abril 22, 2012

¿Quién nos enseñó a estar contentos con las migajas?

Por: Apóstol Bernardo de Quesada Salomón.*
-¡Buenísimo lo del chasco con el Viejito del Vaticano!-
Durante unos 40 años no se hizo, pero desde hace algunos años a los evangélicos se les comenzó en Cuba a dar uno que otro Cine, o sala techada, para que en algún momento de “Navidad” o “Semana Santa” se diera alguna única actividad.
Quiero decir que fui parte de esto, y soy el primero que me arrepiento en polvo y ceniza. Cuando se nos daban estas migajas nos parecía como si el cielo mismo se nos estuviera abriendo, y hasta danzábamos de alegría (…).
Estas cosas le han pasado a la Iglesia por conformistas y cobardes, pues hemos aceptado las migajas, cuando Dios lo que nos quiere dar es la panadería.
En estos tipos de “autorizaciones” no se podía predicar propiamente hablando, y mucho menos hacer llamado a salvación, u orar por los enfermos o endemoniados (…). A uno de los últimos que fui en la sala techada Rafael Fortún, en Camagüey, los que “tomaron parte” solo hicieron los ademanes de doblaje, ya que el programa completo estaba editado en audio (había sido requisado por los órganos secretos, claro está, empleando a ministros que por chantaje son colaboradores del sistema). Y allí, delante de 12 ó 14 mil personas estaban los hermanos del programa haciendo pantomimas, y nosotros los del público muy orondo en las gradas “gozándonos” con un libreto ya editado.
Vergüenza nos debía de dar, que a los ateos y todos aquellos practicantes de credos no cristianos -ahora su religión es camuflajada de cultura afrocubana- y son autorizados por el Ministerio de Cultura para que le canten a yemayá, changó, a los demonios, y a todo cuanto se parezca; a estos, sí les entregan cualquier sitio durante todo el año, como lo será la próxima “fiesta del fuego” en Santiago de Cuba. 
Una historia no muy vieja, la llamada “Celebración Evangélica Cubana” de 1999 fue la mayor muestra de desfachatez, hipocresía y humillación, donde a ninguno de los predicadores se le permitió hacer llamado de salvación a aquellos que lo necesitaban. Para estos simulacros llegaron millonadas que fue a quedarse en los bolsillos del Consejo de Iglesias de Cuba y de sus compinches del gobierno.
Parafraseo a Edmum Burke: “El problema de la Iglesia de Cuba no es la acción de los comunistas, católicos, y demás pseudoevangélicos, sino, el silencio de la iglesia genuina”.
No quiero ser letal, pero noto hasta escritores evangélicos de este propio blog –que de hecho es una página para que cada cual opine le que cree, y mis congratulaciones por la valentía de su editor- que todavía los noto esquivando en ser frontales.
Considero algunos aspectos acerca de la visita del señor Benedicto XVI y de la Religión Católico Cubana:
·         Los beneficios que trajo la visita de Benedicto para Cuba son menos que migajas.
·         ¿Por qué razón este señor se pone a decir en su visita a México, que “el modelo marxista ya no funciona en Cuba”?: ¡es de cobardes hablar desde lejos!
·         De la Religión Católica –pues no me da el deseo de llamarle Iglesia a esta organización hechicera- no se puede esperar jamás nada bueno, o es que acaso la gente no lee de la historia que estos siempre se han aliado a las clases en el poder: “los Cruzados” fueron los católicos respaldados por el sistema político medieval; “la Santa Inquisición” fue ejecutada por los católicos para una supuesta garantía en contra de los “herejes” pero desde una perspectiva Estatal, etc.
