julio 20, 2013

Una acusación por pederastia en la Iglesia ortodoxa griega cubana.

Pederastia en la iglesia Ortodoxa Griega Cubana
LA HABANA, Cuba, 18 de julio 2013- La práctica de la pederastia de menores en la Iglesia Ortodoxa Griega de San Nicolás de Mira, en el municipio capitalino de Centro Habana, es indiferentemente tolerada por su Junta Directiva liderada por su abúlico obispo Atanágoras, el presbiterio Lázaro Nicolás y el diácono Evángelo. Según comenta a este corresponsal el ex miembro de ese patronato, Daniel Rosales (Moisés, por su nombre de bautismo).
Mosaico en la Iglesia Ortodoxa (griega) de San Nicolás,
 inaugurada en enero del 2004.
El obispo Atanágoras en una homilía expresó que el patriarca Iván Ianni (Por su nombre: Saúl Alfonso Pérez ,y ex agente de la policía política cubana según el mismo manifiesta), había sido acusado  calumniosamente de pederastia por la madre de un muchacho presuntamente abusado por él, aunque existen otros antecedentes como el caso de Anastasia, madre del menor Tomás, ambos de la misma iglesia, a los cuales se les había prometido hacerles los trámites para emigrar al extranjero y que por no consumarse el viaje salió a relucir el problema.  
De todos es conocido que la pederastia o abuso sexual de menores está contemplado en el Código Penal Cubano en los delitos que atentan contra el normal desarrollo de las relaciones sexuales y contra la familia, la infancia y la juventud  y en la Sección Segunda del Código sobre la pederastia con violencia se expresa:
Articulo 298.1 a) El que cometa actos de pederastia activa empleando violencia o intimidación, o aprovechando que la víctima esté privada de razón o de sentido de incapacidad para resistir, o sea menor de 16 años de edad, es sancionado de 15 a 20 años de privación de libertad o muerte.
Asimismo en la Sección Tercera del Código Penal sobre el Abuso Lascivo se pronuncia:
Artículo 300-1. El que, sin ánimo de acceso carnal, abuce lascivamente de uno u otro sexo, concurriendo cualquiera de las circunstancias previstas en el apartado 1 del artículo 298, incurre en sanción de privación de libertad de seis meses a dos años o multa de 200 a 500 cuotas.
Lo peor de todo es, que esta experiencia además de traumática, es asimilada por la víctima como un atentado contra su integridad física y sobre todo espiritual, por lo que puede constituir un severo trauma desde la infancia y pudiera esa sombra continuar incluso en la edad adulta aunque la víctima reciba un tratamiento psicológico adecuado.
Este acto tan aborrecido socialmente trasciende los límites de la disciplina de la iglesia, por tanto: ¿cómo es que puede ser pasado por alto por las autoridades pertinentes que aún no han abierto una investigación, pese al escándalo público que ha provocado esta situación?
*Pastor y líder de Alianza Cristiana. Colabora con la publicación Primavera digital y edita el Blog Alianza Cristiana

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es una de las pocas referencias sobre este aborrecible fenómeno que se publica en torno a una situación extremadamente delicada como lo que viene ocurriendo desde principios de la fundación de la Iglesia Ortodoxa con la tolerancia de los que sabían con hechos y pruebas sobre el comportamiento de los padres colombianos que bajo la protección del Arzobispo que reside en México, no solamente se han dedicado a la pederastia, sino a la difamación, robo continuo de las ayudas de la Iglesia, etc. Solamente se necesita un periodista honesto y valiente que pregunte a los feligresese que llevan años y que todavía no se han ido de la Iglesia. Verguenza debería darle a esos sacerdotes de usar la Ortodoxia y a especialmente a la Iglesia y la buena fe de la gente para cometer semejantes fechorías y crímenes.
Gracias a ustedes que no tienen temor decir la verdad y al pastor en particular.
De paso preguntenle al Gerente de la Havana Vieja (de la cual todavia se le pueden sacar monedas a los turistas y a los que sirven a los turistas) si sabe algo, y si sabe porque no ha hablado.

Anónimo dijo...

