octubre 27, 2010

En Cuba, creyentes y no creyentes que no comulguen con la ideología oficial no estudian en la Universidad.

Siempre existieron limitaciones para que los creyentes o “religiosos” no estudiaran algunas carreras universitarias e incluso alguna especialidad médica (ej. Psiquiatría). Ni pensar estudiar Ciencias políticas (diplomacia), Ciencias Sociales y Periodismo; en algún momento también se limitó la carrera de Psicología. Aquí les dejo esta nota:
UNIVERSIDAD SOLO PARA REVOLUCIONARIOS
Por: Rev. José Carlos Pérez .
El pasado día 6 de septiembre pude valuar la entrevista televisiva de la revista de la mañana al señor Miguel Díaz Canel, Ministro de Educación Superior y miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba.
El señor Canel manifestó el programa de trabajo académico de la institución universitaria. Expresó los nuevos retos para la formación integral de los estudiantes del nivel superior. Un mayor rigor académico y exigencias en el nivel preparatorio serán metas a alcanzar, a diferencias de los años predecesores.
De lo expuesto por el ministro me preocupa su declaración de que LA UNIVERSIDAD ES PARA LOS REVOLUCIONARIOS. Dicha afirmación trae a la memoria los años de mi juventud y adolescencia cuando los jóvenes éramos investigados con la intención de saber nuestros arraigos religiosos, o si pertenecíamos o no al Comité de Defensa de la Revolución “C.D.R” cuando se optaba por alguna carrera tecnológica, Universitaria o trabajo secular. Décadas de los 8O's.
Me recuerda las clases de Historia Antigua donde aprendimos acerca de las diferentes clases sociales en las distintas épocas y países.
Los privilegios que podían ostentar las clases explotadoras burguesas a diferencias de la clase explotada, donde eran obligados a trabajar duramente por una ínfima paga para sustentar a su familia.
La afirmación del Ministro excluye o discrimina a personas que no profesan el dogma ideológico político que sustenta el gobierno cubano.
Me disgusta que mis hijos y los de muchos creyentes y no creyentes que no simpatizamos con la ideología revolucionaria no puedan aspirar a los estudios superiores o carreras universitarias. Estoy seguro que su confesión no concuerda para nada con la Declaración Universal de los Derechos Humanos que Cuba ha firmado. Así como el artículo 43 de la Constitución vigente de la República de Cuba donde reza:
El Estado consagra el derecho conquistado por la Revolución de que los ciudadanos, sin distinción de raza, color de la piel, sexo, creencias religiosas, origen nacional y cualquier otra lesiva a la dignidad humana:
-disfrutan de la enseñanza en todas las instituciones docentes del país, desde la escuela primaria hasta las universidades que son las mismas para todos.”
Muchos creyentes y no creyentes que no simpatizan con el proyecto socialista sufrirán de esta medida, obligados a recurrir a la emigración como recurso de vida o al fraude. Numerosos jóvenes serán forzados a fingir su verdadera ideología, credo, a cambio de estudiar una carrera universitaria.
Todas las instituciones religiosas de la Isla deberían orar fervientemente a Dios afín de que exista igualdad de oportunidades para todos los cubanos y pedir a las autoridades cubanas que respeten la Constitución de la República de Cuba y derechos Individuales del hombre.