noviembre 16, 2013

Las reformas de Raúl no llegan a la Iglesia.

Acabo de visitar el cuarto país en este año. He predicado por  diferentes pulpitos de disimiles denominaciones.  He predicado por radio y he adorado a Dios en plazas públicas como jamás lo he podido hacer en mi país, por las restricciones que todos conocen que hay en  Cuba. Acabo de regresar de Argentina, y todavía con el gusto del guiso gaucho en mi boca y con el recuerdo de gente amada, que me acompañó hasta el último momento en el monumental aeropuerto de Buenos Aires, para llegar a mi país; que me da la bienvenida con una MesaRedonda inmoral y corrupta por los personajes que asumieron el rol protagónico.
Algunos de los fariseos de este siglo, de nuestra Patria, estuvieron presentes en la pantalla chica para confundir, una vez más a los televidentes que escucharon sus impúdicas locuciones. Es que tildar a grupos de congregaciones cristianas, que se separaron de concilios tradicionales, como contrarrevolucionarias y añadir que están financiadas por la mafia norteamericana, o por su gobierno, es una estrategia muy vieja del gobierno cubano para aplastar la dignidad  de hombres o de grupos de personas, fieles a sus principios. Es que hace falta inventar un enemigo para tener al pueblo entretenido para que no piense en su necesidad, ese argumento lo fabricó primero Hitler y luego  Stalin.
Es verdad es que hoy aparecen muchos grupos de iglesias independientes que se separaron de concilios tradicionales. ¿Pero por qué sucedió esto? La respuesta es sencilla. Porque cristianos dignos se dieron cuenta que estos concilios tenían una fe rancia y comprometida con ideologías paganas, que contaminan la pureza del  Evangelio de Cristo. Esto que  hombres corruptos y réprobos como Pablo Oden Marichal y Raúl Suarez Ramos, que defienden el evolucionismo de Darwin,  en contra el creacionismo bíblico, nos llaman  fundamentalistas a nosotros, lo  aceptamos con mucha honra   y es muy cierto que es lo que  distingue a la nueva iglesia cubana.
Pablo Oden Marichal
Si fundamentalismo es decir que Jesucristo es el único Señor y que en Él sólo hay salvación  y que existe un infierno del cual solo se puede escapar cuando se pide perdón por los pecados, porque todo hombre es pecador; entonces somos fundamentalista.  Si decir que todos los comunistas  tienen que arrepentirse por ser hombres pecadores, que dirigen con tiranía a su  nación y le han quitado el derecho de nacer a congregaciones durante todo el tiempo de su dulce dictadura,  que sólo han pedido por años un espacio para adorar a Jesucristo, sin restricciones gubernamentales; entonces somos fundamentalistas. Fundamentalista también fueron nuestros padres, que un día se separaron del catolicismo porque entendieron, que esta no fue la iglesia que fundó Cristo, pues la iglesia que edificó Jesús, fue apostólica y profética.
En este año que transcurre tanto mis colegas, los otros apóstoles del país, como nosotros hemos predicado y enseñado la palabra de Dios en diferentes países, y no hemos buscado ninguna organización política foránea que nos financie,  o nos apoye. No quiere decir esto que no  creamos en principios bíblicos como el de la prosperidad. Sí, creemos que Dios bendice, prospera, como también creemos que sana y salva. Y lo que ellos llaman grupos religiosos contrarrevolucionarios los hay en todos los países de  América, pues este es un fenómeno dado por el  debilitamientos de  iglesias tradicionales, debido a su apostasía y apego a corrientes marxistas, que nada tienen que ver con el Evangelio.
Rev Raul Suarez Ramos
