noviembre 30, 2021

“Los Trapiches de Dios”, un nuevo libro del pastor Nilo Domínguez.

 

El  reconocido pastor bautista, Nilo Domínguez, ha publicado un nuevo libro con el título de: “Los Trapiches de Dios’, subjetivo nombre por demás.

El autor de libro dice en la contraportada, "es un viejo soldado de Cristo que a sus 83 años sigue pelando la buena batalla de la Fe". (1 Tim. 6:12).



Este siervo de Dios ha experimentado en carne propia “los trapiches de Dios”; una infancia difícil, una juventud sufrida, una adultez con problemas  y una ancianidad de servicio. Esta es la vida del autor de este libro: sufrió prisión en la Cuba comunista por predicar el Evangelio, experimento los sufrimientos de cinco pastorados llevo las cargas de levadas caros en la obra de Dios en Cuba; pero de todos esos trapiches o los cuales Dios le ha hecho pasar ha brotado el dulce néctar del Amor y del Servicio. Al poner este libro en las manos de nuestros lectores lo hacemos con la oración de que Dios se lleve toda la Gloria y la Honra. Amen (nota  aparecida en la contraportada del libro).

El prologuista del libro, el Rev. Enrique A González, señala en el mismo lo siguiente:

“Los Trapiches de Dios” te envolverán en las ricas experiencias de aquellos siervos del Altísimo que no se quebrantaron ante las filosas cuchillas de los trapiches que molieron sus vidas y las trituraron hasta extraer el dulce néctar de las mas ricas y valiosas enseñanzas.

Su lectura amena y sencilla, te transportara a de un lado a otro de la Biblia para que puedas entender que “los trapiches de Dios” siempre han sido usados, y todavía se usan, para fortalecer la fe y la vida espiritual de aquellos hombres y mujeres que El selecciona para su preciosa obra.”

Para adquirir el libro deben dirigirse al pastor Nilo Domínguez  e incluimos aquí la dirección de correo electrónica que aparece en la contraportada del libro: jdmisionero@gmail.com

 

noviembre 17, 2021

La ignominia visitó Santa Clara.

 Por: Bárbaro Abel Marrero, PhD

Amo a Santa Clara, mi ciudad natal, la ciudad de Marta. Tal vez por eso me afectó tanto ser testigo virtual de los repugnantes eventos que mancharon sus calles este 15 de noviembre. La ignominia se hizo presente disfrazada de un traje horroroso: los tristemente célebres actos de repudio.

Se acercó, cargada de odio, a una casa de familia, profiriendo improperios. Su magra creatividad solo alcanzaba para repetir una y otra vez frases revolucionarias antológicas tales como “Pim pom fuera, abajo la gusanera”. Puro lirismo. ¿Quiénes eran los “gusanos” que pretendían exterminar? Una familia lacerada por la injusta prisión de un hijo (y un hermano), solo por el “delito” de manifestarse pacíficamente el 11 de julio. Ese joven de 23 años fue arrestado violentamente, golpeado con brutalidad y encarcelado desde entonces arbitrariamente. Para los repudiadores profesionales de turno todo este dolor no era suficiente, sino que se empeñaron en aumentar el sufrimiento, ofendidos por un cartel en el balcón familiar, de solo tres palabras: Libertad para Andy. La jauría enfurecida, bien organizada, con sus carteles preelaborados, vestía predominantemente de rojo, como si quisieran despejar cualquier duda acerca de qué ideología estimula tanta maldad y rencor irracional. Me impresionó cómo esta familia respondió con música, con argumentos, por momentos hasta con una sonrisa; mientras que sus acosadores solo recurrían a alaridos y consignas trilladas.

La segunda familia que visitó la ignominia, también con el ropaje despreciable del repudio, fue la de una madre y su hija. Allí también se dispuso a amedrentar, ofender, calumniar, amenazar y denigrar con furia inquisidora. ¿Quién sería la víctima en este caso? Una joven culta, graduada del IPVCE de la ciudad y de la Universidad Central de Las Villas. Desde antes del amanecer y hasta la noche, una turba enardecida se mantuvo acosando a estas dos mujeres (¡pero qué mujeres!). Los represores eran fundamentalmente féminas con sobrepeso, que reflejaban un odio visceral en la mirada, sedientas de violencia. Casualmente, repetían las mismas consignas. ¿Qué era lo que estaban repudiando en este caso? Una intelectual que se atrevió a pensar diferente y a expresar lo que cree. Una inteligencia que deseó proponer un camino diferente para la tierra que la vio nacer. Una joven que anhelaba salir de su casa y caminar por las calles de su ciudad vestida de blanco, con una rosa en la mano. Quien observe las expresiones a ambos lados de la cerca puede sacar sus propias conclusiones. Saily respondió con una ecuanimidad admirable. Sin dudas, la cumbre más alta desde la que brilló su sol moral fue el momento en el que recitó los versos de la rosa blanca de nuestro Martí y se los dedicó a aquellas criminales del odio. Martí lo aprendió de Cristo, quien nos enseñó a amar aun a nuestros enemigos y a bendecir a quienes nos maldicen. Qué bueno si todos los cubanos siguiéramos estos referentes. Esa es nuestra única esperanza para vivir en paz; más aún, Cristo es nuestra única esperanza de salvación.

