septiembre 28, 2011

¿Qué hay con los fieles encerrados en un Templo Pentecostal en La Habana?

Dos artículos que analizan la situación de los fieles que se encuentran encerrados en el Templo Fuente de Vida en La Habana desde hace más de un mes ,ocupan la atención de este Blog. Se trata de un artículo que aparece en el periódico Primavera digital, del periodista independiente Luis Cino que se pregunta: ¿Waco en La Habana? , en tanto que hoy aparece en el Nuevo Herald un artículo de Dora Amador que toma nota de algunas opiniones que el propio hijo del Pastor Herrera le ha trasmitido y que merecen ser tenidas en Cuenta porque este se ha erigido en vocero de los que ahora participan en un prolongado retiro espiritual que ha sido motivo de atención en los medios, el artículo se titula: La Fe de los encerrados. Veamos algunos fragmentos de ambos artículo para que ustedes puedan sacar sus conclusiones.
….., el atrincheramiento en el templo pentecostal de la esquina de Infanta y Santa Martha, no deja de ser preocupante por muchas razones. Está rodeado por muchas incógnitas y contradicciones, no se sabe sus verdaderos propósitos, a quiénes beneficia de un modo u otro ni cómo terminará. Desde sus inicios, ha habido todo tipo de rumores. Muchos de ellos, especialmente los que insistentemente corrieron en los primeros días, los más absurdos, parecían haber sido oficialmente echados a rodar, para enajenarles a los religiosos el favor de la población y justificar una eventual intervención policial. Se decía que un pastor tenía como rehenes a sus fieles, que esperaban un apocalíptico tsunami del que sólo se salvarían los congregados en el templo, y más recientemente, que los religiosos exigían un avión para irse del país.
Pero luego del comunicado oficial, se ha insistido en que es un retiro espiritual, que dentro del templo hay suficiente agua y comida, que las embarazadas reciben atención médica y que a los niños les están impartiendo clases. No obstante, mientras el reverendo Raúl Suárez abogaba por una ley que regule la actividad religiosa en Cuba –que seguramente encantará al gobierno que sirve-, una declaración del comité ejecutivo de la Iglesia Evangélica Pentecostal Asamblea de Dios responsabiliza “de estos acontecimientos sin precedentes y de sus consecuencias” al pastor Herrera.
Y concluye Cino diciendo: través de sus plegarias, estos pastores suelen lograr la exaltación de sus fieles, generalmente de bajo nivel cultural, hasta niveles de paroxismo. Algo que no deben dejar de tener en cuenta el MININT y la Oficina de Asuntos Religiosos (es sabido que el Consejo de Iglesias no cuenta) si es que se deciden a tomar cartas en el asunto del templo “Fuente de Vida”. Por lo pronto, sus miembros han advertido que están listos para la glorificación y a morir por Jesús”.
En tanto que Dora Amador ( foto a la derecha) en su artículo escribe y sirve de portavoz casual de los ‘encerrados” cuando dice:
Es la primera vez que converso largamente con un cristiano de formación teológica y espiritual pentecostal. Estoy impresionada con la fe de William Herrera al hablar de los fenómenos que dice están por suceder verdaderamente catastróficos en Cuba. Quiero compartir con los lectores lo que me ha dicho el vocero de los 62 cristianos que se hayan encerrados, todos por su propia voluntad, “escuchando y obedeciendo la Palabra de Dios” desde el 21 de agosto en el templo Fuente de Vida, en las calles Infanta y Santa Marta, en Centro Habana. Por lo pronto esto es lo que nos han dejado saber con convicción absoluta:
Ellos son los elegidos, la única Iglesia que sigue a Cristo, fundador de una Iglesia que se desvió del plan de Dios al dividirse en tantas denominaciones y doctrinas. Y porque pertenecen a la verdadera Iglesia serán salvados. Dios tiene un plan para Cuba: Cuba va a ser cambiada por el poder de Dios, va a darle fin a las obras del demonio que se ha apoderado de la nación. Este acontecimiento va a ser tan grande que va a estremecer al mundo, vendrán personas de todas partes de la tierra a darle gloria a Dios en Cuba. Esa es la Palabra de Dios, que según William Herrera han escuchado. Ellos se están santificando por medio de la oración, la alabanza, los estudios, y purificándose para ese momento, aunque ya se encuentran preparados y serán salvos. Dios les ha comunicado que habrá enfermedades terribles y mortales que serán estrenadas en Cuba, epidemias que llevarán a la muerte a muchas personas. No saben cuándo exactamente será, pero sí que sucederá pronto.
Le pregunto que cuál es su oración, qué le piden a Dios.
Estamos en una batalla espiritual… y todos los días nos están bajando guías a seguir. Lo que le pedimos a Dios es que se levante a favor de esta nación, que peleen él y su ejército contra esta nación a favor nuestro, que se haga su obra, que Cuba te vea, que Cuba te conozca. Esa es nuestra oración”.
Le pregunté a William si caería el gobierno como parte de esa “catástrofe”. Y si no era catástrofe suficiente que estuvieran en el poder los mismos gobernantes casi 53 años.
“Dios pone y quita gobernantes, este gobierno, para esta hora que estamos viviendo, ha sido puesto por Dios para que sea parte de ese plan en el que se le glorificará a Dios en estos tiempos. Así se dará cumplimiento de la Palabra de Dios”.
En esto punto Amador tercia en el asunto de si la devoción y oraciones de estos cristianos se inclinan a pedir la sustitución o desaparición de los gobernantes y esto es lo que la autora “decodifica
¿Qué quiere decir esto? ¿Descodifico lo que ellos creen y no dicen? Me atrevo: El régimen cubano es demoníaco, pero así como Jesús no luchó contra las barbaridades de Roma, ellos, los pentecostales del templo Fuente de Vida, no luchan contra los “reyes ni imperios temporales”. Sin embargo, la caída del castrismo ateo y satánico le demostrará al mundo que el poder de Dios fue más fuerte, que Jesús los salvará a ellos, los elegidos que han rechazado todas las obras del Maligno diseminada en toda la nación.
Nota del Editor: Tan complejo como siempre el escenario de la religión en la Isla; el retiro-encierro de estos creyentes ha generado en el gobierno un miedo enfermizo que se expresa en su desproporcionada reacción y posterior ninguneo. Los creyentes pro castristas se rasgan las vestiduras y se erigen en los únicos que pueden interpretar el mensaje salvífico, pero eso si hay que hacer una ley de cultos. El resto de los creyentes descalifican a estos del encierro como fanáticos y el pueblo sigue a la espera de un milagro, venga de donde venga que dé al traste con un sistema demoniaco en el sentido pleno de la palabra, porque cosa de Lucifer es eso de imponer una dictadura por más de medio siglo.

1 comentario:

Puti Armienne dijo...

Lo mejor para Cuba sería que se hiciera cierta la plegaria y termine el verdadero tsunami que la viene destruyendo a lo largo de medio siglo.