Quisiera preguntarles a estos humanistas, que invaden la televisión cubana con manto de pastores pero que  a su vez no son más que cabritos de la peor calaña: ¿cómo llamarían a los apóstoles de Argentina, Bolivia, Chile, Brasil, Uruguay, etc.? ¿Qué tipo de contrarrevolución hacen ellos? ¿Por qué estos monarcas religiosos, en vez de tirarle a la iglesia  de Cristo, no defienden a pastores que están siendo perseguidos y aplastados como los que están bajo la cobertura del apóstol Omar Pérez  en Camagüey? A estos el gobierno los quiere desalojar por la fuerza para apropiarse de una propiedad que no les pertenece, mientras que los jóvenes pastores sufren el acoso de la  Policía Nacional Revolucionaria (PNR), órgano represivo del estado cubano, como si fueran capos de la droga.
Basta ya de intimidar con libritos, pues nosotros también tenemos libros, lo único que el gobierno no nos los deja publicar porque cesura nuestra literatura.  Por ejemplo el apóstol Bernardo de Quesada tiene muchos, pero dos de ellos a mi juicio son excelentes. “La nación  cubana volverá a reír “, y “En el ojo del Huracán”.  Del primero tomo algunos textos prestados para que se conozca el auge de Cuba antes de llegar la revolución castrista y compararlo someramente con lo que tenemos.
Fue Cuba la primera nación de la América Hispana, España y Portugal, que usó máquinas y barcos de vapor, en 1829. Fue Cuba la primera nación de Iberoamérica y la tercera en el mundo (tras Inglaterra y Estados Unidos) que tuvo ferrocarril, 1837. Los ferrocarriles cubanos son hoy los peores de América .Fue en Cuba donde se instaló el primer sistema de alumbrado eléctrico público de toda Iberoamérica, en 1889. El primer tranvía que se conoció en Latinoamérica circuló en La Habana en el año 1900. La nación a pesar de contar en todos los años anteriores con el petróleo soviético y ahora con el venezolano, su iluminación en calles y avenidas no vas más allá que  la luz emitida por un grupo de luciérnagas macho.
En el año 1900, antes que a ningún otro país de Latinoamérica llegó a La Habana el primer automóvil. Hoy es el único país del mundo que circulan regularmente carros americanos de la décadas del  40 y 50 porque en 50 años jamás han vendido carros al pueblo. La primera ciudad del mundo en tener telefonía con discado directo (sin necesidad de operadora) fue la Habana en 1906. La mayoría de los cubanos no posee telefonía  fija hoy y los teléfonos públicos de la Habana están destruidos. En 1922 Cuba fue la segunda nación del mundo en inaugurar una emisora  de radio -La PWX-. Y en 1928 Cuba tenía ya 61 emisoras de radio, 43 de ellas en la Habana, ocupando el cuarto lugar del mundo, superada solamente por E.U.A, Canadá y la Unión Soviética. Siendo Cuba, la primera en el mundo en número de emisoras por número de habitantes y  extensión territorial. El segundo país del mundo que emitió formalmente televisión fue Cuba desde 1950: las mayores estrellas de toda la América, que no gozaban en sus países de tal adelanto, vinieron a la Habana a actuar ante las cámaras cubanas.  Hoy hay cuatro canales de televisión, unas pocas  emisoras radiales por provincia y no se predica el evangelio por radio, ni por televisión.
 En autor de este trabajo también tiene libros importantes que han sido publicados en otros países por no poder en su país tener la apertura  para hacerlo, que en próximos trabajos publicaremos. Así que no nos intimidan los  libritos con manipulaciones Jezabélica. ¿Por qué estos seudopastores no defiende el derecho de los cristianos a  tener librerías, para comprar Biblias y libros cristianos o  espacios radiales y televisivos, estadios para  eventos especiales y muchas otras necesidades que tienen los cristianos de la isla hoy?
Estos no son solo simples reclamos sino también derechos constitucionales.

*Apóstol Mario Mayim. Miembro de la directiva de la Coalición Apostólica Cubana. Dirige la Red Apostólica “Viento Recio” que cuenta con más de 20 pastores. Esta red está bajo la paternidad de Apóstol José Félix Coronel. Desempeña su apostolado en la Iglesia de Las Tunas, Cuba. Es Licenciado en Cultura Física y tiene una maestría y doctorado en Ministerio cristiano por estudios dirigidos.