enero 14, 2016

Una advertencia a los que abusan del Pueblo de Dios

«… porque el que os toca, toca a la niña de su ojo.» Zacarías 2:8
Cualquiera que ataque, demerite, afecte, acose, abuse del pueblo de Dios, está cometiendo un suicidio. El mismo pagará las consecuencias de sus actos. El Señor sabe cómo defender a su pueblo.

Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo. Dios vengará a su pueblo. Porque no veamos su mano física no significa que Él no actúa. Dios no necesita de palos y piedras.
Dios advierte en Deuteronomio 28:15-68 que las consecuencias de la desobediencia a Dios son nefastas. Dice el apóstol Pablo en Romanos 1:18 «Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres.»
Escases, improductividad, dependencia, insolvencia, hambre, enfermedades, todo tipo de carencias, baja autoestima, miseria, ruina, necesidad, perdición, es la manifestación y la cosecha que reciben los rebeldes a Dios y su pueblo. Cuidado mucho cuidado. Dios es amor, pero también fuego consumidor, y de ningún modo tendrá por inocente al culpable.

Bendiciones.