marzo 10, 2006

Restricciones a la vida religiosa en Cuba. Denuncia EEUU.




Por: Enrique López Oliva.
La Habana,Cuba, Marzo 9, 2006.
El Departamento de Estado de los Estados Unidos, en el reporte anual sobre los Derechos Humanos, difundido esta semana, expresa que "el gobierno cubano continúa restringiendo la libertad religiosa" y denuncia que el Ministerio del Interior toma medidas "de control y monitorea las instituciones religiosas, mediante vigilancia, infiltración y acosamiento a los profesionales religiosos y a los practicantes".
El informe, en la sección sobre libertad religiosa, destaca también que "oficiales de la Seguridad del Estado visitan a sacerdotes y pastores antes de significativos eventos religiosos". Agrega que aunque no hay una preferencia oficial en Cuba hacia una religión o iglesia, "el gobierno aparentemente es más tolerante hacia las iglesias que mantienen estrechas relaciones con el estado por intermedio del Consejo de Iglesias de Cuba, que apoya las políticas gubernamentales".
Iglesia demolida en Alamar, Cuba
La difusión del informe coincide con la celebración, esta semana, de la 42 Asamblea General del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) en el Centro de Convenciones del Hospital "Frank País", situado en las afueras de la capital, y que se inauguró con la asistencia de sólo 176 delegados de iglesias y movimientos ecuménicos miembros. Se informó en la Asamblea que muchos delegados no han podido asistir por dificultades con el transporte.
La reverenda Rhode González, de la Iglesia Cristiana Pentecostal, primera mujer y primera persona negra en ocupar la presidencia del CIC, manifestó en el acto inaugural que "muchas veces la Iglesia en su caminar ha perdido el rumbo en relación al tema del poder".
En la Asamblea se reformará la Constitución y el Reglamento del Consejo atendiendo a indicaciones y sugerencias del Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia de Cuba, en el que las organizaciones religiosas deben estar inscritas para poder desarrollar con normalidad sus actividades.

Miembros de una Iglesia pentecostal en Alamar, Cuba
se reunen en el lugar donde estuvo su iglesia demolida
Hasta la fecha unas doscientas congregaciones no han logrado su inscripción. Subsiste un conflicto entre las autoridades gubernamentales y algunas iglesias evangélicas, principalmente de origen pentecostal o neo-pentecostal, por el funcionamiento de varios centenares de "casas-culto", establecidas en viviendas particulares, por recientes regulaciones al respecto emitidas por el Ministerio de Justicia, que limitan los lugares donde esas casas pueden establecerse.
El gobierno, con raras excepciones, agrega el Departamento de Estado, prohíbe la construcción de nuevas iglesias, y ha forzado a algunas congregaciones con gran crecimiento de fieles a buscar acogerse en hogares privados". Informa que el 18 de febrero último una congregación pentecostal en La Habana rechazó una orden gubernamental de demoler un templo construido en un lugar no autorizado; el tempo fue posteriormente demolido por agentes policiales. Fotografías de lo ocurrido, tomadas por un miembro de esa congregación, fueron divulgadas fuera de Cuba, mientras la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba se negó a comentar el hecho.
El informe señala que sólo pueden importar literatura y otro material religioso las instituciones registradas y pueden distribuirlas sólo las oficialmente autorizadas para ello. Además no se permite el acceso a Internet "a representantes de las iglesias", indica el Departamento de Estado.
Nota del Editor: Las fotos a las que se refiere el autor del artículo aparecieron en este Blog, y fueron vistas por cientos de lectores. Nuevamente incluimos las fotos de la demolición de la Iglesia en Alamar. El pro-gubernamental Consejo de Iglesias de Cuba en aquella ocasión guardó como era de esperar un silencio cómplice. (Nota del Editor del Blog)