octubre 15, 2012

La opinión de un líder cristiano a propósito de las próximas elecciones en Cuba,

Sí respetas  tú Fe y a tú Dios dile no al sufragio venidero.
Hoy estamos en la víspera, de lo que los comunistas llaman “Un Nuevo Proceso Eleccionario en Cuba”. Esta farsa que se denomina Elecciones del Poder Popular, no soluciona ningún problema en la nación, pues solo se cambian hombres en cada mandato, pero sin traer ningún cambio social de relevancia. Querer hacer elecciones unipartidistas y hacer creer además, que son las mejores del mundo es burlesco y ofensivo a la identidad del ser humano. Es que se olvidan estos señores feudales cubano elecciones cubanas son una mezcla de filosofía griega, con Estalinismo soviético.
La mezcla les encanta a los comunistas cubanos. A ellos les gusta mezclar la soya con el picadillo, para producir un horrible alimento. También les gusta combinar el puré de tomate con calabazas para así aumentar el producto aunque sepa a todo menos a puré de tomate. Pero la mezcla favorita del gobierno cubano es el café y al igual que las elecciones, lo dan mesclado porque es mejor que tomarlo puro, eso dicen los medios de difusión cubanos. Cuento un incidente familiar, que no por jocoso deja de ser real.
Mi suegro es un gran bebedor de café. Un día se acabó el chícharo en Cuba, producto que jamás escaseaba.  Él decía así: ¡Qué rayo le estará echando Rosa al café que no sabe igual! De esta manera se quejaba todos los días, hasta que Rosa le dijo la verdad. Juanito, así le dice Rosa a mi suegro, no te pongas bravo con lo que te voy a decir. El quedó sorprendido y esperó mirándola a los ojos, pero sin poder contenerse, espetó: Los chícharos. Era verdad, los chícharos en Cuba se ligan con el café. A veces la liga se hace hasta 70% de Chícharos y 30 de café, así que ese tipo de café parece más un almuerzo que un desayuno. Lo que impacta en el testimonio de mis suegros, es que a Juanito le sabía a rayo el café cuando se perdieron los chícharos y en ese momento que lo tomaba puro y su paladar se había adaptado a la mezcla. Eso fue el secreto revelado de Rosa. Por primera vez en muchos años Juanito tomaba el pérdida de la identidad del chícharo fue notoria en ese tiempo y cuando regresó a la palestra pública, ya Juan había reajustado su paladar y solo tomaba el café puro.
La mezcla casi siempre es mala, y el café mesclado da acidez y ulceras estomacales, entre otras enfermedades. Los cristianos deben de aprender que no pueden mezclarse con Babilonia, y los que han estado en iglesias que han sido golpeadas por la hoz y el martillo deben tener presente que Babilonia no puede contra la iglesia, por eso en su plan está la contaminación. El mensaje para los creyentes en Cristo de esta nación  es sin edulcorar: Ningún cristiano en la república de Cuba, que se respete y que tenga dignidad debe votar.
¿Por quién votaré? Esto lo puede preguntar la cucarachita Martina, pero no los creyentes  cubanos en Cristo. Cualquier delegado que salga es alguien que se levantará contra los principios cristianos, contrala iglesia y el reino de Dios. Cualquier delegado que salga electo, es alguien que no puede pensar por sí mismo y es víctima de un sistema diabólico que no acepta el sacrificio del Hijo de Dios y que pisa y rechaza los principios de la Biblia. ¿Le daré el voto a alguien que aboga por el casamiento de los homosexuales, por la práctica del aborto o, por el sexo libre?
Sólo cristianos masoquistas pueden hoy en la nación votar por uno u otro delegado, sólo creyentes temerosos del que el CDR los marque como desafectos pueden ir a las urnas y dejar su voto en blanco, porque ese no es el camino, ni el diseño para la iglesia de hoy. La senda es otra muy  diferente, pues tengo un derecho ciudadano de votar o no  votar, no incumplo con mi nación si no voto, pues mi propia constitución, que eligió el pueblo y no el gobierno, me da la facultad de no hacerlo.
La parábola de la levadura nos enseña, que una mujer, que es tipo de la iglesia toma un poco del catalizador y la pone sobe la masa hasta leudarla toda. Somos la levadura que necesita Cuba, escondernos en el voto tras una urna y dejar la boleta en blanco no es lo idóneo. Lo correcto es que como levadura pongamos nuestros sanos principios, sin mezcla y sazonados con la Palabra de Dios donde quiera que se nos dé el espacio,  hasta llegar a leudar toda la nación.
Darle un voto a un delegado que se levantará contra mi fe, mi iglesia y mi Dios, es indigno e inmoral.
*Pastor – Apóstol. Miembro de la directiva de la Coalición Apostólica Cubana. Dirige la Red Apostólica “Viento Recio” que cuenta con más de 20 pastores. Esta red está bajo la paternidad de Apóstol José Félix Coronel. Desempeña su apostolado en la Iglesia de Las Tunas, Cuba. Es Licenciado en Cultura Física y tiene una maestría y doctorado en Ministerio cristiano por estudios dirigidos.