Mi oración a Dios es que episodios vergonzosos de esta índole no se repitan en nuestra patria. Independientemente de la posición política que la persona abrace (y no estoy abogando aquí por ninguna), nadie debería ser sometido a semejante maltrato y abuso psicológico. También intercedo por los infelices que se han degradado a semejante vileza, para que puedan arrepentirse sinceramente, por su propio bien. Finalmente, clamo por las familias que han sido laceradas por abyectas saetas de odio, que sus heridas sean sanadas y que su causa sea vindicada; que no sean vencidas de lo malo, como enseña el apóstol Pablo, sino que venzan con el bien el mal. Padre, ten misericordia de Cuba.

Fuente: Facebook.

*Rector del Seminario Teológico Bautista de la Habana. Ministerio Pastoral y Teología en Seminario Teológico Bautista de la Habana "Rafael Alberto Ocaña". Ph.D. in World Christian Studies in Southwestern Baptist Theological Seminary, Fort Worth, Texas

noviembre 15, 2021

Ofenden los que no saben imitar nuestra virtud.

 Estoy sorprendido por los numerosos actos de repudio que se están sucediendo una y otra vez en Cuba hoy #15NCuba. Hay una peligrosa invitación a la canallada reunida, la perversidad  y el ridículo por parte de las personas que se prestan para estos desmanes.

Pero considero que no es nada nuevo, al menos para mí. Fui objeto tanto  yo como mi familia, de todo tipo de actos de marcada hostilidad y menosprecio en Cuba. Sin embargo, ahora el despropósito es tal, la malignidad es tan teatral y el ridículo genera una peligrosa hilaridad en muchos. No es de risa, es para preocuparse.

Regreso a la respuesta a la pregunta de ¿Por qué estamos aquí? Que se planteó Marti para dar respuesta así:

¡Pues por eso estamos aquí: porque la prudencia puede, refrenar, pero el fuego no sabe morir; porque el amor a nuestro país se nos-fortalece con los desengaños, y es superior a todos ellos; porque el pesar de vernos ofendidos por los que no saben imitar nuestra virtud es menos poderoso que este impulso de los que morimos en silencio fuera del suelo natal, para prolongar siquiera la vida recordándolo; porque tal vez divisamos el peligro, ¡y nos aparejamos a ser dignos de él! Jose Marti 

El problema es que hace mucho tiempo en Cuba la virtud ha sido desechada; ya no hay una identidad nacional que permita  la virtud y menos una moral colectiva que la sustente.

A los violentos como una frase premonitoria les decimos: el fuego no sabe morir.

Eloy A González.11/15/2021 10:37 AM

noviembre 13, 2021

Que las puertas de las iglesias sean abiertas a los perseguidos del #15NCuba.

 Por: Eloy A González.

Cuando se produjo las manifestaciones en el año 1994, lo que conocemos como “El Maleconazo”, me enteré de manera tardía, pero si fui testigo de la asistencia de muchos manifestantes que, o estaban heridos o buscaban protección; cuando las tropas de choque del régimen les atacaron y golpearon de manera salvaje. Fue entonces que me encontré con un contexto inusitado; muchas familias acogieron, curaron y dieron asilo temporal a los que huían de la represión. Esto lo recogí en un artículo titulado: Una lectura a destiempo de la Parábola del Buen Samaritano, que puede leerse en línea. Señalé:

“Me encontré de nuevo con ella en septiembre del 1994, en casa de G. andaban en los trajines de atender y trasladar a lugares más seguros a algunos jóvenes que habían participado en las manifestaciones en La Habana en agosto de ese mismo año, en lo que conoce como "El Maleconazo". Curaron y cuidaron de los jóvenes hasta que pasó el peligro de que fueran detenidos. De nuevo la buena samaritana estaba haciendo lo que consideraba que debía hacer…., andando por el camino a Jericó”.

Situaciones así pueden presentarse sin que podamos superarlas. Cuando ocurrieron las manifestaciones del 11J, hice algunos comentarios en las redes sobre el provecho de que las iglesias cristianas, admitieran el “derecho a sagrado”, como una práctica para dar refugio y ayuda a las personas que son perseguidas, cuando, en un momento dado estas pueden correr peligro de muerte.

The right of asylum, by Francisco Javier Amérigo y Aparici.1892.Prado Museum , Madrid ).

¿Qué es el “derecho a sagrado”?. El asilo en sagrado (del griego σλος, Sylos, "seguro") conocido también con la expresión: “acogerse a sagrado”, era una ley medieval por la cual cualquier perseguido por la justicia podía acogerse a la protección de iglesias y monasterios. Se basaba en el concepto jurídico de que cualquier oprimido por las leyes de su país podía ser protegido por otra autoridad, fuese civil o religiosa, y derivaba de la antigua costumbre de la hospitalidad.

El derecho a sagrado, asilo en sagrado o acogerse a sagrado es una práctica que bien pudiera asumir las iglesias si la represión supera lo esperado y muchos manifestantes el 15NCuba, o en el futuro, se ven impelidos a buscar refugio en una situación de extremo peligro. Esto, ante unas fuerzas represivas que, como bien han asegurado, atacaran sin piedad alguna a los que decidan manifestarse de manera pacífica el próximo lunes.

