerza no es el Abominable Dinero, precisamente como muchos piensan.
    El gran error de muchos; creer que el hombre es el centro de esa batalla, pues de ahí proviene la idolatría hacia el ser humano como superior, con sus nefastas consecuencias.
    Y para los que piensan que los creyentes no han aportado nada o han sido simples espectadores u holgazanes, aquí les va esta foto.
Fuente:Facebook