abril 07, 2008

Un punto de vista cristiano sobre la discriminación en relación al recién concluido Congreso de la UNEAC.

Este documento nos fue enviado por correo electrónico, no aparece con la firma de su autor, sin embargo se trata de un artículo aparecido en el Informativo “50 días”, como un nota más de esta campaña de oración en Cuba. Es así que lo incluimos en nuestro Blog considerando los temas tan interesantes que aborda. (El Editor)
Informativo “50 Días”. Nota informática No. 4, 4 abril 2008.Noticias Nacionales:
Pedimos Sabiduría de Dios para orientar a nuestra sociedad sobre un asunto bien delicado:
En el diario Granma del miércoles 2 de marzo, luego de leer las informaciones referentes al VII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), que se celebra en nuestra capital del 2 al 4 de abril del corriente, nos llamó la atención uno de los temas abordados:
“Aspectos trascendentales en la agenda fueron abordados por el poeta y dramaturgo Norge Espinosa cuando se refirió a la diversidad “no solo como tolerancia, sino como comprensión” y entendida, además, en el sentido de respeto a la inclusión de razas, religiones, y preferencias sexuales.” (Leticia Martínez, Sonia Sánchez y Michel Hernández, pág. 3)
En la página seis, en el articulo “Cultura y Sociedad”, se vuelve a abordar el tema por la comisión encargada de este tema y se hace la siguiente proposición: “Proponemos que la comisión de Cultura y Valores esté atenta y analice cualquier manifestación de discriminación por razones no solo raciales, sino de genero, religión o preferencias sexuales. Todo ello resulta magnificado y puede ser muy grave si se expresa a través de los medios masivos de comunicación. Especialmente deberá establecer coordinaciones de trabajo con los diferentes programas promovidos por el CENESEX y dirigidos a la educación de la población para establecer las bases que permitirán eliminar la discriminación por razón de las preferencias sexuales.”
Los cristianos durante siglos han batallado por la eliminación de la discriminación por motivos raciales, de género o religión. “donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircunciso, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos. (Colosenses 3:11) “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”. (Gálatas 3:28).
Los cristianos como nadie hemos experimentado en carne propia lo doloroso de las manifestaciones de discriminación por motivos de creencia. La historia del cristianismo esta llena de ejemplos. En nuestra propia nación lo hemos vivido. Aun persiste en la mente de muchos creyentes el mal sabor de los años de exclusión de los religiosos por motivos de sus creencias.
Por ello siempre estaremos del lado de cualquier iniciativa que ayude a mejorar cualquier síndrome discriminatorio por motivo de raza, género o religión. Pero tenemos nuestras reservas en cuanto al tema de las “preferencias sexuales”.
En la Biblia, el Creador del mundo dejo establecido el comportamiento sexual del ser humano: “pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre”. (Marcos 10:6-9). Cualquier variante humana respecto a la norma divina, es perjudicial a la raza humana. Siempre que los seres humanos han tomado normas diferentes a lo establecido por Dios, los resultados a la postre para la sociedad han sido dañinos.
Pedimos a todos los cristianos que se mantengan unidos en oración ante esta situación. Pidamos a Dios sabiduría para poder orientar a nuestra sociedad sobre los riesgos que corremos al permitir posturas deformadas respecto al sexo: “ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira”… pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. (Romanos 1:25-27).
Es urgente dar a conocer a nuestra Nación las consecuencias que deberá pagar como secuela de este “extravío”.
Creemos que el CENESEX, de quien ya conocemos su postura al respecto, no es la única entidad capacitada para “educar a la población para establecer las bases que permitirán eliminar la discriminación por razón de las preferencias sexuales”. En base al mismo principio aquí referido de no discriminación, pedimos que se de espacio publico a través de los medios de comunicación a la Iglesia, para que exponga las consecuencias negativas del liberalismo sexual en la sociedad.
Concluimos haciendo mención a las palabras del poeta y ensayista Cintio Vitier, quien “hizo un paralelismo entre la actitud del comunista y su preparación para llevar a la praxis el cristianismo en su más puro sentido de justicia, respeto y amor” Dios permita que nuestra sociedad pueda llevar a la practica los valores cristianos respecto al comportamiento sexual. ¡OREMOS POR ELLO!

1 comentario:

El Editor dijo...

El pasado 4 de abril, en la nota informativa No. 4, por la Campaña “50 Días de Oración por Cuba”, pedimos sabiduría de Dios para tratar de orientar a nuestra sociedad sobre el tema de la “preferencia sexual”.

Lo limitado de nuestro clamor, y lo bajo de nuestra voz, no nos impide dejar de decir lo que de la Palabra de Dios hemos aprendido.

Declaramos en aquel escrito “Es urgente dar a conocer a nuestra nación las consecuencias que deberá pagar como resultado de este “extravío”.

El autor del presente articulo es:
José Enrique Pérez.Pastor Iglesia Bautista “Betel” de Vueltas.Villa Clara. Cuba.