La vocación perversa a la violencia, que muestra el régimen instaurado en Cuba desde hace 62 años  no es nada nuevo; la sociedad civil pacifica y vulnerable en si ha sido objeto de todo tipo de represalias desde el 1959. Llego a situaciones extremas en los eventos alrededor del éxodo del Mariel y nunca ha disminuido.

Hoy hay un nuevo desafío de conflictividad social y política en Cuba. La violencia esa servida. Es así como preguntamos: ¿No será posible que las iglesias asuman el asilo a sagrado?. Esto es consustancial al amor al prójimo.

Si al menos no se acepta por las iglesias o por las jerarquías de las distintas denominaciones cristianas en Cuba, bien puede ser una espontánea consagración de la población en sí; que vea cuánto hay de compasiva actitud el  proteger a los heridos, maltratados y perseguidos.

En  fin, algo así como: “cuanto hagan por unos de estos por mi lo hacen”.

11/12/2021 10:29 PM

 

noviembre 12, 2021

Antes de participar #15NCuba…, ¡Oremos!

 

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3

Esta nota esta dirigida a los cristianos cubanos estén donde estén; aquellos que comparten una ciudadanía y una Fe comunes en Nuestro Señor Jesucristo.


En vísperas de las manifestaciones, marcha y encuentros que, en Cuba y en el extranjero, se celebrarán este fin de semana próximo; hay una convocatoria que para muchos ha pasado inadvertida. Para los cristianos la más importante, se trata de: una Convocatoria Mundial para emplearnos en una Jornada de 24 horas de Oración por toda Cuba, hoy y mañana.

No hay reglas para orar, no hay reglas para el momento de recogimiento, vigilia, ayuno y oración que los cristianos cubanos proponen; para asumir tan riesgosos y decisivo momento para nuestra Patria como los es la Marcha Cívica y las manifestaciones, en mas de 100 ciudades en todo el mundo.

Mas temprano que tarde a los cubanos nos espera un amanecer, ese que se completa cuando el día es perfecto. Cuando se haga justicia, “su  efecto será la paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre.” Isaías 32:17.

Las calles son de los que van tras la justicia y el amor.

Eloy A González

#15NCuba

#MarchaPorCuba14NDFW

#El15NYoMarcho

#CubaEsDeTodos

#TodosSomosArchipielago

noviembre 10, 2021

Sacerdotes católicos de Cuba dirigen carta a las autoridades: No repriman la marcha nacional del 15N.

 

A continuación, la carta firmada por los sacerdotes Alberto Martín Sánchez, Castor Álvarez Devesa, Alberto Reyes Pías, Rolando Montes de Oca Valero, Lester Zayas Díaz, Jorge Luis Pérez Soto, Jorge Luis Gil Orta, Fernando Gálvez Luis, Kenny Fernández Delgado, Ramón Rivas, Danny Roque Gavilla, José Conrado Rodríguez Alegre y el diácono Maybgl Gómez Hernández.

A las autoridades civiles y militares.

 A los miembros de la Policía Nacional Revolucionaria.

A los miembros de la Seguridad del Estado.

A todos aquellos que en estos días han sido convocados para reprimir la marcha ciudadana del 15 de noviembre.

Los que firmamos esta carta somos cubanos, sacerdotes católicos llamados a ser pastores de nuestro pueblo, que queremos sólo el bien de nuestra patria, queremos una Cuba donde reinen la justicia, la libertad y la paz.

El 11 de julio miles de cubanos salieron a las calles con un clamor que durante muchos años fue un grito ahogado: ¡Libertad! Libertad para expresarnos sin ser reprimidos, para que exista una pluralidad política, para ser protagonistas de la marcha y el destino de nuestra tierra. Muchos de ellos fueron golpeados, detenidos, denigrados. Muchos están siendo juzgados y condenados duramente sin haber hecho el mal.

En estos momentos el gobierno está haciendo lo imposible para que la población desista de la  manifestación pacífica programada para el 15 de noviembre. Hay un llamado masivo al enfrentamiento violento. Hay citaciones y advertencias a muchas personas que han expresado su adhesión a esta convocatoria. Y no estamos de acuerdo con eso, no queremos violencia, rechazamos la orden de combate, los palos entregados en los centros de trabajo, las convocatorias a “ejercicios de defensa”.

No queremos volver a ver policías golpeando y maltratando a su propio pueblo. No queremos que se vuelva a derramar sangre, no queremos volver a escuchar disparos. No, porque ese no es el camino que nos llevará a la Cuba que necesitamos y que todos deseamos.

No golpees a los manifestantes porque tanto ustedes como ellos viven entre tanta escasez y miseria. No los calumnies como mercenarios, porque tanto ustedes como ellos tienen padres, madres, amigos, conocidos, que lo dieron todo por un ideal y que hoy no tienen nada. No les impidas marchar pacíficamente porque tanto ustedes como ellos quieren vivir sin miedo a decir lo que piensan, sin miedo a ser vigilados, sin miedo a “caer en desgracia”. No arrestes a ningún cubano por expresarse en paz, por soñar, por sentirse con derecho a vivir en una Cuba de todos, por sentirse con derecho a participar en su construcción.

No reprimas, esta marcha es por ellos y es por ustedes.

Cuando se escriba lo que sucedió el 15 de noviembre, sólo habrá dos alternativas: hablar de aquellos que fueron convocados a golpear y reprimir, pero decidieron proteger y cuidar a sus compatriotas; o se cuente cómo golpeaste a tu hermano y cómo reprimiste a aquel que estaba reclamando lo que otros muchos añoran.

