diciembre 06, 2011

Lo que no dijeron: Referente al Comunicado conjunto del Consejo de Iglesias de Cuba y del Consejo de Iglesias de Cristo de los Estados Unidos.

Camagüey 2 de Diciembre de 2011.
Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres: Jn 8:32 .
Los aleados y sabuesos del sistema castrista del Consejo de Iglesias de Cuba vuelven a ser dejados aparecer en televisión, haciendo uso de su servilismo a un sistema que los compra con migajas, esta vez con la intención de hacerles ver a los ingenuos miembros del Consejo de Iglesias de Cristo de EEUU y a quienes le acompañaban, que el régimen de los castro es un modelo de expresión de libertad y que desafortunadamente es víctima del embargo económico, si es que así se le puede llamar, aunque todos sabemos que  el régimen cubano tiene negocios con más de 170 países, pero que le conviene, con esta cantaleta, justificar la miseria a que por más de medio siglo tiene sometido a los cubanos, mientras ellos se enriquecen a costa de ese mismo pueblo.
Foto a la derecha, el Rev Kinnamon, junto a funcinarios de la dictadura castrocomunista.
Lo que no saben estos representantes del Consejo de iglesias de Cristo, o no quieren saber, es que ellos viven en un país que les respeta su libertad de expresión política y religiosa aun cuando su expresión difiera de la posición del gobierno, cosa que no existe en Cuba para los que son cristianos y no están vendidos a un régimen dictatorial que como premisa sostiene que el cristianismo es un rezago del pasado que tiende a desaparecer con la construcción del socialismo, en otras palabras, aquellos que sabemos que lo verdadero y lo falso se excluye mutuamente y que si se es cristiano por consiguiente, nunca y bajo ningún concepto podría ser comunista o socialista, no tendremos acceso a los medios  mientras exista ese régimen.
La voz de los que tienen estatus legal es muy fácil de oír, porque estos existen a conveniencia del sistema imperante, y siempre están prestos para defender los intereses del mismo, pero que bueno que existe un pueblo que no toma el nombre de Cristo en vano y que llama las cosas por su nombre que no se deja amedrentar por ningún tipo de persecución ni sobornar por un permiso verbal de reunión, como suelen hacer estos hipócritas por excelencia.
No me puedo callar al ver a estos que se llaman cristianos y en su agenda de peticiones no aparece que se tenga en cuenta:
  1. Aquellos que han perdido su libertad en Cuba por el  simple hecho de ser cristianos, y que no están dispuestos a vender su fe.
  2. Que este país no tiene Ley de Culto y así funciona sin intenciones de hacer nada, ya que esto facilita todo tipo de persecución y hostigamiento a aquellos que no le simpatizan.
  3. Que existen más iglesias en Cuba sin reconocimiento legal por el sistema castrista que las que tienen el estatus porque desde el año 59 no se reconoce ninguna organización que surja a menos que esté vendida a sus intereses.
  4. Que las iglesias y líderes que no disfrutan de estatus legal porque se les niega viven en un continuo hostigamiento por parte del gobierno, impidiéndoles así ejercer su derecho a desarrollar su fe.
  5. Diversas instituciones gubernamentales responden a un plan represivo contra la iglesia, estableciendo leyes que solo se aplican al pueblo cristiano, como son, La Dirección de la Vivienda, con un personal jurídico mayor que todo lo demás, con capacidad y autoridad legal para expropiar, demoler, multar, y hasta encarcelar, a cualquier ministro que trate de agrandar o remodelar sin los correspondientes permisos, ya que les niegan el permiso de construcción.
  6. Menciono dentro de esos organismos represivos, La UMIV, Planificación Física, el CITMA, Justicia, PCC, CDR, Fiscalía, Gobierno, todos al servicio de la policía política, para contrarrestar el crecimiento de la iglesia en la nación.
  7. Impedimento de obtener por medio de la compra o donación de propiedades, terrenos y recursos que se necesitan para la ampliación y remodelación de los locales que se poseen, o para obtener nuevos locales.
¿Cómo puede un pueblo cristiano crecer y desarrollarse y construir su futuro y el de sus hijos, de esta forma cuando tiene tantas limitaciones provocadas por un régimen, aplaudido por los dueños del Llamado Consejo de Iglesias de Cuba? ¿Hasta dónde llega el cinismo de estos líderes religiosos que habiendo tantos problemas internos, de los cuales el propio régimen  que están defendiendo es el responsable, se concentran en asuntos que nada tienen que ver con la iglesia? La única razón por la que actúan así es porque son parte del mismo aparato y no saben hacer otra cosa.
En Cuba la cima del gobierno y la religión está ocupada por usurpadores que no les corresponde dicho lugar porque se trata de monstruos insensibles desenfocados y apartados de los principios divinos y de la construcción del Reino de Dios que debiera ser su verdadera función, al mismo tiempo que se levanta un movimiento indetenible de hombres y mujeres que están dispuestos a pagar el precio que tengan que pagar y que de hecho ya muchos lo están pagando, por ver establecido el Reino de Dios en la nación y dispuestos a quitar la afrenta en que hoy nos encontramos sumidos a causa de la represión a la libre expresión de nuestra fe. Este movimiento creciente no se conforma con tener un lugar en el más allá, en el cielo de paz y descanso, como recompensa por haber sufrido aquí sino que también estamos dispuestos a cambiar las cosas del más acá y traer el Reino de Dios aquí, y que se haga verdaderamente la voluntad de Dios como se hace en el cielo, y se restauren los patrones de justicia que han sido violados durante medio siglo: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán saciados”. Este movimiento es considerado ilegal y sometido a todo tipo de persecución y atropello, por no someterse a las leyes injustas establecidas por la dictadura, privados de toda promoción y ejercicio público de su fe y haciéndoles todo tipo de campañas para desacreditarlos y atemorizar a la gente para que no se nos acerquen, logrando con esto un mayor despertar del pueblo y una mayor aceptación que ya se hace indetenible.
Nuestro clamor es al Padre que desarraigue este monte y lo sepulte en el mar y que sea quitada la afrenta que hoy vivimos.
Ruego a Dios que esta vos sea oída por quienes tienen que oírla y preserven la esperanza de una verdadera Cuba mejor que ya en el nombre del Señor, la Cuba sufrida está formando parte del pasado, porque vienen días de libertad y paz, donde no seremos robados. Donde la tierra dará su fruto, donde no mataran nuestros bueyes delante de nosotros sin que podamos participar de su alimento, donde nuestros hijos no sean llevados a la fuerza en cautiverio a morir en lejanas tierras, donde podamos decidir quién gobierna la nación y no quien se sujeta a los dictadores, donde ya no tengan muchos que hacerse a la mar buscando refugio y esperanza, huyendo de las injusticias. Donde podamos viajar y regresar libremente así como lo hacen los demás habitantes del planeta, sin necesidad de permisos de salidas que es un modo de encarcelamiento en la gran galera que es Cuba, aplicado solo porque tienen miedo de quedarse sin mano de obra barata.
Estamos a las puertas de ese nuevo día, puedes saborearlo por fe y compartirlo con otros.
Seas bendecido en abundancia:
                                  Omar Pérez Ruiz.**
                                                       Apóstol de Jesucristo. 
** Apóstol de la Reforma Apostólica en Cuba, radica en Camagüey, Cuba donde se desempeña en su obra cristiana de inspiración apostólica.
*Reclamación de la Coalición Apostólica de Cuba del 14 de octubre del 2010.