·         Estos señores de la élite católica, llámese Jaime Ortega, monseñor García,  y toda su directiva, al igual que ocurre con la gran mayoría de los directivos de las principales organizaciones evangélicos, han sido penetrado por la seguridad, y los pobres están comprometidos hasta los tuétanos con sus detractores, por lo que a estos no les conviene “buscarse problemas” ellos con lo que tienen terminan. Problemas se buscaron los Agustín Roman y los 131 que fueron expulsados como perros en un barco con una triste colchita como equipaje para España en 1961; problemas se buscó ese campeón de la osadía Enriques Pérez Serantes, que vio antes que nadie que esto era comunismo y anti Dios (…).
·         No esperen nada de los Católicos: y me alegro que todos hayan quedado tan boquiabiertos incluyendo los “disidentes de Cuba” “los locutores de Miami” y hasta los “evangélicos” que permanecen con miopía espiritual, pues el hombre es el único ser que tropieza o es engañado dos veces de la misma manera.
·         ¿Cómo Benedicto va a hablar de apertura y libertades?: señores lectores nadie puede dar lo que no tiene. Este que vino de Roma es un viejo cobarde y comprometido, ¿con quién? Es que acaso no saben que en el Vaticano se esconde toda una maquinaria infernal de control que tipifica el papa negro. Lo que hay detrás es el verdadero Vaticano, no es este  que llegó a la Isla. ¡O es que no saben que el catolicismo es la asimilación prefecta de los  antiguos poderes paganos y babilónicos, nutridos con el poder imperial romano, siendo uno de sus primeros artífices Constantino desde el 313! Estas mezclas espúreas castró para siempre a la Iglesia Única de su sabia bíblica y se erigió el Catolicismo Romano en nombre del Cristianismo como la Religión del Estado.
·         ¿Quién no sabe que la gran mayoría de los hombres que luego pretendieron destruir los principios bíblicos fueron formados por la Religión Católica?: entre los sistemas que han contribuido más al ateísmo en el mundo está el “Cristianismo Católico”:
1.     Marx: de padres judíos se convirtió al Cristianismo Católico cuando solo tenía siete años. Tal vez no por gusto dijo bien dicho, que la religión –la católica- es el opio de los pueblos.
2.     Voltaire: el afamado ateo, fue de 1704 a 1710 un brillante alumno de los jesuitas en el colegio católico Louis le Grand.
3.     Ernesto Renán: celebre racionalista anti Dios, estudio durante 14 años en diferentes seminarios católicos.
4.     Stalin: este engendro del infierno fue durante su juventud un seminarista católico.
6.     Eusebio Leal y muchos otros socarrones como él, son “católicos”.
Dice el profeta Jeremías 17:5 “maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová”. Pues bien: maldito el cubano que confía en lo que pueden hacer por la nación el papa hechicero y el señor Ortega comprometido.
No seamos microcéfalos, y aunque no creo en Semana Santa y Navidad el 25 de diciembre, -los cuales también son un invento católico/pagano-; pero cubanos y evangélicos, no cantemos victorias por haberse legalizado estas dos migajitas por la visita de los dos viejitos de Roma. Si siguen pensando así entonces pidan por adelantado a uno de los hijos de Raúl que se está preparando como su sucesor, para que desde ahora le pidan al próximo viejito que nos visitará en una década, a ver si puede autorizar la venta de terrenos para la construcción de templos (…).
¡Nada de eso!, mi nación será muy pronto liberada de la tiranía católico comunista y dejará a los incrédulos abismados de cómo el Dios Eterno lo hizo a su manera y no por migajas de los hombres prepotentes.
*Biólogo de 1983-1992. Impartió Botánica y Microbiología en la Universidad de Victoria de Las Tunas. Apóstol Fundador en el 2003 de la Red de Iglesias y Ministerios Asociados Fuego y Dinámica -MAIFD-. Forma parte de “La Coalición Apostólica de Cuba” (CAC) una Red Nacional de más de 300 Iglesias con unos 25 mil Discípulos. Ha viajado a impartir a varios Eventos Internaciones en 17 países. Pastor en la ciudad de Camagüey, Cuba.

1 comentario:

Puta Armienne dijo...

Excelente. Ha hecho usted un retrato muy fidedigno de la iglesia católica romana.