Les pedimos que sigan siempre la voz de sus conciencias, esa voz que nos dice que el camino no es ni la intolerancia ni la represión. Hazlo por Cuba, por ti, por tus hijos. Este 15N elige el respeto, el cuidado, la paz, y no aceptes ninguna invitación a la violencia.

Todos somos cubanos, todos hermanos. Demos ejemplo al mundo diciendo sí a la paz, a la libertad y al civismo.

Que la Virgen de la Caridad del Cobre, Madre y Patrona de todos los cubanos, interceda por nosotros ante su Hijo Jesucristo; Él es nuestra paz. A sus pies encomendamos los esfuerzos y anhelos de los que sueñan y trabajan por una Cuba de todos, con todos y para todos. 

noviembre 10, 2021

Súplica abierta.

 Por Sor Nadieska Almeida. *

¡BASTA YA! No es más que una súplica ardiente que quiere calmar a mi inquieto corazón. Y es que llevo muchos días preguntándome: ¿Cómo vamos a seguir permitiendo el reinado de la violencia entre nosotros?

Desde la propuesta de la marcha pacífica, planificada con antelación y respeto, también con una invitación clara a la libertad de expresión, derecho de cualquier ciudadano en cualquier lugar del mundo, desde esa respetuosa propuesta, hemos sido testigos de respuestas totalmente contrarias, incluso arbitrarias: actos de repudio, llamadas telefónicas amenazantes, golpizas propiciadas por agentes de la policía, quienes supuestamente están para acompañar y proteger a todo el pueblo, citaciones para advertencias, detenciones de jóvenes, difamaciones en medios oficiales… y así, podemos seguir nombrando, según vamos VIENDO Y ESCUCHANDO…

Retomo la pregunta, y las tantas preguntas que siguen rondando mi corazón:

¿Es ese el modo de pensar como país?

¿Es eso lo que queremos que aprendan las generaciones que se están formando?

¿Es esa la manera de recuperar a nuestra patria?

¿Es tan difícil permitir una marcha que es legítima en sí misma?

¿Acaso no será más fácil dejar que cada uno exprese su sentir? ¿Cómo es posible que mientras unos ofrecen caminar vestidos de blanco con una rosa en la mano, recordando el poema de nuestro querido José Martí, a otros los preparen con fusiles, bates y consignas de muerte? Esto solo nos conduciría al enfrentamiento entre cubanos, entre hermanos.

¿Acaso los que piensan de un modo diferente, los que disienten, son menos patriotas?

¿En realidad tenemos los mismos derechos y deberes, aunque pensemos diferente?

Sólo me quema internamente una súplica:


BASTA YA… detengamos la violencia, esa de la que muchos están siendo víctimas. Estamos a tiempo de buscar la paz, la estabilidad social partiendo del respeto, de la tolerancia, de escuchar a todos, porque todos contamos.

BASTA YA… de dejar que este pueblo siga sumergiéndose en la pobreza y de hacer caer la responsabilidad en quienes no la tienen. Seamos conscientes de nuestras responsabilidades como ciudadanos y apuntemos TODOS hacía un futuro mejor. Si esto no es posible, si nuestros gobernantes no nos pueden ofrecer respuestas a tantas interrogantes, entonces, ¿hacia dónde seguirán mirando nuestros jóvenes?, ¿cuál será nuestro sueño para este suelo que nos vio nacer?

BASTA YA… de hacernos creer que en nuestro país todo está bien.

BASTA YA… de dar una imagen de la realidad que no es verdadera.

BASTA YA… de ignorar los gritos de las madres que tienen a sus hijos presos con largas condenas por decir con valentía: esto no es lo que yo quiero.

BASTA YA… de gritos ahogados, de enfermos sin medicamentos, de silencios generados por desconfianza entre vecinos.

BASTA YA… de tanto despliegue policial en todos los lugares. No nos sentimos cuidados, nos sentimos vigilados.

BASTA YA… Porque tú y yo, por el simple hecho de pensar diferente, no somos enemigos. Y hasta que no aprendamos el hermoso arte de acoger la diferencia como una riqueza, hasta que todos no la aprendamos, nuestra Cuba seguirá siendo un lugar de partida y no de llegadas, seguirá siendo un cómodo lugar para el turista y un castigo para casi todo el que vive en ella.

BASTA YA… PORQUE AÚN ESTAMOS A TIEMPO DE BUSCAR JUNTAS Y JUNTOS LA CUBA QUE QUEREMOS, CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS.

Le pido a Dios con todo mi corazón que derrame su bendición sobre todo nuestro pueblo, y nos regale poder VER el anhelado sueño de unidad y libertad que está allí en el corazón de cada cubano.

*Sor Nadieska Almeida. HC. Iglesia Cuba.

Foto de la autora del articulo.

10/11/2021

Fuente: ZoePost

noviembre 08, 2021

Los 10 mandamientos del “Progre”.

 

Los 10 mandamientos del “Progre”.

Hace miles de años, Dios le dio a la humanidad sus 10 Mandamientos que se convirtieron en la base de la ley y la civilización occidental. Desafortunadamente, ¡ha pasado mucho tiempo desde que se actualizaron para ser más adecuados para el público moderno! ¡NO ESTÁ BIEN!

