mayo 05, 2006

Experiencias de misionero en cárceles cubanas.



Por: Jaime Leygonier. *
La Habana, Cuba - abril 2006 - El sacerdote católico Gérard Campagna, misionero canadiense, se refiere, en su obra autobiográfica "Mis campos de concentración. Experiencias vividas en las Filipinas y en Cuba", a la que probablemente fue la última confesión a un condenado a muerte tolerada por las autoridades cubanas.
Durante la ocupación japonesa de las Filipinas, el padre Campagna sufrió prisión en varios campos de concentración. Llegó a Cuba unos meses antes del triunfo de Fidel Castro, y afirma que toda Cuba es un campo de concentración, de ahí el título de su libro.
El padre Campagna fue párroco de la parroquia de San Pedro, en Matanzas, y uno de los curas expulsados de Cuba en el vapor Covadonga en 1961. Nunca más regresó a Cuba.
Relata el padre Campagna que unos días después de su nombramiento como párroco en San Pedro recibió una noche la visita de un abogado que le pidió ir a las oficinas de la Seguridad del Estado para asistir a un condenado a muerte.

El abogado le dijo que se trataba de Antonino Pou, un joven de 25 años que había sido condenado esa tarde, sin posibilidad de apelación, y que sería fusilado esa misma noche. Un capitán del G2 había autorizado que un sacerdote lo visitara 20 minutos.

Sigue contando el padre Campagna que cuando llegó a la celda el joven condenado le había parecido muy fatigado y excitado, y que se quejó de que su mamá y su familia parecían haberlo olvidado. Aunque el joven parecía no escucharlo, el padre le dijo que tenían poco tiempo y comenzó a recitar el Padrenuestro. Al segundo, el joven se le unió.
Después de la confesión y la comunión, el joven le dijo que se sentía más fuerte y que incluso estaba listo para perdonar a quienes le iban a quitar la vida. Le entregó entonces su reloj y su sortija del colegio de los jesuitas y le pidió que permaneciera junto a él hasta el último momento.
El padre relata que cuando fue a pedir autorización para cumplir el deseo del condenado, el oficial lo apostrofó duramente: "! Tú, fuera!", cuenta que le gritó.
Según el padre Campagna, cuando los familiares de Antonino fueron al cementerio de Matanzas los sepultureros les dijeron que el día anterior habían enterrado al muchacho. Se encontraban preparando otra fosa, y cuando les preguntaron para quién era, los trabajadores les dijeron que era para otro alzado que sería juzgado esa tarde.
El padre Campagna cree que su visita a Antonino fue la última confesión católica permitida a un condenado a muerte, costumbre que se mantuvo al principio de la revolución.
* Periodista independiente cubano. (La foto de la izquierda).
Foto de la derecha. Un sacerdote proveyendo asistencia espiritual a un condenado a muerte por fusilamiento en la Cuba de los 60’s.