enero 06, 2009

Cuando por mi causa.

Nota introductoria del Editor: Cuando se inicio la Campaña “50 días de oración por Cuba” no dudamos en hacernos partícipe de la misma, para lo cual este Blog, no solo publicó todo el material que nos enviaron desde la Isla, sino que re envió el mismo apareciendo en otras páginas Web de temas cubanos.
De igual forma recibidos el documentado análisis del Rev. Juan Carlos Pérez Hernández titulado: Una alerta al pueblo cristiano de confesión Bautista en Cuba. En este extenso articulo que fue publicado en esta y otras paginas Web en cuatro partes, el autor analizaba las motivaciones alrededor del Manual de Oración que fue impreso y distribuido por la Convención Bautista de Cuba Occidental para apoyar esta campaña.
Después de publicado el análisis del Rev. Pérez Hernández, un artículo a modo de derecho de replica y con el titulo de: Razones para convocar a los cristianos a una campaña de Oración por Cuba, encontró lugar en nuestras páginas.
Hoy vemos con sorpresa que el Pastor Juan Carlos Pérez Hernández, ha sido objeto de toda suerte de represalias en Cuba como consecuencia de hacer uso de su derecho de opinión y de libre expresión. El Rev. José C Pérez Hernández ha sido expulsado del Ministerio por parte del liderazgo de la Convención Bautista de Cuba Occidental y ha sido objeto de ataques a su honra, tratos degradantes e intimidatorios así como toda suerte de tropelías,- y lo que es peor-, expulsado, abandonado y expuesto por sus propios hermanos a represalias por parte de las autoridades civiles.
El Pastor Juan Carlos Pérez Hernández, solo hizo uso de su derecho a opinar sobre un Manual de Oración, con apego a sus principios y lo que considera sus opiniones personales libremente expresadas en un articulo que fue publicado en la Red. La actitud de la Presidencia de la Convención Bautista de Cuba Occidental es desproporcionada, violatoria del derecho e inmoral. Nadie puede coartar el derecho a la libertad de expresión, nadie puede asumir actitudes que inclinan al colaboracionismo y al descrédito. Nadie puede reprimir a una persona porque exponga una opinión sobre un Manual de Oración. Ningún cristiano debe asumir ataques a la honra y la reputación de un individuo solo por presentar una opinión sobre un tema tocante a argumentos que siempre son controversiales. Los líderes de la Convención Bautista de Cuba Occidental deben asumir la responsabilidad por las represalias que puede sufrir el Rev. Pérez Hernández por parte del régimen.
Ofrecemos a nuestros lectores el artículo de opinión del Rev. Juan Carlos Pérez Hernández: “Cuando por mi causa”, que explica los hechos que condujeron a su expulsión del Ministerio y lo que eso ha significado para él. Aquí la primera parte:
Cuando por mi causa.
Rev. José Carlos Pérez Hernández.*
Referencia a los sucesos ocurridos el miércoles 19 de Noviembre 2008 en el Seminario Teológico Bautista de Cuba Occidental.
Lo que voy a expresar en este medio es el resultado de muchas noches de insomnio, angustia, y dolor, también de seria meditación y oración.
Dios y ellos saben que quise evitar que toda esta historia trascendiera fuera de los límites internos del Cuerpo Ministerial. Si llegamos hasta aquí ha sido por su arrogancia, arrastrando a otros líderes y pastores en el uso indebido del poder representativo como directivos de una Convención. No denuncio a la Convención y perdono a sus pastores, que en su gran mayoría son jóvenes, que siguiendo la corriente de los que ostentan el poder, se sumaron en su silencio, o por ignorancia de los procedimientos o temor ante una pandilla o turba como la que hubo cuando prendieron a Jesús. Ellos traían en sus manos palos y piedras, no las Sagradas Escrituras para lincharme.
