septiembre 27, 2019

Alianza de Iglesias Evangélicas de Cuba: El vertiginoso “atarse y desatarse” Bautista.

“El que es fiel en lo poco es fiel en lo mucho, el que es injusto en lo poco, también en lo mucho es injusto”
La Habana,  de octubre, 2019. / Apenas seca su firma, se retira el primer firmante de la Alianza de Iglesias Evangélicas de Cuba (A.I.E.C.) asociación aun con la pintura fresca y que no ha hecho nada; ni lo hará, pues declararon que no tienen fines políticos, lo cual es tremendamente político pro-gubernamental en país donde el totalitarismo determina minuciosamente la vida de todos.
Se desgajó la Convención Bautista de Cuba Occidental (ACBCOcc), porque, según explica su presidente, Dariel LLánes Quintana, la inocua alianza “preocupa” a sus “amadas autoridades” estatales, por culpa de especulaciones en los medios digitales.
¿Para qué entró? ¿No leyó lo que Jesús dijo que el hombre que decide construir una torre primero debe ver si tiene los recursos para no dejarla a medio construir y hacer el ridículo?
La ruptura, que anuncia el Rev. LLánes Quintana, en una edulcorada carta pública, muestra el grado de seriedad y confiabilidad de un líder de importante asociación religiosa, quien no cumple palabra, no ya la Palabra de Dios, sino la de hombre: Como niño que prometió salir a jugar, pero el papá le dijo que no (No se preocupen simpatizantes de la Alianza, mañana puede que le den permiso).
La imposibilidad para analizar las declaraciones públicas y aun privadas de los profesionales del “cristianismo-a-la-cubana” se debe a que no dicen nada de nada, amalgaman “amor”, “servicio”, citas evangélicas fuera de contexto y frases sin sentido, lo revuelven con mucha almíbar, nos lo tiran a la cara y se escurren tan frescos a refugiarse en su “respetabilidad” a prueba de cuantas bajezas cometan.
Una nube de tonterías dulces e incoherentes que nada explican, a nada comprometen al que declara y cierran cualquier debate, es imposible de discutir: Es deliberado, una técnica de manipulación.
Pastor Dariel Llanes
Quien no quiere entrar en contradicción con sus íntimos sentimientos de “en mi iglesia no pasa nada malo, como en las otras”, queda feliz con imaginar en las formas de esa nube la figura que le parezca más grata.
Si alguien censura a estos “respetables”, lo apedrean por “juicio temerario” y “falto de pruebas”, y el crítico queda en “pelea de león a mono y el mono amarrado”.
 Como si no fueran pruebas el dominical adoctrinamiento político en la fidelidad a las autoridades, falseando las Escrituras y, en esa línea, la “Campaña 50 días de oración por Cuba” de esta misma Convención Bautista: Consta impresa en el 2008, ¡lean esas evidencias de corrupción politiquera de la palabra de Dios, con abuso espiritual del pueblo!
Prueba es su vivir de espaldas a toda conducta cívica, alegando que el pancismo del cubano es virtud ordenada en la Biblia.
Prueba de falta de seriedad comprometer a una asociación importante como la Convención, con inscribirla en otra asociación nueva y quitarse a las pocas semanas, por miedo confesado.
Prueba la redacción nebulosa de declaraciones públicas inentendibles, ¡pero tan amorosas!
Y “falta de pruebas” es la cantinela de muchos criminales, pues si es norma legal que “todo acusado es inocente hasta que no se pruebe lo contrario”, muchos culpables salen libres por insuficiencia de pruebas.
Y es distinto en materia de inmoralidades de líderes morales, caso en que no se trata de preferir soltar a un culpable por temor a encarcelar a un inocente, sino de que no sigamos a un líder dañino para la Iglesia, haciendo los tontos satisfechos de que es deber cristiano ser tonto.
Recuerden los que exigen pruebas, teniendo faltas públicas del liderazgo ante sus narices, que quienes sostienen que Dios no existe, alegan que no podemos presentar pruebas de la existencia de Dios.
