enero 29, 2011

Carta abierta a todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo con amor inalterable. Segunda Parte.

Carta abierta a todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo con amor inalterable.
Segunda Parte.
Por: Pbro. Homero Carbonell.*
La gracia sea con todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo con amor inalterable. Efesios 6:24
Hoy estoy haciendo formal entrega del púlpito al nuevo Pastor. Devuelvo a la congregación los más de diez votos de confianza conferidos a mí para la más dinámica administración de la Iglesia incluida la cuenta en el Banco Financiero Internacional. Hago también entrega del auto Lada, propiedad de la Iglesia para el movimiento del Pastor. Desearía mencionar por nombres a muchos hermanos que me acompañaron en este largo camino ministerial, sean de esta congregación o de las otras ya mencionadas, pero no lo haría sin el peligro de omitir nombres, una parte de ellos ya con el Señor, otros aun presentes en la lucha por el Evangelio.
Desafortunadamente, el 31 de Octubre de 2010 en que hice entrega de las funciones pastorales que esta congregación me confió, lo hice bajo la presión de estar sancionado política y extra judicialmente por el Departamento de Asuntos Religiosos** ( foto de la derecha) y con carácter transitivo a la Iglesia, lo que generó el dilema de cómo debía proceder en este momento, quedándome solamente cuatro alternativas:
1. No acogerme al retiro por ahora, hasta que se resolviera el problema y esto amparado por un acuerdo de esta Iglesia que me faculta de hacerlo efectivo en el momento que yo decida
2. Retirarme y renunciar a la membrecía de la Iglesia, para que mi presencia no gravite sobre la labor del nuevo pastor, como ha gravitado en mi pastorado situaciones similares a ésta y como entiendo que sucederá.
3. Retirarme en silencio lo que significaría aceptar los cargos que se me imputan y asumir así una actitud y aptitud de esclavo, ya que el sentido semántico de la palabra es: sumisión, sujeción, servidumbre, vasallaje, dependencia, sometimiento, opresión, tiranía, injusticia, abuso, gleba, trata, plagio, despotismo, dominación, hegemonía, ausencia de iniciativa propia, etc.
4. Aceptar el proceso y purgar mi supuesta responsabilidad, como algunos en otros casos, lo han hecho.
Aunque como Pastor de la Iglesia tuve que ventilar diferentes litigios con el Departamento de Asuntos Religiosos, no fue hasta el 9 de mayo del 2008 cuando dos miembros del Ejecutivo de la Convención, en entrevista en dicho Departamento son impuestos del desacuerdo de la referida Oficina con la caminata de oración realizada por la Iglesia el 6 de Mayo, actividad promovida por la Junta Misionera de nuestra Convención, dentro del marco de los “50 días de oración por la salvación espiritual de Cuba”, debido a la participación de algunos miembros de la Iglesia que pertenecen al Movimiento de los Derechos Humanos y a quienes yo no podía ni debía impedirles participar. Por lo que mis compañeros preocupados por la situación, me hicieron saber los cargos que dicha instancia me atribuye los que transcribo a continuación:
1. Que mantengo vínculos con la contrarrevolución y que este era ya un asunto de la Seguridad del Estado Cubano.
2. Que sostengo lazos con el Sindicato de Trabajadores Cristianos (Movimiento de Derechos Humanos).
3. Que estoy relacionado con las casas cultos “ilegales”.
4. Que también estoy relacionado con una multa que se me impuso de $1000.00 CUC, igual a $1080 USD.
5. Que mi nombre está relacionado con ilegalidades.
6. Que mi nombre está relacionado con la radio afición.
7. Que mi nombre está relacionado con el Comité de Principios Bautistas.
8. Que mi nombre está relacionado con La Celebración Evangélica Cubana.
También en esa reunión, se manifestó a miembros de nuestro Ejecutivo y cito: “Que la mayor crisis política institucional en estos momentos en Cuba es con la Primera Iglesia Bautista “La Trinidad” de Santa Clara”.