2 comentarios:

alejandroslibros dijo...

En Cuba creen que todo el que viene de USA es un ángel del cielo porque hable inglés o mida seis pies. Kinnamon ha sido toda su vida--reflejado en sus escritos--un ecumenista charlatan interesado solamente en mantener sus buenos salarios y nivel de vida. No importa cuántos títulos le sigan regalando o posiciones dentro de su institución religiosa acopie, no representa a Cristo; sino a sí mismo.
Para él el cielo no existe más que en su astucia ecuménica, no importa qué ni cómo crees, si eres 'bueno'. Es un Raúl Suárez en USA, donde nadie lo conoce ni le interesa si vivió en Tel Aviv durante un año o si mastica goma o tabaco. Los hijos de Dios que llevan el Espíritu Santo dentro de sí, no son engañados por parias del Padre de Mentiras, no importa el idioma que hablen, el automóvil que conduzcan, el crédito financiero que manejen, o el expediente de sanurrón que propaguen. Todo será probado en el fuego que nunca esperan.
Seguid firmes en vuestra fe que pronto todos los Suárez y Kinnamonos tendrán tiempo suficiente para sudar y maldecir.

Armienne dijo...

Tal como dice Alejandros... esos pastores, al igual que esos que van a Cuba cargados de tarecos viejos y de medicamentos vencidos, son casi siempre unos farsantes desconocidos con seguidores automarginados e "indignados" sin representatividad alguna.
Van a Cuba donde son recibidos con servilismo a cuerpo de rey y se dejan llevar por la corriente para obtener beneficios.
No creo que sean capaces ni de sentir lo que dicen y, mucho menos, que sigan la Palabra de Dios.