¡Afortunadamente, los eruditos “despiertos” han hecho precisamente eso! Aquí están los 10 Mandamientos "despertados"* recientemente actualizados.

1) No tendrás otros Dioses antes del Estado todopoderoso (¡duh!)

2) No te harás ninguna imagen grabada (a menos que sea un puño levantado gigante de bronce BLM al que te inclinas todas las mañanas)

3) No tomarás el nombre de tu Señor Dios en vano (a menos que les recuerdes a todos que Jesús fue en realidad un revolucionario socialista)

4) Recuerda el Mes del Orgullo y mantenlo Santo

5) Honra a tu padre y a tu madre (a menos que sean malvados racistas de MAGA. En ese caso, debe cancelarlos).

6) No matarás (A menos que estés matando a un fascista golpeándolo en la cabeza con un signo de "tolerancia")

7) No cometerás adulterio (a menos que sea consensuado)

8) No robarás (a menos que estés saqueando una tienda de zapatos Nike por justicia)

9) No darás falso testimonio (¡a menos que estés viviendo tu verdad!)

10) No codiciarás (a menos que estés codiciando las posesiones de un rico opresor blanco. Entonces, está totalmente bien)

*En realidad, la palabra empleada en: “wokeness” que significa: “despertar” pero que da sentido y se usa en la actualidad. Desde finales de la década de 2010, se ha utilizado como un término general para los movimientos políticos de izquierda. Se puede admitir como, “progre” una contracción de “progresista’ y también “postmoderno”. Se trata de una izquierda filocomunista, adscrita a BLM y  el movimiento ANTIFA.

Fuente: The Babylon Bee. Es el sitio de sátira, totalmente inerrante en todas sus afirmaciones de la verdad. Escribimos sátiras sobre cosas cristianas, cosas políticas y la vida cotidiana.


noviembre 02, 2021

Cuando en la Rusia Soviética fue juzgado Nuestro Señor Todopoderoso, declarado culpable y fusilado al día siguiente.

 

Así transcurrió el insólito juicio de la URSS en el que Dios fue condenado a muerte por «genocidio».

Poco después de instaurarse la Revolución comunista de 1917. En esta vorágine de acontecimientos se organizó en Moscú un tribunal popular al que el primer Gobierno bolchevique declaró absolutamente competente para juzgar al Todopoderoso por sus «crímenes contra la Humanidad» y «genocidio». El ataque más insólito se produjo a comienzos de 1918, con el llamado «Juicio del Estado Soviético contra Dios»


El 16 de enero de 1918 fue el día elegido para que se celebrara aquel acto sin precedentes que se alargó durante cinco horas y fue presenciado por una gran cantidad de público. Los detalles estaban perfectamente cuidados, como si de un proceso legal se tratara, con una Biblia en el banquillo de los acusados.

En primer lugar, se produjo la lectura de todos los delitos que el pueblo ruso, en supuesta representación del resto de la especie humana, atribuía el «reo». Los fiscales presentaron una gran cantidad de pruebas basadas en testimonios históricos, según los cuales la imputación principal estaba clara: Dios era culpable. Los defensores designados por el Estado soviético, por su parte, aportaron pruebas de su inocencia. Llegaron incluso a pedir la absolución del acusado, alegando que padecía una «grave demencia y trastornos psíquicos» y que, por lo tanto, no era responsable de los hechos que se le achacaban.

Tras cinco horas de testimonios, apelaciones y protestas, el tribunal declaró finalmente «culpable» a Dios de los delitos por los que era juzgado. A continuación, Lunacharski leyó la sentencia: el Señor era condenado a muerte y debía ser fusilado a la mañana siguiente. Hasta entonces, sus abogados no tendrían derecho a interponer ningún tipo de recurso ni establecer el más mínimo aplazamiento. Al amanecer, un pelotón llevó a cabo los deseos del juez disparando varias ráfagas al cielo de Moscú.

Toda la información está en el artículo original que puede ser leído haciendo clic en la fuente:

Fuente. ABC historia.

octubre 26, 2021

Brigadas de Violencia Rápida.

 

Hace varios años escribí un articulo con el título de: ¿Qué es un Acto de Repudio? Estaba dirigido a las personas que no son cubanos y trataba de explicarles el significado de tan aberrado proceder. Fue publicado en un periódico local donde resido (EE. UU.) y más tarde en varios sitios de temas cubanos. Es algo que no pierde vigencia como no pierde vigencia la dedicación a tanta impiedad de buena parte de la sociedad cubana. Ahora, muy actual, este articulo del padre Alberto Reyes; cuando soplan vientos en Cuba de confrontaciones, violencia y odios exacerbados. Recomiendo la lectura de ambos artículos.

Brigadas de Violencia Rápida.

Por: Padre, Alberto Reyes. *

 Desde que tengo uso de razón he escuchado que vivo en un sistema social diseñado no sólo para servir al pueblo sino para darle a ese pueblo el mejor de los presentes y el mejor de los futuros. Durante años nos lo creímos, o fingimos creerlo, mientras veíamos cómo el presente de muchos pueblos, vecinos y no vecinos mejoraba, y nosotros parecíamos retroceder en el tiempo, a la par que comprendíamos que “el pueblo” no se refería a toda la población sino a aquella parte que seguía aplaudiendo y aguantando. La otra parte, la que protestaba, la que se quejaba, la que emigraba…, fue siempre sistemáticamente ignorada, desprestigiada, excluida, reprimida.

