agosto 15, 2011

Una joven en Cuba es expulsada del sistema nacional de educación por razones religiosas.

Regresamos al tema de la joven cubana que fue expulsada de la escuela de Arte donde estudiaba al expresar sus objeciones de conciencia por un programa cultural en su centro de estudios. Ahora la joven se encuentra excluida completamente del sistema nacional d educación y no hay solución a su problema. Se trata de una joven objetora de conciencia que ahora, en Cuba no puede estudiar. 
¡En Cuba el mañana en una utopía! 
Por: Misionero Lucas IMM.*  
La verdad siempre sale a la luz, aunque algunas veces tarda, o es ayudada por otros a salir. No hace mucho leí en la prensa el discurso del Presidente de la Republica donde hacía alusión al caso de una hermana (ojalá y no sea un fantasma) la cual fue separada de su trabajo por tener creencias religiosas, en este caso evangélicas, y del mal trato que sufrió y las fragantes violaciones de los derechos Constitucionales y humanos que fue objeto por culpa de personas que según el “no han cambiado su mente”; pero déjeme decirles que como diría un viejo amigo, en uno de sus adagios : “de esos Marcos Pérez hay muchos en Buena vista”. 
Como es el caso, que hoy volvemos a denunciar en este espacio de la Joven Claudia. Su situación ya fue definida, fue expulsada de la Escuela, las promesas de ayuda se quedaron en el aire, volaron a la nada; algo típico en la politiquería que ofrecen los funcionarios entrenados de las Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista cubano.  
Ahora lo cierto es, que la madre de Claudia; en gestiones desesperadas por resolver el problema de su hija, ha realizado diligencias personales y ¿cuál es la respuesta?: “tranquila que esto se ha convertido en algo político” ¿político? ¡Por Dios! ; la opresión religiosa, las violaciones, los desmanes constitucionales, eso es un problema social y político, no la denuncia a lo mal hecho, el justo reclamo de justicia y respeto a la opinión y la libre determinación. Lo cierto es que la niña ahora, no puede comenzar a estudiar ya que fue sacada de la Escuela, no puede comenzar el Preuniversitario porque es para continúan, no puede ingresar a la facultad Obrero Campesina, porque no tiene edad, los Politécnicos no la aceptan, por no ser continuante y la Federación de Mujeres cubanas no le da amparo por ser menor de 18 años. 
Que paradójica en la vida, en el país que más habla de protección ha dejado, violando lo que se establece a una joven sin brindarle la debida protección y violando los más elementales derechos, declarados en el pacto de San José, la convención de los Derechos Humanos, y la propia Constitución de esta Republica donde se determina la protección de esta. Tengo algunas preguntas y desearía que alguien las respondiera, ¿Cuantas Claudia hay en Cuba? ¿quién le pone el cascabel al Gato? 
Lo cierto es que hasta hoy, nada ha solucionado el problema de la niña y se aproxima la fecha de comienzo de las clases. este año espero ver en el noticiero de la televisión cubana que el curso ha comenzado y que aunque todos se incorporaron a las aulas, una joven cubana quedo desamparada, por problemas religiosos. 
* Laico evangélico, colabora para el Blog Religión en Revolución desde Cuba 
Información relacionada:

1 comentario:

Armienne dijo...

Todo lo que se diga sobre el castrismo es poco.