septiembre 23, 2013

“¡No tenemos derecho a engañar ni a engañarnos!

Quizás pase a la posteridad como una frase célebre -si en el mejor de los casos no aparece la autoría de otra persona- de aquel que ha sido por más de medio siglo, directamente proporcional a todo lo contrario, la misma persona que ha pisoteado impunemente su proverbial alegato de: “la historia me absolverá.”
Desconozco la conexión existente entre su llamado a la verdad con relación a su defensa del pueblo Sirio, créame que me parece haber escuchado esas palabras con anterioridad y con bastante frecuencia; me suenan familiares.
No conocía su devota inclinación hacía Bashar al Assad, como si le conociera de antaño o existiese un vínculo emocional personal previo pero, no se me malinterprete: estoy en total desacuerdo o si lo prefiere llamar; oposición al uso –y abuso- de la fuerza de parte de quien sea –eso, a usted: no lo excluye- y personalmente considero por demás que, para el gobierno y pueblo de los Estados Unidos de América sería un mancha histórica dar un mal paso.
Tampoco estoy del lado de la impunidad, de la arbitrariedad, despotismo, libertinaje, la tolerancia, la amnistía contra los crímenes de lesa humanidad, dicho de otra manera estoy en total desacuerdo y personalmente prefiero llamarlo: oposición a acciones tan denigrantes de bípedos más cuadrúpedos que los extintos Tyrannosaurus (del latín, 'lagarto-tirano'), género de dinosaurios del que sólo se conoce una especie, Tyrannosaurus rex; se trata de un dinosaurio bípedo y carnívoro que vivió durante el periodo cretácico superior, hace más de 65 millones de años…(1) un bípedo totalmente capacitado para cazar a sus hermanos de raza que eran herbívoros.
¡Qué tremenda semejanza! Lagartos tiranos, tiranos que se arrastran detrás de la fachada de políticos y gobernantes del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, lacayos y sumisos de sus propias miserias humanas, desprovistos de amor propio y por decantación o antonomasia al prójimo y cualquier vestigio de sentido común.
No me queda claro de, si usted se refería realmente a Assad o simplemente como acostumbra, levanta una cortina de humo sobre un asunto puntual de alcance global para desvirtuar la atención internacional a sucesos tan censurables y condenables de su propia autoría, veamos:
A juzgar por sus palabras, Assad estaba en el lugar equivocado, en el momento equivocado, en el tiempo equivocado que, a la muerte de su padre un connotado militar sirio que por demás “recibió formación militar adicional en la –gracias a Dios- extinta URSS”, nombrado general de las Fuerzas Aéreas en 1964, después de la ascensión al poder en Siria del Partido Socialista del Renacimiento Árabe, tras el golpe de Estado del 8 de marzo de 1963. Sirvió como ministro de Defensa desde 1966 hasta 1970, cuando tomó el control del gobierno, y fue primer ministro hasta su elección como presidente en 19712 y la trágica muerte de su hermano Basil, no le quedó otra opción que luego de regresar a su país en 1994 cambiar de profesión, pobre alma angelical con alitas y halito, ¡pobre huérfano!; nada que de casta le viene al can, hasta en eso parecen gemelos.
En realidad esta imagen paternalista no le asienta nada bien, créame porque el problema está precisamente en lo que, respecto a Assad usted calló: en 1999 se graduó de Coronel y que en el 2000 tras ir asumiendo progresivamente el papel de potencial sucesor presidencial de su progenitor por decreto firmado por el presidente en funciones Adbel Halim Jadam le promocionaba como Teniente General convirtiéndole en Comandante Supremo del Ejército. Es cierto no es político es un militar de carrera. Por demás idéntico a Usted.
Nuevamente su celo enfermizo, patología crónica de la inferioridad, delirio psicópata, le envía montaña abajo, ya no es el hecho de la acción genocida patrocinada directa o indirectamente por este Angelito Assad, lo que –y no justifico- pueda o no determinar una intervención militar, es el hecho de querer so pretexto de apropiarse de un área que “garantizan el abastecimiento mundial de combustibles de origen vegetal” según sus palabras y, entre col y lechuga permítame preguntarle ¿qué relación intrínseca tiene todo esto con la energía procedente de la fusión…, la acumulación de los gases…, colosales inversiones en tecnologías y equipos –franca demostración de la obsolescencia y del atraso cubano ¡pobre del bloqueo!, menos mal que es sordo, mudo y ciego- y los robots dentro de 27 años? Al menos yo no la encuentro.
La realidad es cruda, despiadada, el pueblo sirio ha sido víctima de un genocidio, atacado en su propio territorio con el letal Gas Sarín, alguien lo hizo y menos mal que en esta ocasión ni usted ni Maduro culparon al -como ustedes llaman- imperio de patrocinarlo para propiciar la susodicha intervención.
Usted no tiene –y si estoy equivocado muéstreselo al mundo- pruebas de que Angelito Assad es inocente de tal genocidio, de hecho ni él mismo las tiene, es ambiguo en sus declaraciones y aún de ello da fe la Declaración del Ministerio de Relaciones de Cuba donde reconoce y cito: “la información disponible sobre la crisis en Siria es fragmentada, imprecisa y objeto de frecuente manipulación” fin de la cita (3). ¿Qué ha hecho Assad al respecto?
