enero 03, 2014

Una denuncia por discriminación religiosa, relacionada con la propiedad de un pastor del Movimiento apostólico en Cuba.

Caso de Discriminación Religiosa Documentado Oficialmente,
en la Ciudad de Guáimaro, CUBA.

Queda oficialmente registrada la discriminación religiosa en Cuba, en la Resolución No. 579/13 de la Dirección Municipal de Vivienda de Guáimaro, firmada por su director Municipal Héctor Hernández Ladrón de Guevara, como un acuerdo de toda la Administración; “dada en Guáimaro a los 27 días del mes de noviembre de 2013”.
 Por años, El Licenciado Luis Yoel Balbuena Pérez y su esposa Maday González Espinosa (pastores desde 1999 y en la Ciudad de Guáimaro desde 2004) han sido víctimas de la más vil persecución religiosa por parte de las autoridades, el PCC, la Seguridad, los CDR, Vivienda y otros organismos y funcionarios estatales, por el “gran delito” de creer en Dios y ser pastores de una congregación de creyentes que se reúnen actualmente en su vivienda, radicada en Calle 10 #18 e/7ma y 15. Reparto Sandino. Guáimaro, Camagüey, Cuba.
El Pastor Luis Yoel asegura tener la prueba documental de la DISCRIMINACIÒN RELIGIOSA, y sentimientos segregacionistas en Cuba. Su vecino Vicente Hernández, con ayuda del presidente del comité violan su cerca perimetral y corren un poste de la cerca unos 50 cm apoderándose de parte del terreno de los pastores para construir un techo colocando un Riel de línea como nuevo poste y horcón. Su amparo legal radica en que la casa de Vicente es usada por la Seguridad del Estado como puesto de mando en contra de la Iglesia y el apoyo absoluto e incondicional del Presidente del Comité que juntos han seguido soldando y fortaleciendo la estructura a pesar de estar en espera del trámite legal de reclamación. 50 cm en una cerca de 32 metros de longitud representan 16m2 de superficie.
 Los pastores hicieron la reclamación oficial dándole la oportunidad a Vivienda de demostrar su justicia e imparcialidad (con fotos, medidas y pruebas indubitables de la violación contra su derecho de propiedad). Tanto en la oficina de trámite como en la comisión que hizo las averiguaciones y mediciones primó la mediocridad, la falta de profesionalidad, la ineptitud para hacer las mediciones y los sentimientos anticristianos, discriminatorios y de apoyo a priori al agente Vicente, en lugar del respeto al derecho y a la legalidad. “Todos los religiosos son iguales” es una frase despectiva que comúnmente Luis Yoel ha escuchado entre los funcionarios que también han desatendido las quejas y trámites de otros pastores de la Ciudad.

 La Dirección de Vivienda, al dictar su Resolución no pudo ocultar sus prejuicios religiosos segregacionistas y discriminatorios, y su intención de dejarlos bien claro como una advertencia a todos los cristianos y pastores. En el segundo Por Cuanto hace referencia explícita a que Luis Yoel y Maday son “Pastores en Guáimaro” lo cual no tiene que ver con la reclamación, pero nunca especifica el oficio de Vicente o a qué se dedica, quizás para no delatarlo o para ocultar los posibles favores mutuos.
 En el quinto Por Cuanto son múltiples las mentiras y justificaciones a las acciones vandálicas contra los pastores: afirman que “… ambas viviendas están perfectamente delimitadas por una cerca bien firme conformada con postes y alambres incluyendo raíles, la cual según testigos entrevistados, tiene más de 20 años…”. La cerca nunca ha estado bien delimitada en la mitad frontal, y el vecino colocó un raíl de línea (en septiembre/2013) unos 50 cm adentro creando desviaciones en la cerca (ayudado por el Presidente del Comité); este por cuanto trata de justificarle a su protegido el mal uso del riel de línea lo cual está penalizado, diciendo que tiene más de 20 años, y obvia que es un horcón de una Acción Constructiva nueva sin permiso (fotos de marzo 2012 testifican que ese riel y esa construcción desproporcional nunca antes estuvieron ahí). La Dirección de Vivienda usa cuando le conviene los comentarios o “chismes”, (o los inventa) pues no hay prueba legal documentada ni testifical que pueda demostrar que antes de los pastores alguien más vivió en ese terreno pero precisamente la reclamación está dirigida a respetar la cerca de más de 20 años que el Vecino junto al Comité violaron impunemente.
Este Por Cuanto, hace un énfasis marcado en que la decisión está condicionada por motivos de Religión: “… en la comunidad los promoventes son considerados como personas que practican cierta religión que afecta la tranquilidad del vecindario; por lo que en base a lo anterior expuesto esta administración considera prudente …”. El mismo presidente del CDR que amenazó de muerte a la pastora y que apoya al vecino en su delito acusa de afectar la tranquilidad, ¡es risorio! Termina el Por Cuanto con una contradicción, pues lo que ha existido por años no se parece en nada a lo que este vecino hizo y es evidente por las fotos, las medidas, la lógica, el sentido común y por el testimonio de vecinos que mantienen muy buenas relaciones con los pastores y no así con este agente que tiene problemas también con su vecina del lado derecho, y es frío y apático en sus relaciones sociales común en los sujetos de doble personalidad.
 Esta Resolución contradictoriamente y de manera ambigua resuelve:
 “Primero: Declarar CON LUGAR la reclamación establecida por los Sres. Luis Yoel Balbuena Pérez y Maday González Espinosa, y en consecuencia fijar las medidas y linderos del terreno correspondiente a su vivienda…”. Este Resuelvo reconoce las razones de los pastores pero establece las medidas arbitrariamente en lugar de hacerlo con justicia y equidad. No habrá apelación porque no hay en Cuba un contrario que ejerza fuerza legal ni que defienda los derechos legales, constitucionales, o individuales de un PASTOR  por el hecho de tener una creencia religiosa desligada a la del gobierno.
 También el 2 de diciembre se le entrega a la Pastora Maday una notificación donde dice: “Declaramos su queja CON RAZON, EN PARTE”. Aunque justifica solapadamente al vecino y descaradamente a los funcionarios que mal midieron y mal procedieron. Teniendo en cuenta que la única manera en que a un pastor se le dé la razón es cuando el caso trasciende a niveles internacionales, se puede asegurar que la parte de razón que los pastores tienen en este caso es del 99,99 por ciento. 
 Se adjuntan documentos y fotos partes de este proceso.
 Tienen toda libertad de divulgarlas o publicarlas pues ya se había expresado la intención de hacerlo y ahora se vuelve un compromiso moral.
 Con toda sinceridad, deseando que Dios les bendiga y guarde de la discriminación, el acoso, la persecución y las violaciones a sus derechos y libertades por sus creencias religiosas, en Cuba o el Mundo,
Pastor Lic. Luis Yoel Balbuena Pérez
Ministerio Apostólico Solución y Milagro.
Calle 10 # 18 e/ 7ma y 15, Rpto. Sandino. Guáimaro, Camagüey. CUBA.
Cel. (53) 5 341 1525.   Email: pastorluisyoel@gmail.com