El arzobispo Atenágoras ( de nombre oficial Giorgos Anastasiadis) es un conocido sinvergüenza, pedófilo, homosexual y jugador, nombrado por el patriarca Bartolomé de Constantinopla para ocupar la sede episcopal de Panamá. Allí lo agarraron los griegos una ocasión mientras conducía por una céntrica avenida de la capital panameña donde pasean jóvenes en busca de sexo por dinero. La persona que le hizo el seguimiento a causa de los rumores sobre su pedofilia vió cuándo este paraba su auto para montar a un joven menor de edad y llevárselo a un motel para tener sexo.
Inmediatamente vino el escándalo en la comunidad griega llegando a oídos del embajador griego en Panamá quien dio parte a la policía. Detuvieron al señor Anastasiadis y lo metieron a la cárcel. Se entera el patriarca Bartolomé y, para callar el escándalo que se le venía encima, mandó secretamente una suma considerable de dinero como fianza para sacar al culpable de la prisión y retiraran los periódicos que saldrían al otro día anunciando en primera plana lo que había acontecido.
Atenágoras fue trasladado a la ciudad de Méjico para que no trascendiera el supuesto daño a la imágen de la Iglesia Ortodoxa en Panamá. El embajador griego se entera de esto y enseguida comunica a la embajada helénica en el DF de Méjico acerca del escándalo que había habido allí en el país istmeño.
La comunidad helénica del país azteca inmediatamente se moviliza y le hace tremendo acto de repudio a Atenágoras, a quien, hasta el día de hoy detestan.
Este señor viajó en una ocasión a Colombia y conoció allí a unos chicos de la calle junto a otros clérigos independientes a quienes recibió en la iglesia, bautizándoles y enviándoles a cursar estudios en Grecia. Entre ellos se encuentra el mencionado Saúl Alfonso (alias Atenágoras junior, a quien hizo sacerdote y posteriormente responsable de la iglesia en Cuba) quien es un conocido homosexual y pederasta al igual que su mentor el arzobispo. Hay otra fichita de la cual no se habla en el artículo periodístico, y cuyo nombre es Luis Antonio Torres Esquivel (alias Timoteo). Este fue uno de los que recogió en la calle el arzobispo con una escolaridad de apenas un tercer grado de primaria, lo mandó a Grecia por espacio de unos meses y lo regresó a Méjico y lo hizo sacerdote y nombró canciller de la iglesia. El Timoteo también es homosexual y ex-drogadicto (contrajo el virus del VIH).
Vamos viendo la clase de lacra que conforma la iglesia ortodoxa griega con sede en Méjico y que funciona en La Habana, Cuba.
Estos colombianos hechos curas "al vapor", porque no tienen instrucción académica teológica alguna, han hecho y siguen haciendo sus fechorías de manera secreta para evitar otro escándalo en la iglesia. Desafortunadamente en el mundo ortodoxo, y particularmente en las jurisdicciones en los Estados Unidos, ya se conoce la clase de pieza que es el arzobispo y sus curitas favorecidos.....Ah, y se me olvidaba, Atenágoras no vive más de una semana en su sede episcopal de Méjico pues se la pasa viajando visitando los centros de ayuda a las misiones en Grecia, pidiendo dinero para suplir las necesidades pastorales y los ingenuos griegos le dan sumas cuantiosas de dinero que luego va a los casinos de Macao, Hong Kong, y otras partes, a jugarlo teniendo tan mala suerte que lo pierde. De esto doy testimonio porque varias personas conocidas mías le han visto en esos sitios, vestido de civil para pasar inadvertido. Y este mismo individuo ha violado a varios jóvenes, entre ellos al hoy sacerdote abad del monasterio ortodoxo ruso en la ciudad de Méjico, cuando este no contaba apenas con veinte años todavía.
El patriarca Bartolomé conoce de estas cuestiones pero no toma cartas en el asunto por represalias de parte de Atenágoras ya que, al parecer, también le sabe algo de su pasado oscuro.
Lector, estas son solo apenas algunas cosas nefastas de este señor.....Dios conoce el resto, pero por algo su madre quedó ciega cuando trajo al mundo a semejante calaña humana.

El Editor del Blog dijo...

Respuesta a “Anónimo”
Sr Anónimo, he leído con interés sus argumentos y me sorprende su enjundioso comentario. Siendo así no he dudado en ponerlo aun cuando moderamos con sumo cuidado esto. El asunto es que siendo tal la extensión, el dominio del tema y el asunto que ocupa en articulo del pastor que así lo escribe desde Cuba; le invito a que supere usted el anonimato y elabore un bien documentada nota que pueda ser incluido como post en el Blog. De esta forma honramos mejor a la verdad.
El Editor del Blog

El Editor del Blog dijo...

El tema del credo cristiano ortodoxo en Cuba es interesante. La primera pregunta que me he hecho durante mucho tiempo y sobre todo desde que en La Habana se construyeron y están en funcionamiento dos iglesias ortodoxas una de confesión ortodoxa-rusa y la otra ortodoxa –griega. Pues bien tenía entendido que antes del 1959 ya había en Cuba en la zona cercana a la plaza de la Revolución un templo de confesión cristiano ortodoxo con su feligresía. Este templo me fue mostrado en una ocasión y se había convertido en un almacén. Pregunto, ¿realmente existió un templo de credo cristiano ortodoxo en La Habana y aún existe aquel templo que vi en la zona de plaza?