No haber realizado el ataque, no haberlo autorizado oficialmente, no remover cielo y tierra para sacar a la luz la verdad de este bochornoso y terrorista genocidio en pleno siglo XXI son, a mi modesto juicio: alas de un mismo pájaro, no existir evidencias de que haya utilizado armas químicas contra mi propio pueblo según aseguró Assad en un entrevista, no constituye de hecho prueba irrefutable de su culpabilidad, es cierto; sólo que tampoco constituye prueba irrefutable de su inocencia.
Su propia actitud desmiente sus palabras, si no existen evidencias que demuestren la utilización por su parte o sus aliados de dichas armas contra su propio e indefenso pueblo entonces, que exponga las evidencias que definan su inocencia porque, tanta culpa tiene el que mata la vaca como el que le aguanta la pata.
De Assad depende pasar a la historia como el hombre íntegro que demostrará al mundo que los terroristas no tienen cabida en Siria mientras sea un Presidente de pueblo, por el pueblo y para el pueblo y que su pueblo se sienta protegido de tales genocidios, o un caudillo militar que observa pasivo los daños colaterales como todo parece o que, a las postrimerías de su segundo mandato se corrompe para convertirse en más de lo mismo, otro tirano implacable.
A más de esto sugiero que todos estemos alerta, porque no muy profundo en su dermis puede existir escondida piel de lobo detrás de una facción un tanto simpática y hollywoodense, es como arrojar una piedra al océano, de su tamaño y de la fuerza de su impacto depende la expansión de su onda en el agua.
De cualquier forma nunca están mal algunas medidas preventivas en tiempo de crisis –no me refiero a la intervención-, pudo ser obra de algún grupo terrorista o extremista -no se ha anunciado de ninguno que se haya atribuido la autoría del hecho hasta donde yo sé- pudo, porque no haber sido obra de su propia autoría para en pequeña escala, determinar en el terreno en tiempo y escenario real con protagonistas reales como funciona, hasta donde se expande su onda, precursor de algún ataque a mayor escala, quizás un segundo 11 de septiembre.
En fin de cuentas, en el fondo de todo este asunto existen muchas cosas muy predecibles, la tierna defensa fidelista a un sobrino de lucha e ideales, forjado en la mismísima fragua marxista-leninista, ambos enemigos acérrimos de Israel y su pueblo, y amantes a inmiscuirse en los asuntos internos de otros estados, siendo durante mucho tiempo el aliado más próximo de la extinta URSS.
Puede que una intervención militar sea la solución, puede que no, puede que ese sea el catalizador esperado para so pretexto del contexto patrocinar otra serie de atentados que, enfilados en contra del propio Gobierno de los Estados Unidos de América la mayoría de las víctimas no serán otra cosas que personas tan indefensas como los mismos que lamentablemente fallecieron en Siria en los últimos días.
Eso, sólo Dios lo sabe y El Todopoderoso respeta nuestro libre albedrío, nos toca a nosotros los mortales decidir y en base a ello recoger los daños colaterales o las glorias terrenales de nuestras decisiones, por lo pronto, sentémonos, degustemos un exquisito y saludable té mientras conversamos acerca de cómo conservamos en cuanto más nos sea posible la especie en mayor peligro de extinción, nosotros mismos.
1 Microsoft ® Encarta ® 2009. © 1993-2008 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.
2 Microsoft ® Encarta ® 2009. © 1993-2008 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.
3 Periódico Granma, Órgano Oficial del PCC, Miércoles 28 de Agosto 2013. Segunda Edición, Cierre 2:30 AM. Año 49, No 205
Nota del Editor: este artículo es una continuación del anterior enviado por correo electrónico desde Cuba por el autor y publicado en este Blog.
*Pastor Alejandro Hernández Cepero. 48a.  miembro de la Liga Evangélica de Cuba; se desempeñó en una misión en El Henequén, Mariel, Prov. De Artemisa, Cuba. Trabaja en la actualidad con el Mover Apostólico, Movimiento Apostólico en Cuba.

3 comentarios:

Armienne la Puta dijo...

Horror produce este artículo. Horror de ver como los tiranos genocidas se unen y se apoyan. Horror de pensar que un día el pueblo de Cuba sea víctima de un genocidio mayor que el que ya ha sufrido en manos de los Castro.

Anónimo dijo...

Como se sentirá la pájara Raulita tocándole la mano a ese hombre,
Pregúntese si los Castros han sido ejemplo como familia para el pueblo cubano.
Mariela Castro lesbiana y Fidel adultero . Siempre fue un secreto el matrimonio de estos perros al igual que Chávez ,

Anónimo dijo...

Muchos presidentes de obras en una reunión con caridad Diego la diabla del comité central , se pronunciaron en contra de los apóstoles y se negaron a que fueran reconocido jurídicamente . Los apóstoles reciben el rechazo del régimen y de diferentes iglesias evangélicas .