agosto 30, 2011

La caída de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, mal presagio para las autoridades religiosas y políticas de Cuba.

Esta información es interesante, la caída de la Patrona de Cuba, ha sido interpretada como un mal augurio. Esta es la información.
La Habana, 24 de agosto del 2011._ Producto del fenómeno del sincretismo religioso descrito de forma magistral por Fernando Ortiz, Lidia Cabrera y otros estudiosos del tema, la católica y Santísima Virgen de la Caridad del Cobre, sincretizada en el panteón yoruba como Ochún y patrona de Cuba, ha experimentado una apropiación popular que la distingue más allá de foráneas sacralizaciones y procesos canónicos papales, apostólicos y romanos.
El pueblo de Cuba distingue a la santísima Virgen de la Caridad del Cobre, en un apelativo familiar e intimista, como Cachita. Para Cuba, ella es Cachita y por encima de Cachita, nada. Entonces y a pesar de que los medios al servicio del gobierno no dijeron cosa alguna, se conoció que la procesión itinerante de la Virgen llevada a cabo para festejar su aparición hace 400 años en la Bahía de Nipe y que llegó al Occidente de la Isla, registró un accidente que para consagrados a estos temas esotéricos, viene cargado con los más aciagos presagios.
El accidente ocurrió el 31 de julio en un pequeño poblado al este de La Habana. La imagen sagrada cayó hacia adelante en plena misa, a partir de un error de selección sobre el lugar en que debió estar asentada. Como no hubo información en los medios oficiales sobre el incidente, este se conoció a partir de los mecanismos irregulares del rumor. Estos de forma regular asumen las necesidades naturales de información, en ausencia de compromisos formales para la satisfacción de estas necesidades, para los cubanos dentro de Cuba.
El hecho tuvo una amplia resonancia entre babalaos, santeros, espiritistas, agnósticos y otros consagrados al tema de lo milagroso dentro de Cuba. Todos los consultados para la redacción de este trabajo coinciden en que se trata de un presagio fatídico para las autoridades, tanto las políticas como las eclesiásticas.
“¡Cachita se cansó de que esta gente haga sufrir tanto a sus hijos!” –dice una añosa santera de Centro Habana. Un babalao de Lawton afirma que la santa cansada de tanto descaro, comenzó a reír. -¡Tú no tiene idea de que cosa es que Ochún se presente riendo y sonando sus pulsos! ¡Esto se jodió ya! Para una importante parte de los cultores de Regla de Ocha y en su decir, “¡Cachita está alborotá!”.
Aunque algunas entre las agencias de prensa extranjera se han referido al incidente, este viaja a través de la Isla conducido entre los senderos oficiosos, aunque siempre eficaces del rumor. A pesar de la exhortación hecha por el presidente designado Raúl Castro, para que la prensa oficial informe. En medio de sus aprensiones y temores, la prensa oficial aún espera ser autorizada para hacerlo.