marzo 08, 2012

¡El Comunismo: una religión!



Fidel en reunión el 2 de abril de 1990, con 74 líderes evangélicos dijo: “Tú dijiste una cosa, lo de la escolástica, dogma, como se puede llamar también, yo a veces me he preguntado si en ocasiones hemos convertido al marxismo en una religión, lo peor de una religión, y cuando lo digo delante de ustedes no lo estoy diciendo en el menor sentido peyorativo para las cosas de la religión (…) lo hemos convertido, podemos decir esto, en una creencia dogmática, por eso de que le hemos dado cierto carácter religioso, si lo hace una creencia es una religión, no es una ciencia política, no es una doctrina política…” (Luis Báez, Así es Fidel: pp. 465-466).
Realmente el Comunismo, es mucho más que un simple partido, el comunismo es una religión, y sus fundadores manifiestan haber tenido contactos con mensajeros demoníacos que le transmitieron doctrinas que luego pusieron en práctica. Al respecto se recomienda profundizar en el libro del pastor rumano Richard Wurmbrand, “El Marx desconocido”.
Se de la historia de la iglesia verdadera, y de lo que ha tenido que sufrir, pues hay un dogma religioso, aunque no bíblico, que reza, que si no tienes mis exactos puntos doctrinales entonces eres enemigo, y te persigo y tres puntos. Pero en cuanto al comunismo, veamos: si piensas políticamente diferente eres rechazado. Las cuentas se arreglan de una manera feroz e intolerante. Es erróneo y sin valor todo lo que no está de acuerdo con las doctrinas marxistas. En 1920, Bertrand Russell, filósofo británico había advertido: “El Bolcheviquismo no es una doctrina política; es también una religión con dogmas minuciosos y escriturales inspirados. Cuando Lenin desea demostrar alguna proposición, lo hace, si es posible citando textos de Marx y Engels…”. (Milovan Djilas, La Nueva Clase: p. 148).
En el sistema comunista el ciudadano vive oprimido por los continuos tormentos de su conciencia. Teme constantemente que en algún momento tendrá que demostrar que no es enemigo del socialismo, así como en la edad media, un hombre tenía que mostrar constantemente que no era enemigo de la religión católica. El sistema escolar y toda la actividad social llevan a este tipo de conducta. Desde el nacimiento hasta la muerta, un hombre está asediado por la ideología comunista. Han tratado de congelar los impulsos intelectuales dados por Dios a cada ser humano, ¡como si las ideas individuales fueran cizañas! Donde todas las organizaciones del gobierno, desde la educación hasta los que son tus vecinos, se convierten en sumos sacerdotes del papa comunista.

En el sistema comunista se persigue y se tiene por sospechosa a todas las personas creadoras. La tiranía sobre la mente es la más completa y brutal de las tiranías. El pensamiento es la fuerza más creadora, descubre lo nuevo (…). Los hombres no pueden vivir ni producir si no piensan o contemplan, no está en la idea del Creador que el hombre permanezca en un vacío pensante. Es la peor clase de castigo obligar a los hombres a no pensar como lo hacen, o a expresar ideas que no son suyas. Como escribió este autor: “La historia perdonará a los comunistas mucha cosas (…) pero el monopolio exclusivo del pensamiento con el propósito de defender descaradamente sus mezquinos intereses, clavará a los comunistas a una cruz de vergüenza en la historia” (Milovan Djilas: op. cit., p.169).

Es una buena conclusión saber, que el comunista adsorbe todo: el 1ro es el poder, 2do la propiedad, y el 3ro, la ideología (¡y para colmo, dentro de esta no solo el hombre, sino hasta su propia mente!). Por eso fue que en Cuba, en 1968, en la llamada Ofensiva Revolucionaria, intervinieron a 55 mil pequeños establecimientos privados que quedaban –timbiriches- y que hasta el día de hoy jamás ha vuelto la productividad que antes se tenía; pues la “propiedad socialista” no ha podido suplir lo que es capaz de hacer la individualidad creadora de todo ser humano.
Es por ello que enseño que el peor enemigo del comunismo es enfrentar a la Iglesia, claro está, no una iglesia cobarducha y manipulada, sino una que cree y confía lo que nos dejó nuestro Señor: “toda potestad el Señor nos ha dado en el cielo y en la tierra (…) Ninguna arma hecha contra la Iglesia será efectiva”. 
La iglesia genuina no tiene una religión que a decir verdad es el opio de los pueblos, sino una relación personal de los hijos de Dios con él.
Una Iglesia así tiene inmunidad y todo dardo de fuego contra ella le revota al mismo que osa atacarla (…).
¿No les ha resultado sospechoso que todo sistema opresor a lo largo de la historia cada vez que llega al poder el primer objeto de su manoseo es la Iglesia y sus líderes? Lo hace porque está tratando de anular su poderío, no físico, sino de carácter espiritual. ¿O creen que Jesús dijo por deporte que “las puertas -los consejos, las trampas-, del infierno no podrán hacer nada contra la iglesia de revelación?
El comunismo es una potestad o influencia diabólica que impera desde las regiones de cautividad para apresar a las mentes. No es Estados Unidos,  las armas, o el dinero; lo que lo derrota; sino, una Iglesia metida con Dios y decretando en lucha espiritual estratégica la caída de los principados y potestades que en el mundo espiritual sirve de cordón umbilical a los hombrecitos que en el mundo visible se han encumbrado.
Cuando usted dice abajo tal cosa, eso crea en el mundo espiritual una resonancia que es capaz de quebrar lo que decreta. Por ello es que los sistema comunistas le dan tanto valor a las consignas y a los vivas. La gente no lo relaciona, pero los estrategas de Dios si tenemos buena memoria: cuando el primer clásico de pelota, estando jugando Cuba en Puerto Rico alguien puso un simple cartelito “abajo Fidel” y esto desencadenó tal terror aquí, que al otro día ya estaban creando todo una inversión monumental para levantar la tribuna de las banderas” frente a la Oficina de Intereses en la Habana.
Los sacerdotes del mal saben que estas acciones de consignas apuntalan en el mundo espiritual la fuerza que nutre el mundo físico que vemos. Es por eso que sabemos que el soporte que ha mantenido erguido esta ideología religiosa que es el comunismo lo que le quedan son hebras de hilo, y su caída esta delante de nuestras narices.
¿Y cómo será?
Termino diciendo como dije una vez en una entrevista en una de mis visitas internacionales en la década del 2000: “la forma en que Dios actuará en Cuba para poner fin a este drama será tan brillante, que dejará a todo el mundo con la boca abierta (…) ¡Para que al final la gloria no sea de Miami, el Vaticano, o Madrid; sino solamente de ÉL!
¡En días veremos la mano de Dios en Cuba!
"SI QUIERES VER LAS COSAS QUE NUNCA HAS VISTO, HAZ LAS COSAS QUE NUNCA HAS HECHO"
* Líder del Movimiento Apostólico Fuego y Dinámica en Cuba y de la Coalición apostólica. Es Licenciado en Ciencias biológicas. Reside en la provincia de Camagüey, Cuba.

2 comentarios:

Armienne dijo...

El comunismo es una relgión satánica que condena a las personas a una servidumbre total y las condena a la hoguera no solo por sus acciones o pensamientos independientes sino ante la sospecha de que puedan pensar diferente.

Carlos Rafael dijo...

El comunismo es un arma del Infierno, que pronto sera destruida, y derribada por Jesucristo y la Iglesia, porque en la cruz se dio una Victoria.