La realidad es que la reunión celebrada los días 19 y 20 de Noviembre como Dpto. Ministerial nunca fue planificada, pues no aparece en el libro de Proyecciones. Tampoco fui informado de la misma y mucho menos avisado que se iba a tratar mi caso por haber escrito el “Alerta al pueblo cristiano”. (1)
Debo agregar como un dato adicional que me opuse a la expulsión de otro pastor, quien no estaba presente. El presidente de la Convención, quien no es pastor, expuso un comentario a modo de informe sobre el ausente, argumentando que según algunos creyentes de la congregación del mismo, no tenía buen testimonio en su comunidad, pero que a pesar de no haber pruebas él entendió que había que separarlo del ministerio. Hubo otro pastor afirmando que: no había pruebas de falta alguna y que el pastor ausente negaba culpabilidad. A pesar de pedir por mi parte, que el ausente tiene derecho a la defensa, por mayoría lo separaron, solo porque el Presidente lo propuso. Quedando a petición mía constancia de mi oposición, junto al otro pastor.
Otra arbitrariedad, aunque parezca increíble, a petición de un directivo se acordó que no aparezca o que se borre en el informe del acta anterior del 19 de febrero 2008 que yo quise hacer una denuncia contra el Presidente y Junta Directiva. (2)
Esta exclusión pretende que en el futuro yo aparezca como un calumniador de la Obra, torciendo por su parte ellos la historia verás de lo acontecido. Esto lo digo pues el Alerta destaca el hecho de que en la anterior reunión (19 de febrero) yo quise hablar y no se me permitió. Por supuesto esto demuestra que sus procedimientos, métodos y acciones se enfocan en sus propios intereses y no en la verdad, justicia y mucho menos en el amor. Salmo 15.
Fui expulsado por el escrito
; Alerta al Pueblo Cristiano. Solo los directivos tenían copia y conocimiento del mismo, a excepción de unos pocos Pastores que les vino la información del extranjero. No permitieron que se leyera, ni distribuyera como yo solicité, si es que se iba a tratar este asunto en público. Cuando expuse que yo no fui avisado sobre la reunión, pedí se me permitiera traer mis pruebas mas tarde y evidencias a fin de tratar mi denuncia, pues el Alerta era el punto número 8 de la denuncia del pasado 19 de febrero contra el Presidente y Junta Directiva.
Previamente después del almuerzo y antes de la sesión de la tarde, fui llamado a una reunión relámpago con la Directiva en la Rectoría del Seminario. Quisieron persuadirme e intimidarme, por el Alerta con preguntas las cuales no respondí prefiriendo por mi parte dirigir la palabra a todos y no al grupo selecto.
Cuando me correspondió el uso de la palabra delante de todos los Pastores, en la sesión de la tarde, declaré:
Que “no se me había informado de aquella reunión para tratar mi caso, por mi escrito del Alerta”.
Que pedía que si se me iba a juzgar por el Alerta , se le extendiera a cada Pastor una copia del mismo para que cada cual sacara sus propias conclusiones.
Que los responsables e implicados del Manual de Oración sean quienes respondan primero y no ningún otro.
Que me permitieran hacer mi denuncia completa pues el Alerta mayormente contiene la sección teológica.
* Rev. José Carlos Pérez Hernández. Pastor Bautista de Cuba Occidental. Graduado en el 1991. Se ha desempeñado como Pastor en las Iglesias de San Luis (PR), Fomento (SS) y, Cárdenas (MTZ). Licenciado en Estudios Bíblicos por la Facultad Latinoamericana de Estudios Teológicos (FLET).Ha cursado estudios de: Teología Pastoral, Actualización Bíblico-Pastoral, Talleres de Teología Pastoral. Superación Profesoral y de Iglesia y Crecimiento, este ultimo auspiciado por la Alianza Bautista Mundial. E-mail: josecarlosperez38@yahoo.es
Continuará…..,
Fuente:
Religión en Revolución
[1] Audio: Intervención del Presidente de los Pastores. Convención Bautista de Cuba Occidental.
[2] Audio: Intervención de Rev. Paulino Morfa Hernández. Líder de la Convención Bautista de Cuba Occidental.