 Fue en esa vasta metodología orientada a despojar a muchos de su membresía de “pueblo”, donde surgió la idea diabólica de las llamadas “Brigadas de Respuesta Rápida”. Presentadas con la mítica y falsa propaganda del “pueblo enardecido que defiende su Revolución”, se cruzó un límite que nunca debió ser cruzado y que no debe ser cruzado por ninguna sociedad: enfrentar a hermanos contra hermanos, atacar a tus vecinos, a los tuyos, a tu propio pueblo.

 Hoy, cuando mucha gente nacida en esta tierra y parte de este pueblo alza la voz para pedir cambios a través del diálogo y del entendimiento pacífico, se vuelve a acudir a lo peor del ser humano: la violencia contra su propio hermano.

 Pero ¿quién convoca a la violencia? Rostros conocidos pero anónimos, personas que nunca saldrán en una pantalla diciendo ni siquiera frases tan ambiguas como: “¡Defiendan a la Revolución!”. Cuando términos como golpear, agredir, reprimir se sobreentienden, podemos recurrir a los eufemismos del lenguaje. Pero nada de eso será dicho por los que tienen autoridad para decirlo, porque eso se llama “trabajo sucio”, y el poder real se cuida muy bien de no dejar huellas acusatorias.

 ¿Quiénes están haciendo el “trabajo sucio”? Los mandos intermedios, personas encargadas de prepararlo todo pero que tal vez tampoco entrarán en acción: convocarán, mandarán a otros, empujarán, vigilarán desde las esquinas, pero tal vez se cuidarán muy bien de no salir nunca en una foto golpeando a otro junto a un cartel que diga: “¡Represor!”.

 Al final, ¿quién tomará el bate y expondrá su rostro?, ¿quién levantará el puño contra el hermano?, ¿quién venderá su alma al diablo hundiéndose en el mal irreflexivo?, ¿quién saldrá en una foto en Facebook con una nota que diga nombre, dirección y el calificativo de “represor”? Los de abajo, la masa desechable, los tontos útiles, los prescindibles, aquellos por los cuales, si se vira la tortilla, nadie moverá un dedo para defenderlos. O tal vez, personas que no quieren hacerlo, pero que sienten un miedo atroz a plantarse y a decir: “¡no lo voy a hacer!”, o personas que de tan comprometidas con el “sistema” se debaten en lo que la psicología llama “conflicto de lealtades”.

 Yo entiendo, entiendo los miedos, entiendo los conflictos de lealtades, entiendo la fuerza de la presión ejercida desde posiciones de poder, pero creo firmemente en la libertad intrínseca del ser humano, creo en la capacidad humana de elegir la luz, creo en la fuerza del bien en la conciencia que permite tirar el bate a tierra y decir: “¡no lo voy a hacer!”.

 Y el momento para tomar esa decisión es ahora, no delante de un pueblo gritando “¡libertad!”. Porque cuando se está delante de un pueblo que se ha levantado para reclamar sus derechos, los miedos se despiertan, y las alarmas se disparan, alimentadas por el instinto innato de la propia supervivencia. Y cuando esto llega, el alma viene absorbida por el túnel oscuro de la violencia.

 Todo en la vida tiene un precio. Ser libre, tiene un precio, y ser esclavo también. Servir al poder y hacer el “trabajo sucio” tiene un precio, como lo tiene plantarse y no dejar a otros que te usen para agredir. Salir a golpear a tus hermanos, tiene un precio; decir “no” o, al menos, quedarte en casa, también lo tiene. Todos tendremos que pagar por lo que elijamos, pero eso ni se piensa ni se decide en medio de una multitud. Este es el momento, el hoy, el ahora, el presente todavía sereno es el momento de reconocer que tu opción política, sea la que sea, es válida y tienes derecho a defenderla, pero lo que no es válido, lo que es inadmisible, lo que no es un derecho, es que para defender tus opciones elijas la violencia y levantes el puño armado contra tu hermano.

Fuente: Facebook

*Padre Alberto Reyes Pías nació en Florida, Camagüey. Estudió Psicología Pura en España, antes de entrar al Seminario estudió 3 años de Medicina (en Cuba), lo dejó para entrar en el Seminario. Párroco en Esmeralda, Camagüey.



octubre 21, 2021

Cuba: Seamos todos protagonistas del Cambio.

 

En el día de hoy el  régimen cubano citó a varios miembros de Archipiélago a las fiscalías de las provincias que notificaron la voluntad de realizar la Marcha Cívica por el Cambio, vertiendo sobre nosotros todo tipo de acusaciones por el mero hecho de ejercer un derecho constitucional. Esto ocurre después de varios días de hostigamiento y represión contra los miembros de la Plataforma, que van desde interrogatorio, amenazas  hasta expulsiones laborales.

Hoy el poder autoritario ha demostrado explícitamente y en toda su magnitud su rostro dictatorial, empleando a la Fiscalía para amenazar e intimidar a los ciudadanos, cuando su rol legal se basa en cuidar el ejercicio de la legalidad y el derecho constitucional. Los miembros de Archipiélago hemos decidido marchar, solo nos quedan nuestros cuerpos, el poder quiere cortar nuestras ganas de hacer camino a la democracia.

