octubre 18, 2012

Mormones en La Habana, una Iglesia no legalizada en Cuba.

La policía del pensamiento y  La  Iglesia de los Santos de los Últimos Días.
Una iglesia Mormona, ubicada en la calle Belascoain del Municipio capitalino de Centro Habana, fue cerrada por oficiales del Ministerio del Interior, que “atienden” los asuntos religiosos y la cultura de la nación, el llamado  Departamento 3.
Hemos tratado de legalizar nuestra iglesia, en la oficina  de la compañera, Caridad Diego “jefa de Asuntos Religiosos” del  Comité Central, pero siempre nos niegan  la inscripción”,  declaran fieles mormones. “Nuestra  Iglesia es mal mirada, nos acusan de ser agentes de la CIA,  pero somos un pueblo  pacífico y trabajador”, afirmaron.
La Iglesia Mormona,  de Los Santos de los Últimos Días, nació por la inspiración de  Joseph Smith,  llamado El profeta Vidente,  en los Estados Unidos del siglo XIX.
La tradición cuenta que Joseph Smith escribió “El  libro de Mormón” por instrucción  de un ángel, llamado Moroni.  Por esta causa  sufrió persecución  y encarcelamiento. Fue asesinado a los 39 años de edad,  junto a su hermano Hyrum en la prisión de Illinois.
Foto a la derecha. El Departamento 3 del MININT - DGCI en La Habana.
El pueblo de los Santos de los Últimos Días triunfó en la historia de la nación americana,  por la fe y la perseverancia de sus miembros. Hoy en día un mormón, llamado Mitt  Romney, aspira a la presidencia de la Unión Americana.
La Seguridad del Estado y su Departamento 3,   trabajan como la “policía del pensamiento”  de 1984, libro escrito por el inglés George Orwell, en la mitad del siglo pasado. 
Ellos censuran la música que no se debe escuchar, requisan la literatura que no se debe  leer, suspenden  filmes, dirigen  la moda, supervisan todo lo relacionado con la religión. El D 3, utiliza los medios de difusión, para lanzar mensajes de odio contra el imperio (USA) y sus aliados de occidente, ejemplos: La Mesa Redonda y El Noticiero Nacional de Televisión, Radio Rebelde, etc.
Los  líderes de las iglesias reconocidas por el gobierno, tienen que visitar obligatoriamente, la Oficina Asuntos Religiosos. Allí reciben orientación  y se les pide “colaboración” a cambio de: permisos de viajes, restaurar una Iglesia, realizar alguna procesión, organizar un festival de música cristiana, etc. Hasta en las iglesias, uno siente la sensación de estar controlado.
El ministro religioso que sea extranjero y no cumpla con lo establecido, se le suspende el permiso de estancia.
Las decenas de iglesias no reconocidas, se sostienen por la Fe y la solidaridad de sus miembros. Ejemplos: Asambleas de Dios, Testigos de Jehová, Mormones, La Iglesia de la Unificación,  Adventistas del Séptimo Día, entre otras.
Pastores del Consejo Ecuménico de Iglesias y Obispos católicos,  no aceptan los nuevos movimientos religiosos, porque los consideran “extranjerizantes” y nocivos para la Fe.
*Periodista independiente cubano, reside en Ciudad de la Habana, Cuba y sus artículos aparecen en los sitios webs de temas cubanos.