Nota: En esa ocasión manifesté que esos cargos constituían una real injerencia y ataque contra el liderazgo que había ejercido por 24 años en esta Iglesia, e intentaba crearme una crisis ante mi congregación y ante la Asociación con las sanciones que a continuación también me fueron comunicadas.

Las sanciones son:
1. No autorización a cristianos extranjeros que opten por una visa religiosa para visitar la Primera Iglesia Bautista de Santa Clara.
2. No autorización para la compra del auto Van que se estaba gestionado para la iglesia.
3. No permiso de salida religiosa a mi favor para visitar la República Checa; a donde debía asistir al Concilio de la Alianza Bautista Mundial en mi carácter de Secretario General de la Convención.
4. Negación del protocolo establecido por esa oficina para salida del país a mi favor, aunque en algún momento llegase a ser Presidente de la Convención, exceptuando a mi esposa la misionera Migdalia Rodríguez Pérez.
5. Se hace referencia a la posibilidad de cancelar la cuenta bancaria de la Iglesia en el Banco Financiero Internacional (BFI) que poseemos desde el año 1988.
Ante esta situación y esperanzado la solución a este problema, antes de transferir el pastorado, se dieron lo pasos siguientes:
Primero: Con fecha 28 de mayo del 2008, solicité entrevista al Comité Central, mediante carta personal.
Segundo: Con fecha 18 de febrero del 2009, la Directiva de nuestra Iglesia envió solicitud de aclaración al Comité Central, firmada por sus miembros, respecto a las sanciones que se le han impuesto a la iglesia. Que entre otros argumentos expresa:
Por los argumentos anteriores expuestos, deseamos conocer las causas de estas prohibiciones, pues entendemos que no hay razón por lo cual crear un cisma entre nuestra iglesia y el resto de las iglesias de la Convención, y que es oportuno que demos una explicación a nuestra membrecía sobre las reiteradas negativas a nuestras solicitudes…
Tercero: Transcurrió un año y 45 días, no hubo respuesta a ninguna de las dos cartas, continué viviendo con la tensión de ser detenido en cualquier momento y con la carga de la iglesia sancionada que, sin tener responsabilidad en todo esto y aun en el caso de que “supuestamente” yo estuviera vinculado con la contrarrevolución, no debía estar bloqueada en sus funciones ni en sus gestiones de buscar en otros países, ayuda humanitaria para la comunidad cubana que tanto lo necesita y que llegaría a nuestro país en cantidades sustanciales.
Tomando en consideración las anteriores dilaciones gubernamentales y ausencia de respuestas a nuestras misivas, en una reunión que debía celebrar el Ejecutivo de la Convención con el Departamento de Asuntos Religiosos del Comité Central, (ejecutivo al cual en ese momento yo pertenecía), se introdujo el tema de la Primera Iglesia Bautista de Santa Clara en la agenda. La entrevista estaba fijada para el 15 de julio de 2009 a la 9:00 a.m., se inició a las 11:35 a.m., 2 horas y 35 minutos más tarde de la hora señalada; porque en nuestro viaje hacia La Habana mi esposa y yo fuimos detenidos a la altura de San José de Las Lajas y conducidos hacia la estación de policía ¿la razón? que el auto de la iglesia había sido robado el 22 de enero del 2009 en La Habana y aunque se nos había devuelto documentadamente aún continuaba circulado, (situación que perduró hasta el 21 de Octubre de 2010)
La conversación con los funcionarios de dicho Departamento fue tranquila, pero tensa; llegado el momento se me vuelve a impugnar y dicen que ellos tienen informes que desde el año 1993 yo estoy vinculado a la contrarrevolución. Rechacé la acusación en mi nombre y en el de la Iglesia y argumenté con experiencias de mi juventud cuando tenía 18 años de edad, en los días en que muchos cubanos luchaban contra el régimen anterior, de cómo el BRAC (por sus siglas Buró de Represión Anticomunista) que constituía un equipo militar muy radical, irrumpe en mi casa en busca de mis familiares, apresaron a mi padrastro, dejaron cuatro hombres esperándome, pero yo llegué muy tarde a casa, se marcharon, supe que regresarían, no tenía a dónde ir ni tenía por qué hacerlo. Me acosté y “dormí profundamente”. Al día siguiente a las 6:00 a.m. regresaron, me interrogaron; buscaron mi posible conexión con los alzados, trataron de confundirme y buscaron contradicciones en mis respuestas. Se convencieron por sí mismos que, aunque habitaba con una familia que transportaba armas desde la casa hacia la Sierra de los Órganos en Pinar del Río, y de ser testigo ocular de su presencia en mi casa, yo no estaba involucrado.
