mayo 12, 2010

Guillermo Fariñas, el huelguista, es visitado y no precisamente por la Seguridad del Estado.

La visita a Guillermo Fariñas, opositor cubano en huelga de hambre desde hace más de 70 días, por dos altos prelados de la Iglesia Católica cubana; sorprende por lo inusual de esta gestión. En efecto dos miembros de la Conferencia de Obispos católicos de Cuba, visitaron al disidente cubano en el Hospital donde se encuentra hospitalizado. “¿Hasta donde vas a llegar con esta protesta?…, parece que preguntaron; Fariñas contestó: “hasta las ultimas consecuencias”. Esta vez recibió esta visita que no es las habituales de los agentes de la policía política.
Dos representantes de la jerarquía católica visitaron el sábado al disidente en huelga de hambre Guillermo Fariñas, en el Hospital Arnaldo Milián Castro, de Santa Clara, donde se encuentra ingresado en terapia intensiva.
Según Fariñas, sus visitantes fueron monseñor José Félix Pérez Viera, secretario adjunto de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC), y monseñor Ramón Suárez, canciller del Arzobispado de La Habana, informó Radio Martí.
"Vinieron para saber hasta qué límite iba a llevar esta protesta. Les dije que hasta las últimas consecuencias", declaró Fariñas, quien inició su huelga el pasado 24 de febrero para exigir la liberación de 26 presos políticos enfermos. El disidente está hospitalizado desde el 11 de marzo y recibe alimentación y medicación por sueros.
Fariñas dijo que los sacerdotes sugirieron los posibles pasos que puede dar la Iglesia para evitar su muerte y mediar en el conflicto con el gobierno.
"Yo les planteé que (…) mi interés era la liberación de los presos políticos, por encima de cualquier otra cosa", indicó el disidente. Añadió que los sacerdotes mostraron comprensión hacia su petición y dijeron que coincide con el interés de la Iglesia.
Esta nueva gestión de intermediación de la Iglesia católica cubana, esta vez con el huelguista Guillermo Fariñas, busca evitar que se complique aun más el escenario nacional. El gobierno, la Iglesia y la oposición, todos, vieron como el desenlace fatal de la huelga de hambre de Orlando Zapata Tamayo conmocionó a toda la sociedad cubana. Nadie estaba preparado para tal desenlace. La muerte de Zapata Tamayo vino a desafiar las conciencias de todos los cubanos. Lo mismo puede ocurrir ahora si Guillermo Fariñas se agrava y muere. No importa si un hombre muere y porque muere. Lo que importa es los problemas que pude generar, piensa aquellos que hacen o saben hacer “política”.
El gobierno cubano cedió ante la gestión de la Iglesia católica; las Damas de Blanco ya pueden marchar sin se atacadas. De pronto las turbas enardecidas muestran una piedad cuasi religiosa. Como las gestiones continúan a la Iglesia no le conviene un muerto. Tampoco al gobierno.
Esta por celebrase el "Encuentro Científico Internacional: Encuentros sobre Cuba: Sociedad y Derecho", que debió celebrarse en la Universidad de Alicante (en España), del 10 al 12 de marzo pasado, y que fue cancelado, no informándose el motivo. Este evento que tiene el auspicio de la Iglesia católica se celebrar en la Universidad de La Habana.
El Vaticano y la Iglesia Católica cubana negocian con el régimen de La Habana la liberación de los presos políticos y la vida de Guillermo Fariñas, afirma la pagina Palabra Cubana. Por esta fecha del “encuentro científico” estará en la Habana Mons. Dominique Mamberti, Secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede. Se negocia sin lugar a dudas y deseamos que esto sea para bien. Hay muchas esperanzas puestas en esta visita, de que se produzcan excarcelaciones de presos políticos. No dudamos que así sea ; siempre el régimen ha usado los presos políticos y sus liberaciones como elemento de negociación.
Todo esto si Fariñas no se agrava y muere. Toda esta por ver.
Foto: Monseñor José Félix Pérez Riera uno de los prelados que visitaron a Fariñas