septiembre 20, 2014

Hostigamiento en Cuba a la familia de Pastor Alejandro Hernández Cepero, su esposa es citada por agente de la Seguridad del Estado.

UNA VEZ MÁS…
Una vez más, el pasado viernes 12 de septiembre, se personó en mi vivienda quien dijera llamarse Amaury y asegura ser oficial de la Contra Inteligencia Cubana, Seguridad del Estado.
En ninguna de las tres ocasiones se ha identificado formal y oficialmente, mediante el correspondiente documento acreditativo de su instancia. La citación era para el sábado 13 de septiembre a las 11:00 am en la 4ta Unidad dela PNR cita en Infanta y Manglar. La citación no posee cuño oficial.
Esta ocasión es cumplimiento de su promesa de acoso y cito: te voy a poner el dedo y te va a ir mal, te voy a citar cada vez que yo quiera y entienda y que me voy a encargar de que tu mente cambie su forma de pensar y piense en lo que tiene que pensar”.
No sólo me va a poner el dedo a mí, a mi familia también porque, esta citación fue para mi esposa que, por encontrarse enferma, la vez anterior no pudo acceder a sus caprichos de: “para eso somos la autoridad, “yo voy a volver a citar a mi esposa  para ver si ella va a venir o no”.
Citacion a Otmara Aragon, esposa del Pastor Alejandro Hernandez 
Mi esposa no ha hecho comentario alguno al respecto, temo por ella y por mí mismo, además, mi suegro es Hipertenso ¿quién se responsabilizará con una subida de presión y sus consecuencias causado producto del acoso y la intimidación de que somos objeto por parte de este agente y la policía política del régimen?
Lo cierto es que, de una manera u otra persiste el acoso, la persecución y la intimidación contra mi persona y mi familia por, el sólo hecho de intentar demostrar que soy un ser humano: ejercer mi derecho a pensar y hablar sin hipocresía.
Este, es un derecho inalienable para todo ser humano, derecho que aunque fue anteriormente firmado por Cuba, no ha sido ratificado por el gobierno de mi país, mostrando así, un real desinterés en reincorporarse, a pesar que desde junio del 2009 se levantaron las sanciones de la OEA -impuestas a principios de la década de los ´60 del pasado siglo- para que pudiera solicitar su retorno a este organismo interamericano que siempre ha rechazado.
 Violar impunemente los derechos más elementales de un ser humano es, a todas luces un motivo de preocupación universal porque, si un gobierno no es capaz de respetar los derechos de sus gobernados, es de hecho, habilidoso de cualquier otra cosa y, recordemos que hace poco más de un año, envió 240 toneladas métricas de armamento enmascaradas en 220 000 quintales de azúcar a Corea del Norte, violando así, el embargo global de armas que la Organización de Naciones Unidas impuso en el 2006 a Pyongyang por su plan nuclear.
Ruego a la opinión pública internacional que, de alguna manera interceda a favor de aquellos que, con decoro y dignidad defendemos nuestros derechos de aquellos que nos mutilan en vida, en Cuba existe un grupo hermoso de hombres y mujeres sinceros aún, donde no crecen las palmas que, somos humillados, acosados, intimidados, amenazados, golpeados, encarcelados y “accidentados -valga la redundancia- accidentalmente.”
En nombre de ellos, sus familias y el mío propio –incluyendo a mi familia-, por favor, ¡ayúdennos!

*Pastor y evangelista; ha desempeñado sus funciones como misionero en la denominación, Liga Evangélica de Cuba. Reside en La Habana y sus colaboraciones aparecen en la red de temas cubanos.