Al final de mi exposición pregunto: ¿Por qué no me detuvieron también a mí? Se hace silencio. No me respondieron. …Yo mismo contesté… Porque quisieron o supieron establecer la diferencia y se fueron, no levantaron un dedo contra mí. Posteriormente entendí que la providencia del Señor me libró de un mal terrible. A veces pienso que Asuntos Religiosos no desea establecer la diferencia conmigo. La reunión termina a las 2:00 p.m. En lo que se refiere al levantamiento de la sanción de la iglesia de Santa Clara, se me dice que dependerá de dos aspectos 1. De la actitud del Pastor que me sustituya, aunque fuera mi hijo…Homero Asbel… que fue uno de los candidatos y 2. Del tratamiento que le diéramos a los miembros de la iglesia que pertenecen al movimiento de Derechos Humanos. Se me estimula a mantener el contacto con ellos para seguir dialogando y así terminó la reunión.
Cuarto: Próximo el día que escogí para retirarme y esperanzado de que esta situación se resolviera antes de transferir el pastorado, personalmente solicité -vía telefónica- al Comité Central una entrevista para tratar sobre el diferendo por última vez. Se me concedió para el día 14 de septiembre de 2010 a las 3:00 p.m.
Solicité al Presidente de la Convención, Dr. Víctor Samuel González Grillo( foto de la izquierda)  y al Pbro. Hermes Soto Lugo, compañero en estas luchas ya retirado de su condición de pastor, pero que continúa como Director del Seminario Teológico Bautista Dr. Rafael Alberto Ocaña, que me acompañen en calidad de observadores.
Nuevamente retomamos el problema, conversamos, discutimos, una vez más expuse la situación. El funcionario niega que haya sanción, insistí en su levantamiento, no se transige, señalé que es un error político de Asuntos Religiosos el que por una “supuesta” culpa de mi gestión como Pastor de la Iglesia, se sancione a nuestra iglesia; solicité mi detención y que la sanción a la Iglesia sea levantada. Terminamos sin el resultado que esperaba. Nos acompañaron al ascensor y nos despedimos, en el último momento se me dice: Homero, pórtese bien.
Continuara en el proximo post....,
*Pastor Bautista asociado a la Convención Bautista de Cuba Occidental. Ha desempeñado su Ministerio desde hace más de 48 años como Pastor en varias Iglesias de la región occidental de la Isla. También ha ocupado responsabilidades y cargos dentro de la Convención Bautista, como el de Vicepresidente y Secretario general, entre otros. Miembro del Concilio de la Alianza Mundial Bautista y de la Federación Bautista Europea. Actualmente en la condición de “retiro”. Rector del Seminario Teológico Bautista “Dr. Luis Manuel González Peña”.
** El autor del testimonio se refiere a la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, que en realidad funciona como un Departamento independiente de este partido único que controla la vida del país. Tiene representaciones en cada Provincia. No se trata de la Oficina o Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia que también interviene en el control de los grupos religiosos, como tampoco se refiere a la estructura del Ministerio del Interior que tiene oficiales encargado directamente del trabajo con las Iglesias. Cuando se trata de controlar o reprimir toda la estructura funciona como una sola. (Esta es una nota del Editor)