agosto 08, 2012

La Teología de la Prosperidad, donde la fe lo puede todo.


Si  usted tiene dificultades económicas, es que no está orando como debe...y si no ora bien,  no puede tener la  bendición de Dios”…así predicaba el pastor de la Iglesia del Nuevo Pacto, ubicada en la barbacoa de una vivienda en la Habana Vieja….., “para tener el refrigerador lleno de comida, hay que orar de noche y de día.”
La capital se está llenando  de “casas culto” en las que se predica la llamada “Teología de la Prosperidad”, movimiento religioso surgido en los Estados Unidos, que asocia el éxito económico con el respaldo divino y tiene su fundamento en citas bíblicas sacadas de contextos…,”Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Flp 4,13  “El Señor es mi Pastor nada me falta”, Sal 23,  etc.
En el culto se canta efusivamente, la gente llora, le pide dinero a Jesucristo, un carro, una visa, se expulsan demonios, sanan enfermos, y se “empastan dientes y muelas” por la acción del espíritu. Todos buscan  la bendición de Dios en forma material, la pobreza es diabólica.
Al final se recoge la ofrenda, para el “sostenimiento” del Pastor y se reparte un vasito de refresco instantáneo, los congregados sienten una sensación de poder… “Estamos en Victoria”.
En una sociedad marcada por la frustración, la miseria y el miedo, la “Teología de la Prosperidad”, viene siendo como la cocaína para el espíritu, muchos la buscan para huir de la realidad.
En los hospitales, “cristianos ungidos” han intentando  desconectar los equipos de la unidad de terapia intensiva, para orar por los enfermos y sanarlos. Algunos dicen que los pacientes psiquiátricos están  endemoniados,  hay que expulsar a los demonios.
A continuación, el nombre de algunas “iglesias” habaneras, que predican la Teología de la Prosperidad: “La Familia de Dios”, “Lluvias de Gracias”, “El Shaddai”, “Hablando en Lenguas”, “Fuego Divino”, “Estrella de Belén”,  “Los Mambises de Dios”, “Los Aleluyas”, “La Iglesia de las  Casas”, “Cristo Viene”, “Cristo esta Aquí,” “Pan y Pescado” y los 666.
Las iglesias tradicionales, sostienen que estas  casas culto atentan contra la unidad de los cristianos y la sana doctrina, por lo que no se deben permitir, sin embargo el gobierno las tolera: “Siempre que estén invocando a Dios o al diablo, no habrá problemas”.
*Periodista independiente cubano, radica en Ciudad de la Habana, Cuba y sus artículos pueden ser leídos en los sitios de Internet de temas cubanos.