Reafirmamos  que  la Marcha Cívica por el Cambio  es propiedad intransferible del Pueblo Cubano, de todo hijo  de nuestra nación donde quiera que esté. El autoritarismo podrá apresar a los moderadores de la Plataforma, pero no los deseos de cambio y libertad de todo un pueblo.

Marchemos el 15 de noviembre, porque el futuro tiene que ser distinto, seamos todos protagonistas del Cambio.

#15N

#YoMarcho

#El15NYoMarcho

#CubaEsDeTodos

#TodosSomosArchipielago

Fuente: Facebook


octubre 18, 2021

Guarda tu corazón.

 Hoy es tendencia o “trending topic” en la conocida red social Twitter un versículo bíblico. Esto resulta inusual en tanto que centrar la atención de tantos en una breve idea de la Biblia puede sorprendernos. En realidad, este libro que significa tanto para los cristianos no se lee tan frecuente y sus postulados no son muy tenidos en cuenta.

Este es el "trending”: # Christians pray from Proverbs 4:23/ Los cristianos oran a partir Proverbios 4:23 /

Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. Proverbios 4:23 (Reina-Valera 1960)

Keep your heart with all diligence, for out of it spring the issues of life. Proverbs 4:23 — The New King James Version (NKJV)

Desde luego cuando usted accede a un tema que resulta tendencia en Twitter debe de preparase par las tergiversaciones, manipulaciones y burlas de todo tipo; esta tendencia no es una excepción. Lo excepcional es que se haga tendencia y muchos asumen opiniones acertadas y breves análisis interesantes.

Guardar el corazón es una exhortación, como muchos proverbios que traen una sabiduría en breves frases. nos exhorta a guardar nuestro corazón, porque es un lugar importante y focal en nuestra identidad de ser hijos de Dios. Así como, en nuestra nueva vida en Cristo, es necesario seguir esta orden para que se cumpla el propósito que el Padre estableció en el Señor para todo aquel que lo sigue.

De manera entonces, que es importante conocer en profundidad las razones por las que Dios nos pide que cuidemos o guardemos nuestro corazón. Este corazón ama, confía en el Señor y teme a Dios; en lo posible vive sus experiencias desde la fuerza del espíritu.

Otras versiones traducen este verso diciendo felices y bienaventurados los que tienen limpia la conciencia. Porque del corazón .., cuidado o descuidado sale cosas buenas o malas, argumentan.

Si ha tantos ha motivado este versículo de Proverbios en Twitter, bien puede hacerlo con usted…, entonces si quiere opinar, hágalo.

octubre 08, 2021

Las calles son de los que van tras la justicia y el amor.

 Por: Eloy A González.

Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará. Hará que tu justicia resplandezca como el alba; tu justa causa, como el sol de mediodía. Salmo 37:5-6

En Cuba las calles no son el espacio público habitual en una nación, nos repiten con la arrogancia de los que detentan el poder y asumen el control de la sociedad que, “las calles son de los revolucionarios”. Hay en esto una específica advertencia que inquieta y genera una peligrosa preocupación.

Los que desgobiernan en Cuba en contra de la voluntad popular, estar muy preocupados. Carentes de credibilidad y despreciados por buena parte de la gente del común; están atemorizados desde que se produjeron las manifestaciones del 11J. Esto dejó un saldo de muertos, heridos, detenidos y desaparecidos; resultado de la calamitosa realidad y el desprecio por el derecho que nos alcanza a todos los cubanos. El 11J nos provocó una impronta de dolor que no conseguimos describir, mostró el rostro de un estado fallido y de un régimen agazapado en la represión y la impiedad manifiesta.

Sorprendidos y partícipes por igual, muchos cristianos se vieron clamando a un Dios que parecía olvidado; pero que no esconde su rostro y asegura que contesta cuando, en un pedido que desgarra la conciencia, le reclamábamos. Así hicieron muchos.  Porque de eso se trataba, de elevar  nuestras voces con vehemencia; de los que compartimos una común Fe y nos duele Cuba como Patria tan distante como presente. Cuando arreció la represión nos tocó llorar con los que lloran, somos parte de esas lágrimas de sufrimiento y enojo; somos parte de esa ira de nación que esperamos que, no se ponga el sol para superarla.

Porque la justicia ha sido despreciada en tribunales ilegítimos y jueces inicuos; la rectitud se mantiene a distancia en buena parte de una población marcada por la desidia; la sinceridad tropieza en un camino sembrado de indecorosa dedicación y dejación de la honradez. La intolerancia, la crueldad y el menosprecio del semejante es arrogante consagración de los que asumen un poder que nadie les ha dado.[1]

Reclaman las calles, dan cuenta de los que nos pertenece; asaltan el alma nacional y promueven los peores instintos y abyectas pasiones para fomentar el odio entre los cubanos y preparar el terreno para la irracional represión, el bandidaje y el crimen.

Advierto de la peligrosa actitud contenciosa que veo venir en los próximos días. De esta realidad, de la cual no está exenta el pueblo de creyentes en Cristo Jesús, que mira con conmiseración y enojo como es despreciado el pueblo del cual son parte.

Lideres cristianos en Cuba hacen un llamado, en el Espíritu Santo, para tener a bien unir a la iglesia de Cristo en un tiempo de clamor por la salvación, unidad y sanidad de Cuba. Dios tiene un plan de salvación para nuestra tierra, y entendemos que nos guía a ser un instrumento que anuncie este momento sin precedentes en la historia de la iglesia cubana, aseguran.

