marzo 17, 2013

El ardid del catolicismo con el militarismo en Cuba.

 “Las Fuerzas Armadas Revolucionaria (FAR) serán el pivote de una apertura política en Cuba, debido a su implicación con la vida nacional y ser “la institución más fuerte, cohesionada y profesional del actual sistema´´ -sostuvo este lunes una revista católica.
Las FAR “no están directamente comprometidas con vejaciones, goza del respeto de muchos ciudadanos, es nacionalista y se siente –según tengo entendido- muy comprometida con el desarrollo armónico de la nación´´- afirmó Roberto Veiga, editor de la revista Espacio Laical.
“Las FAR como gran conglomerado militar-económico-político (debió invertir los términos: político-militar-económico) será una pieza clave en el futuro de Cuba.” -señaló por su parte Lenier González, otro de los editores de Espacio Laical”. (AFP, 4 de marzo de 2013)
Son inadmisibles estas declaraciones abiertas de un gobierno militar para seguir sosteniendo el poder. Las FAR  sí están comprometidas en las vejaciones. Se dice que tanta culpa debe el que aguanta la pata como el que mata la vaca. Su  ideología Marxista –Leninista-Estalinista los obliga a cumplir con el poder y no con los intereses de la nación, por tanto no son nacionalistas sino fidelistas, castrista, comunistas.
Como se aclara fue nacida en 1959 del Ejército Rebelde de Fidel Castro, fueron dirigidas desde su fundación hasta el 2008 por el actual presidente Raúl Castro (que cedió el cargo para tomar el superior) y sus generales tienen una importante presencia en el Buró Político del Partido Comunista (7 de cada 15 miembros), el  Consejo de Estado y el Consejo  de ministros.
“También tienen amplia participación en la economía, fundamentalmente en el turismo (hoteles, marina y las líneas aéreas), tiendas de divisa, la producción agropecuaria y  en las  obras de ampliación del puerto del Mariel”. (AFP, 4 de marzo de 2013)
Con esta afirmación, ¿Quién se atreve a negar que este sistema sea una dictadura militar?
Es muy cierto, los generales son los dueños. Precisamente en eso radica la fuerza del castrismo, en haber acomodado los militares para controlar al pueblo mediante la fuerza, pero desde la PNR hasta las milicias están controladas por los órganos de la inteligencia, seguridad del estado y el MININT y  cumplen las órdenes de estas tres entidades.
Un general de las FAR es un simple soldado delante de un general del MININT. Las FAR son el brazo armado del poder. ¿De dónde salió el MIG y el piloto que derribo las dos avionetas de los Hermanos al Rescate?
“Llegado este momento (de una apertura política), las FAR deberán saldar la tensión entre mantener un poder descomunal para sí, que usurparía el poder político civil que debe regir una república, o en su defecto facilitar la reforma de la institucionalidad republicana mediante un diálogo nacional ampliado, en una esfera pública lo suficientemente abierta e inclusiva´´ -señalo Gonzales. (AFP, 4 de marzo de 2013)
Preguntaría a González. ¿Cuándo es el momento y que ha hecho hasta ahora las FAR? ¿Facilitar la reforma institucional o permitir y apoyar  la usurpación del quehacer político civil que debe regir una república?
¿Qué poder que no sea descomunal y a la vez represente una tiránica dictadura han mantenido los militares durante el transcurso de la historia?
¿Será que este preámbulo editorial de la revista católica anuncia con sutileza la pretensión de algún  negocio de la Iglesia Católica con los militares para llevarse su buena tajada de lo que le han quitado al pueblo, como ha demostrado la historia con otros sanguinarios poderes? Estaría diciéndoles abiertamente: actúen no nos vamos a oponer.
¿Es cristiana la iglesia Católica o Imperial? Recordemos quiénes apresaron a Cristo, quién libero a Barrabas y ordenó la crucifixión aparentemente cumpliendo el deseo popular. Todos fueron militares. Un soldado romano  le dio a beber vinagre y le hirió en el costado.
Un ejército sin poder económico y bajo el control total de los poderes civiles resulta un ideal que hemos de conseguir. No obstante, ahora el bienestar de la nación reclama que mantenga una relativa autonomía y cierta autosuficiencia económica, así como influjo social´´ -dijo Veiga. (AFP, 4 de marzo de 2013)
Afianzamiento del control militar como un paso hacia la instauración de un régimen de libertad, derecho y justicia, con la esperanza de que  medio siglo después repartan sus riquezas entre los pobres. La misma afirmación de Fidel Castro 53 años atrás.
Un militar piensa con el arma, razona con la violencia y gobierna con el miedo. Un estado de justicia derecho y libertad no necesita ejércitos, ni guerra, ni armas. Basta del poder en manos militares.
Uno de los flagelos más deprimentes de la sociedad y el que más ha debilitado el sistema ha sido la corrupción. Las prebendas, comodidades y  privilegios repartidos dentro de las FAR han impedido en algo su expansión. Sin embargo cuando se  descubre es a gran escala a pesar de que solo un militar bien respaldado se atrevería a declarar en contra de otro militar.
El ardid del Catolicismo con el Militarismo en la Isla parece estarce procesando hace algún tiempo.  Días atrás pude ver en una foto periodística los militares con sus trajes rindiendo culto dentro de una iglesia como un batallón de combate.
Quizás pronto la sotana sea sustituida por el vestuario militar y se visualice a qué grado militar corresponde el  de Cardenal.