marzo 17, 2011

A los que amen al redentor de Israel, nuestro señor Jesucristo.

Hermanos, sin utilizar sutilezas y sin hacer uso de técnicas de montaje de imágenes, les deseo hacer llegar el sentir que el Espíritu ha puesto en mí acerca del interesante y arduo debate en torno a la carta del pastor Homero Carbonell. Creo que no debemos aumentar el calor sino encontrar acciones; debo cumplir con el compromiso cristiano.
Soy misionero de las Asambleas de Dios en Cuba y predico el Evangelio casi a diario en el parque de Calzada y K persona a persona, denominado por los gobernantes como el parque de la “mentira” y por tanto el lugar donde debo predicar, aún más, las enseñanzas del Hijo de Dios.
Cuando llegué a Cuba en el 2008 el Señor permitió poner en mis manos la Ley de Cultos y Asociaciones Religiosas para que fuera rectificada y ajustada por este servidor, al terminarla el Pastor Manuel Morejón Soler comenzó el proceso de recolección de firmas, se deben presentar más de 10 000, los hermanos que recolectaban fueron acosados, maltratados e intimidados por las autoridades de contrainteligencia, según me refirió el Pr. Morejón Soler en su carácter de Presidente de la Alianza Cristiana que es la encargada de esta obra y de la cual soy secretario. Fui testigo de la denuncia que el realizó a Radio Martí en aquellos días. El miedo se apoderó de todos, el proceso y otras obras se detuvieron.
Aquí les entrego públicamente el texto íntegro de la última versión, del Proyecto para una Ley de Cultos y Asociaciones religiosas, y por favor, expresen su aprobación o desacuerdo, recomendaciones o supresiones en la página o en el sitio de la Alianza Cristiana. Tenemos dos formas que promover esta ley en Cuba de manera Constitucional, con las firmas de más de 10 000 o con el apoyo y participación de las instituciones eclesiales de nuestra nación y de las que desde fuera de Cuba nos ayuden y apoyen.
Personalmente creo que la Cristología es aplicable, Jesús dijo a sus discípulos que por los frutos los conoceremos, necesitamos exorcizar el espíritu enfermo de Cuba y es responsabilidad y obra encomendada por Dios a todos los sacerdotes: maestros, pastores, evangelistas, misioneros y apóstoles; sean Curas, Maestros Masones, Babalawos, etc. de esta nuestra Patria.
Dios les bendiga y recuerden que: si Dios es con nosotros ¿Quién contra nosotros?
*Secretario de la Alianza Cristiana de Cuba. Es el Editor de su Blog personal