He visto, en medio del asombro y la Fe, a decenas de cubanos de distintas denominaciones, de rodilla en las calles y aceras, orando, siendo de un mismo sentir. Muchos han criticado que hagan dejación de sus templos y casas cultos para orar en las calles. Argumenta aquello de que “cuando oren, no sean como los hipócritas, porque a ellos les encanta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea…,” [2]; resulta por demás estas críticas algo suspicaces en medio de un pueblo que clama a un Dios porque les restituya la confianza en que mejores tiempos vendrán. Sé de muchos cristianos que, puestos los ojos en su Patria lastimada elevan sus oraciones también en el silencio de su Padre que está en lo secreto. Por lo demás, ¿por qué las calles no son también de los que confiesan una común Fe en Cristo Jesús Señor y hacedor de Paz?.

Para los cubanos distantes, nos toca también elevar nuestro clamor a Dios, ser solidarios con los que andarán las calles; orar y ayunar como bien convenga. Cuando este domingo nos demos cita en las iglesias tomemos un momento para pedir oración por Cuba y los cubanos; compartamos un común e intenso sentir por nuestra Patria distante y atribulada.

La sociedad civil, el pueblo sin protagonismo ni insidiosa consagración; ha convocado a una manifestación pacífica para el próximo 20 de noviembre[i]. Viene antecedida por una jornada de ayuno y oración que se ha pedido de manera insistente al pueblo de creyentes con la esperanza de que nada ocurra a los que se manifiesten de manera pacífica el próximo 20 de noviembre en las calles de las principales ciudades de Cuba. Algunos han pedido una jornada de oración y hacen un llamado a  la reconciliación y el respeto a la dignidad humana, en especial a cuidar la vida de los manifestantes. Estos los cristianos, piden que se acerquen a los que piden justicia por que “Nuestro Señor Jesucristo nos invita a vivir en consonancia con los signos de los tiempos y caminar hacia la justicia”. Esto es lo que quieren, “que fluya el derecho como las aguas, y la justicia como arroyo inagotable”.

Hay también muchas personas, creyentes y no creyentes, que han cerrado sus puertas y han comenzado a ayunar. Hay una consagración a la entrega por el prójimo y a ser parte de un empeño que sin duda es agradable a Dios. No hay en ellos un mensaje que muestre proselitistas intenciones e hipócritas consideraciones. Están en soledad y abandono recordando a los que hoy están presos y perseguidos.”  “Los que ayunan así brillarán como la luz de la aurora, y sus heridas sanarán muy pronto. Delante de ellos irá la justicia y detrás de ellos, la protección de Dios” Isaías 58

El régimen de terror ha detenido a muchos supuestos organizadores, lo han atenazado con amenazas y golpes para que trasmitan el mensaje de terror que quieren hacer llegar a muchos. Como colofón para completar una amenaza de represión, cárcel y torturas han llamado a un ejercicio militar que comprometerá a toda la nación y a todos los estamentos militares y órganos represivos del país. El crimen esta siendo concretado de antemano.

¿Marcharan los que claman por justicia?, ¿Cuántos y donde optaran por la senda de los justos?. No sabemos; hoy solo sabemos de odios, amenazas, soberbia y ceguera absurda de los que tienen el poder y lo han pervertido.

Creo que, con independencia de cómo y cuándo y de qué forma se producirán los acontecimientos que están por venir; serán bienaventurados los que andarán las calles, porque la justicia les antecederá y la protección de Dios les alcanzará.

Mas temprano que tarde a los cubanos nos espera un amanecer, ese que se completa cuando el día es perfecto. Cuando se haga justicia, “su  efecto será la paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre.” Isaías 32:17.

Preparémonos para el día nuestro, un día como para reconocer que todos seremos parte de una celebración de la cual hablaran las generaciones futuras. Seremos aquellos que aceptamos el reto de levantar una nación y lo hicimos. De nosotros dirán: “vean aquellos que han sabido ser reparadores eficaces de un país arruinado, observen con que entusiasmo y honradez se empeñan en reconstruir su hogar nacional”. Dios, viéndonos, no tendrá reparo alguno en asegúranos que será su alegría cuando asumamos la gobernanza de una Patria[3] que habíamos perdido y que esperamos compartir con todos y para en bien de todos.

Pero…, por lo pronto en los próximos días; las calles serán de los que van tras la justicia y el amor.

octubre 8, 2021

 

 

 

 



[1] Isaias 59:14-15 DHH94I

[2] Mateo 6:5-6

[3] Isaias 58:6-9



[i] Cuando estoy terminando este articulo aparece una información donde da cuenta que: El grupo Archipiélago ha anunciado este viernes a las 3 pm en conferencia de prensa vía Telegram que adelantará la fecha de la marcha programada para el día 20 de noviembre dado a la resolución que firmó el presidente Díaz Canel donde declara esa misma jornada como día de la defensa nacional. En pos de mantener la marcha pacífica el grupo ha decidido que bajo ningún concepto será cancelada, por lo que ha reajustado su fecha y entregado en La Habana la carta que así lo indica a las autoridades cubanas. La nueva fecha es para el 15 de noviembre próximo