junio 12, 2006

Crece descontento ante actitud de la Iglesia Católica en Cuba.


¿Ha perdido Pedro Meurice la pelea frente al Cardenal Ortega?

Se dice que el descontento de muchos fieles ante la actitud muy pasiva de la jerarquía de la Iglesia Católica cubana frente al régimen de Fidel Castro ha crecido en los últimos meses, según apuntan fuentes que solicitaron el anonimato.

El mayor medidor de tal estado de cosas radicaría en el alto número de misivas que han estado recibiendo varios obispos y sacerdotes en todo el país.

Uno de los principales argumentos sostiene que en los últimos meses han viajado a la Isla varios cardenales y altos dignatarios del Vaticano, con alguna cobertura por parte de los medios oficiales, sin que ninguno haya alzado la voz para criticar el progresivo deterioro de los derechos humanos y las libertades fundamentales aquí dentro, incluyendo la imposibilidad de que la Iglesia realice normalmente sus funciones esenciales y tenga acceso a los medios.

"Es como si (la Iglesia) hubiera bajado bandera" y se hubiera plegado al escepticismo reinante hoy ante el futuro tan incierto de este país, dijo un asistente a misa en el templo de San Juan de Letrán, en La Habana.

Otros afirman que algunos obispos han preferido callar o desentenderse de la situación ante la posibilidad de utilizar esporádicamente los medios estatales para divulgar mensajes de carácter religioso especialmente autorizados por el gobierno, en ocasión de celebraciones puntuales como la Navidad y la Semana Santa, tal como ocurrió en las provincias de Granma y Holguín a propósito de esta última fecha. Los obispos de ambas diócesis (Dionisio García y Emilio Aranguren) leyeron una alocución en las emisoras de esos territorios.

Ello también equivaldría, acotan, a un repliegue importante, que incluye sustituir las polémicas y arbitrarias expulsiones de sacerdotes incómodos para el régimen por el otorgamiento de becas en el extranjero, en el mejor de los casos, o la salida en total silencio y sin protestas.

"Cuando mejor parece que están las relaciones entre Iglesia y Estado, Fidel Castro envió a Esteban Lazo a condecorar en acto público a varios pastores protestantes por su apoyo al régimen, esa fue una señal inequívoca hacia la jerarquía católica", señaló un joven sacerdote habanero, quien agregó: "Es como si Meurice hubiera perdido la pelea frente al Cardenal Ortega", en alusión a la tendencia menos contemplativa dentro de la Iglesia frente al régimen, encabezada por el arzobispo de Santiago de Cuba, Pedro Meurice, contrapuesta a la visión mucho más moderada del Cardenal Jaime Ortega.

Recientemente, los obispos cubanos sostuvieron un encuentro con Fidel Castro en ocasión de cumplirse 70 años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre el Vaticano y Cuba.

Fuente: Baracutey Cubano. 2006-06-10

2 comentarios:

R.F dijo...

¡Muy interesante! Pero me preocupa que todo el mundo clasifique a todos los evangélicos en la misma categoría que "los líderes protestantes condecorados". Usted y yo sabemos que no todos están en esa misma categoría, pero el católico descontento no lo sabrá.

http://cubacatolica.galeon.com dijo...

Hay de todo en ambas ramas del cristianismo aunque por tendencia histórica los evangélicos cubanos en general han apoyado bastante al dictador si comparamos con la I. Católica.
En el caso del cardenl Ortega su postura es bastante ambigua y poco clara.
Cuba necesita de cristianos auténticos y comprometidos con la realidad social.