junio 25, 2011

Carta de la Congregación Metodista de Santa Clara, Cuba, en relación a la separación y traslado del Superintendente itinerante y Presbítero Yordi Toranzo.

“Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad” .Mateo 23.28
Jesús estableció una medida de comparación entre sus seguidores; el mayor era quién más servía; el que su prioridad era servir a Dios y a sus hermanos, sin interesar sus conveniencias personales de cualquier índole.
La historia de la Iglesia Metodista es rica en ejemplos de este tipo; siervos consagrados a la causa del Reino de Dios que se han apartado de todo lo terrenal para enriquecer sus vidas y la de los que los rodean con los valores eternos, incluso cuando este llamado ha tenido que enfrentar grandes oposiciones y luchas desgarradoras.
Pablo establece en 2 Timoteo que todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución (2Tim. 3.12), y este es el caso que ha conmocionado a la Iglesia Metodista de Santa Clara. Desde que se efectuó la marcha por la ciudad de las distintas iglesias cristianas, celebrando la resurrección de nuestro Señor, nuestra iglesia y específicamente el Pastor Yordi Toranzo, hemos sufrido consecuencias adversas al desenvolvimiento de nuestra congregación. (Foto del pastor Toranzo abajo a la derecha).
El Pastor de nuestra congregación es un siervo de Dios que, desde que fue llamado por el Señor al ministerio pastoral, su vida, energía, tiempo y familia, han estado en función de cumplir la voluntad de Aquel que lo llamó a su luz admirable. Ha sido un pastor guiado por el Espíritu Santo, lleno de entusiasmo, amor y propósito, que ha sabido contagiar a la congregación con su visión trascendente de los planes divinos para su pueblo.
No queremos minimizar la importancia de la ampliación y reconstrucción del templo, que ha sido visión y necesidad de nuestra Iglesia; la congregación en crecimiento estaba asistiendo a los cultos con un gran número de personas de pie casi todo el tiempo por la falta de espacio, sin dejar de mencionar que no existían aulas para el desarrollo de la Escuela Dominical. Agregando que nuestra Iglesia se veía en la necesidad de alquilar casas particulares para impartir las clases; pues por todos es sabido que nuestro colegio ahora está siendo ocupado por el Partido Municipal. El Pastor Yordi asumió junto a la junta local y los hermanos de la iglesia este reto de gran magnitud, sin contar con presupuesto que no partiera de nuestra propia congregación. Esta construcción no ha sido terminada.
Su responsabilidad como Superintendente nunca impidió que estuviera trabajando a pie de obra en la reconstrucción del templo ni fue desatendida su Iglesia ni en palabra, visitación y servicio e incluso con los pocos recursos que se tenían se ayudó a varias Iglesias del distrito.
Por eso la Iglesia Metodista de Santa Clara, ante el cambio inexplicable de Pastor a que ha sido sometida en esta Conferencia Anual, manifiesta su inconformidad con esta medida injustificada desde todo punto de vista. ( Foto de la Congregación de la Iglesia Metodista de Santa Clara abajo a la derecha)
Razones expuestas por el Obispo Ricardo Pereira Días en el Gabinete para efectuar este cambio:
1. Queja por teléfono de una hermana que atendía a las mujeres en la iglesia local diciendo que las predicaciones del Pastor eran politiquería.
Este argumento fue desmentido por la Presidenta de las Damas y por la responsable de las hermanas de la tercera edad.
2. Que la iglesia no crecía.
Esto es un absurdo, pues la propia construcción se realiza basada en la necesidad de espacio por el propio crecimiento de la iglesia.
3. Relación del Pastor con miembros de los derechos humanos.
Aclaramos que la relación del Pastor ha sido tanto con los miembros de los derechos humanos como con los miembros del Partido Comunista, asistiéndolos pastoralmente en momentos difíciles y dolorosos de esas familias sin distinción de ideología. Además esto no constituye un argumento contra el Pastor Yordi ya que la disciplina de la Iglesia Metodista contempla en la sección del Credo Social, Artículo 23 sobre los derechos humanos lo siguiente: Abogamos por el pleno disfrute, para todo individuo, de los derechos humanos reconocidos en la carta de las Naciones Unidas.”
4. El pastor no canaliza con el Partido.
Esto no constituye un argumento porque durante dos años estuvo retenido el permiso de construcción que había sido dado verbalmente desde el Comité Central, y después de dado el permiso detuvieron la venta de materiales durante seis meses sumándole a esto todas las trabas que puso Patrimonio a las cuales la iglesia se sometió por lo que realmente es el Partido el que no canaliza con la Iglesia.
Todos estos argumentos fueron expuestos en el Gabinete por el Obispo Ricardo Pereira con el fin de deponer de sus funciones pastorales al Superintendente Itinerante Presbítero Yordi Toranzo. Entendemos que estos argumentos fueron expuestos de manera arbitraria, pues no permitió la opinión de ningún otro Superintendente, tomando una decisión unilateralmente haciendo abuso de poder ya que en la disciplina de la Iglesia Metodista en la sección de la Constitución, Artículo 20 se expresa:
EL EPISCOPADO
“Se establece el Episcopado de la Iglesia Metodista en Cuba con fines administrativos y espirituales. El Episcopado no es una orden diferente del Presbiterado, ni constituye una jerarquía; es de carácter temporal.”
Como hemos demostrado, no se han tenido en cuenta los intereses del pueblo de Dios ni los deseos expresos de esta Iglesia, pues presiones externas de orden político y mezquinas manipulaciones internas han determinado este cambio, que ha traído sufrimiento y frustración a esta congregación.
Reconocemos la sabiduría de Dios y su control sobre todos los sucesos por más inexplicables que nos parezcan, pero también creemos que el Obispo Ricardo Pereira Díaz ha perdido la visión que el Señor tiene para la Iglesia Metodista en Cuba en estos tiempos.
Sus métodos de dictador incuestionable no son bíblicos ni basados en la sabiduría y humildad que Dios demanda a sus líderes, por eso consideramos que esta situación ha sido creada por carnalidad de hombres y no ministrada por la dirección del Espíritu Santo.
Por tanto exigimos el retorno del Presbítero Yordi Toranzo a su nombramiento de pastor de la Iglesia Metodista de Santa Clara y Superintendente del Distrito Central.
Durante los dos años y medio del ministerio pastoral de Yordi en esta iglesia no hemos recibido la visita del Obispo Ricardo Pereira para evaluar el trabajo pastoral de este siervo. Es por esto que hemos recurrido a este medio para expresar el desacuerdo con la medida tomada y los argumentos expuestos. Durante la Conferencia, el Delegado de nuestra iglesia quien también ocupa el cargo de Presidente de la Junta local de trabajo Antonio Raúl Machado García solicitó una entrevista con el Obispo para informarle que la Junta Local estaba dispuesta a compartir con él una evaluación del trabajo pastoral de Yordi y dicha entrevista fue ignorada.
También queremos disculparnos con los pastores de diferentes denominaciones, quienes se presentaron al Obispo para dar testimonio del trabajo del Pastor Yordi y fueron tratados sin ética, rozando la falta de respeto, sin tener en cuenta que estos pastores representan a la comunidad cristiana de Santa Clara y la autoridad de Cristo en nuestra ciudad.
Congregación Metodista de Santa Clara .
Junio 16, 2011