La Seguridad del Estado, no nos va a entregar la lista de los líderes religiosos que la sirven, en multiforme gradación de dependencias: Desde su agente entronizado en la dirección de una iglesia, hasta los de diverso grado de servilismo y los que nadan entre dos aguas, dóciles todos.
 Pero no podemos permitirles usar como bandera pirata el mandato de “no juzgar”, “solamente Dios conoce los corazones”. Jesucristo, no presentó “documentos de prueba” cuando llamó al tetrarca Herodes. “Vieja zorra”.
¡Qué irrespeto a “la autoridad puesta por Dios”! ¡Que error el de Cristo, insultando a una autoridad! ¡Jesucristo, declarando públicamente contra la moral de la autoridad política! ¡Cuán grave pecado de Jesús, en el que son incapaces de incurrir nuestros pastores cubanos!
Que expulsarían de su iglesia al Juan Bautista que le dijera a Raúl Castro: “¡No te es licito!” y al Jesucristo, que lo insultara. No lo digo yo, sino el “amor” y “respeto” a la autoridad que predican.
Por cosas así “se metió en problemas” y lo crucificaron; jamás les pasará eso a nuestros sabios pastores. Si acaso a alguna excepción de quien renegarán.
Jesús, nos prohibió juzgar temerariamente y, sin contradicción con ello, nos dio la regla justa para juzgar: “Por sus obras los conoceréis” y eso escribí cuando cuestioné a la Alianza de Iglesias, por antecedentes de servicios políticos a la Dictadura de dos asociaciones firmantes: Bautistas de Occidente y Metodistas.
Las obras muestran la Fe de los hombres de Dios y a los instrumentos de intereses ajenos a la Fe “y/o” quienes omiten que tienen como primer mandamiento de su dios: “Yo no me meto en problemas”.
¿Qué hará el cristiano de fila cubano bajo líderes serviles a autoridades anticristianas responsables de las injusticias y miserias de Cuba y que controlan férreamente a las iglesias? Es desolador; mejor cerrar los ojos, cantar himnos y creer la falsa prédica de la sumisión a la autoridad injusta.
Los hermanos del extranjero pueden hacer algo exigiendo a sus líderes congruencia en su apoyo a colegas de Cuba que tergiversan políticamente la Palabra de Dios. Y algo más...:
Entre los principales cordelitos para mover a los títeres, el Gobierno cuenta con las donaciones y con los viajes al extranjero de los pastores. En el extranjero ello no significa nada, en Cuba es enorme prebenda.
Los viajes son buenos solamente para que los pastores vivan por encima del nivel común, con diferentes intereses que los del rebaño y perpetuo chantaje estatal, y para que “la primera dama” y “las princesitas” de iglesia, vistan como las americanas de los cultos de las películas, entre cubanas escasas de ropa.
Las donaciones resultan parecidas. Limítenlas a los necesitados de la comunidad. ¡Quítenle esos cordelitos de las manos a la policía política!: Basta de viajes. Que estudien por correspondencia o videos.
Eso dará alguna oportunidad a quien quiera servir a Dios y alejaría del ministerio a los “servidores de su vientre”.
En cuanto a juzgarlos por sus obras, “quien es fiel en lo poco es fiel en lo mucho”, quien con tan almibarados “amor”, “respeto” y “disposición a servir” se desdice de su palabra y de su firma en cuanto su “amada autoridad”, “el coco” estatal le hace: “¡Bú!”, ¿será fiel en lo mucho?¿Estará dispuesto al martirio antes que a apostatar?
*Periodista independiente cubano. Licenciado en Historia. Trabajo para la agencia de Prensa Hablemos Press. Ha colaborado con otros sitios web de temas cubanos; entre ellos el Blog Religión en Revolución Blog y Primavera digital. Reside en La Habana.
Nota del Editor: El autor del artículo se refiere con el termino bautista del título a la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental (ACBCOcc) firmante en la persona de su Presidente del comunicado constitutivo de la Alianza de Iglesias Evangélicas de Cuba , compromiso del cual retiro su firma.

No hay comentarios: