agosto 16, 2011

Por sus frutos los conoceréis.

Teniendo conocimiento de los hechos que están sucediendo en las iglesias cristianas, no debo quedarme quieto sin escribir algo al respecto, ya que un día para gloria del Señor y bien a mi alma, entregué mi vida a Él, de lo cual no me arrepiento. Pero, lamentablemente en la viña del Señor existen malos obreros y falsos pastores. No es mi costumbre hacer juicios, pues no tengo esa facultad que solo le corresponde a Dios, que a través de su palabra juzga todas las obras, en especial, las que analizaremos a continuación.
El pastor metodista Yordi Alberto Toranzo, ha sido castigado y acosado por la jerarquía de la Iglesia Metodista en Cuba, especialmente por el obispo Ricardo Pereira Díaz. Ahora, ¿Qué fue lo que motivo la expulsión del pastor por el obispo?, la verdad, no fue que el siervo del Señor se negara a ser trasladado a otro templo, sino su visita al opositor y premio Sajarov Guillermo Fariñas cuando este se encontraba en una de sus huelgas.
¿Acaso no estaba el pastor cumpliendo la voluntad de Jesús visitando al afligido como está escrito en Isaías? (cap.58: 6, 7); si alguien no obró conformé las Sagradas Escrituras fue el obispo Pereira, quien tiene mucho que perder, en primer lugar su posición como líder nacional del metodismo en Cuba; lo segundo,  poder seguir viajando el mundo entero con el beneplácito y ¨bendición¨, si se puede usar esa palabra cuando se trata de las autoridades religiosas que tienen sus oficinas en el Comité Central, conociendo el obispo que la verdad, es “al Cesar lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” Mt 22:21- sabiendo los que somos entendidos en las Escrituras, de los cuales el obispo es uno de ellos, del antagonismo existente entre el Reino de Dios y los reinos de este mundo y en tercer lugar, el visto bueno del departamento de la Seguridad del Estado,  (a través de sus obligaciones, posiblemente la primera sea meter sus manos en todo) .
Ahora viene a mi mente, unas de las enseñanzas del Apóstol Pablo en la primera epístola a los Corintios (cap.6: 1) donde dejó una gran lección de cómo los asuntos de la iglesia se resuelven en el seno de la misma entre los hermanos, sin necesidad de acudir a los pecadores e injustos, ¿Acaso el Señor no tiene el poder de cambiar las cerraduras si el pastor en realidad estaba en desobediencia? Por supuesto que hablo en parábola. La palabra muestra una gran verdad, el pastor Pereira cedió a las presiones gubernamentales, olvidándose que las enseñanzas bíblicas nos muestran, que Dios no nos ha dado espíritu de cobardía, sino de amor, poder y dominio propio. También dicen las escrituras en (Mt 10:28), “No temas a los que matan el cuerpo, más teme a aquel que puede echar tu alma y cuerpo en el infierno.” además en (Prov. 1:7) Nos dice que “el principio de la sabiduría es el temor a Jehová.” Todo indica que esta prueba no la pasó, quien posiblemente la haya aprobado y continúe en la agenda de Dios sea el pastor Yordi Toranzo. 
¿En qué parte de la Biblia aparece escrito que las enseñanzas del Maestro de Maestros tienen que canalizar, con el ministerio de justicia y el partido comunista? ¡Horror! con lo único que tienen que canalizar las Sagradas escrituras es con nuestros testimonios. Recuerde que cuando Jesús se encontraba frente al gobernador Pilatos para ser crucificado y éste le dijo, “a mí no me respondes yo que tengo poder para salvarte y condenarte” (juan 19:10,11) el Señor le contestó, “ningún poder tienes sobre mi sino te fuere dado de Arriba.”
Las Enseñanzas también nos dejan ver que la Palabra es espada de dos filos, a los pecadores los corta, para los hijos que guardan sus mandamientos les es de gran bendición; pero ojo, debemos de saber usarla muy bien, porque podemos cortarnos con ella. Tenemos que tener cuidado no nos convirtamos en falsos maestros, o en aquellos pastores de los cuales escribió el profeta Jeremías en los (cap.23:1, 3:15) que “lejos de apacentar a las ovejas las dispersaban.” Los pastores saben que tienen que dar cuenta al Señor por el rebaño, a Yordi, EL lo puso a su cuidado y el reverendo Pereira no lo apacentó, pero siempre que nos arrepintamos con sinceridad de nuestros pecados alcanzaremos su misericordia, es necesario dar frutos dignos de arrepentimiento, (parafraseando las citas) sabemos que “por nuestros frutos el Señor nos conocerá” (Mt 7:15, 20)
*Periodista independiente, se desempeña también como bibliotecario y es bachiller en Teológica. Reside en Cuba.

1 comentario:

Armienne dijo...

DEsafortunadamente, el Sr. Pereira no es el único que ha traicionado a Cristo vendiendo su alma al gobierno. Hay muchos otros, como la jerarquía de la iglesia Episcopal que también han preferido la tranquilidad de una vida sin problemas bajo la tutela del gobierno que los riesgos que entrañan el proclamar la Palabra de Dios.