abril 30, 2012

La alianza de la jerarquía católica cubana el gobierno militar y algunos comerciante políticos del Exilio.

La nueva alianza
La iglesia católica cubana, o su jerarquía, continúa con la profundización de la alianza estratégica con el gobierno militar y los peores comerciantes políticos de un exilio interesado en obtener su porción del pastel político económico representado por el paso a un emergente capitalismo verdeolivo del siglo XXI.
Ahora se prepara el encuentro con las personalidades de la diáspora de "buena conducta". El llamado "Foro de diálogo sobre la emigración", reunirá en La Habana a poco más de sesenta académicos y especialistas residentes en la Isla y en los Estados Unidos.
Se dice en círculos cercanos a la iglesia, que no se considera la posibilidad de invitar opositores, disidentes, periodistas y otras personalidades de la sociedad civil contestataria cubana. Como ya es costumbre, deberán quedar excluidos dentro de lo que podría ser catalogado como parte fundamental del acuerdo tácito o alianza de la iglesia católica con el régimen militar totalitario que gobierna la Isla por más de cinco largas décadas.
La iglesia cubana y su figura de mayor jerarquía, el cardenal Jaime Ortega Alamino, de esta forma agrandan la distancia existente entre la milenaria institución y los actores más representativos de la lucha por la democratización y el restablecimiento de la democracia en Cuba.
La nueva iniciativa contará con la participación entusiasta de la revista católica "Palabra Nueva" quién la presentó en La Habana, luego que fuera presentada en Washington, Miami, Ciudad México y Madrid.
Para la ocasión, el cardenal Jaime Ortega Alamino hará un paréntesis en sus gestiones inmobiliarias. Desde el Foro, tal como se anunció, habrá estudios que tomen como referencia el programa de "actualización del modelo económico".
La indulgencia inmobiliaria del cardenal y el resto de los intereses de la alta jerarquía eclesiástica se conciliarán con la gubernamental actualización del modelo económico y el mantenimiento a ultranza del modelo político totalitario de corte militar.
En fin, nos acercamos a otra nueva etapa de la carrera de componendas con el régimen cubano llevada adelante por la alta jerarquía eclesiástica, ansiosa por ganar espacios a cualquier costo.

1 comentario:

Puta Armienne dijo...

Esa acción del cardenal Ortega y la jerarquía católica es traicionar a Cristo.
Una iglesia debe estar al lado del pueblo que padece, de los pobres y de los marginados más aún cuando lo son por causa política.