agosto 17, 2011

Defensores de derechos L.G.T.B y Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) concuerdan en primera boda gay.


La Habana, Cuba, 14 de Agosto 2011.- Una reciente organización no gubernamental defensora de los derechos L.G.T.B. (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) reclamaron su legalidad y reconocimiento ante el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) y las autoridades políticas, quienes observaron con tolerancia el primer "paseo" (marcha pacífica orgullo gay) por el Prado habanero el 28 de junio.
Ambas organizaciones CENESEX - institución gubernamental - y el Observatorio de los Derechos L.G. T. B.- no aceptada legalmente, proyectan los mismos propósitos a favor de la comunidad gay en Cuba. Situación que me motiva a escribir dada la paralela concordancia moral y filosófica de ambas organizaciones, pero con disparidad política.
He leído con expectativa las noticias llegadas a mis manos acerca del polémico tema. Hasta la fecha solo he encontrado eso, noticias; no he visto criticas o comentarios discrepantes por parte de heterosexuales y religiosos como cuando el CENESEX conjuntamente con el Consejo de Iglesias de Cuba celebraron un culto que promovió el homosexualismo como estilo de vida, en el Pabellón Cuba el 15 de marzo del 2010.
Al parecer el comportamiento gay se esta institucionalizando como lo fue el consumo de marihuana u otras drogas en algunos lugares de Norteamérica y Holanda. Ambas prácticas no dignifican al ser humano, sino que distorsionan y degradan la imagen de Dios en ellos y en ello.
No censuro a ninguna persona homosexual en particular, sino la práctica y filosofía. Todos los seres humanos experimentamos éxitos y fracasos, poseemos virtudes y defectos, muchas veces gestados desde la niñez y juventud, "heredados" de nuestros progenitores.
Todos somos pecadores y sobre Todos sale el mismo Sol cada día, sin distinción (Mateo 5: 44 - 45).
Desapruebo que la sociedad odie y maltrate a persona alguna por sostener prácticas homosexuales y de igual modo que se exhiba esta práctica con orgullo, como si fuera buena y natural. Pero lo más peligroso recae en la imposición de este mensaje distorsionado a las generaciones presentes y futuras, en cualquier parte del mundo.
En Cuba la T.V. exhibe una telenovela llamada "Bajo el mismo Sol, casa de cristal" ( foto arriba a la izquierda)  de excelente reparto artístico y buena dosis de realidad social. También es noticia (solo para los que en Cuba visitan Internet, la comunidad gay habanera y el resto de los terrícolas fuera de la Isla) la primera boda gay en Cuba entre un transexual (hombre transformado quirúrgicamente en mujer) y otro hombre homosexual.
Esta boda celebrada el 13 de agosto inició oportunidades para la comunidad homosexual de Cuba antes de que el Partido Comunista, según anunció la doctora Mariela Castro, estudie el asunto en enero del 2012.
Este "matrimonio" entre dos personas masculinas - cromosomas XY - u otros del género femenino- cromosomas XX - es argumento más que suficiente para detener toda justificación de la llamada orientación sexual. ¿Qué sociedad están cimentando para el futuro?
Si aceptamos pasivamente como bueno los matrimonios homosexuales, en poco tiempo habrá que echar mano a la inseminación artificial y no habrá niños que adoptar.
Según noticias en Internet, la directora del CENESEX, Mariela Castro, afirmó que "la oposición más fuerte es la de la Iglesia católica que se opone a llamarlo matrimonio" declaración que me motivó a indagar si la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, el Nuncio Apostólico o el cardenal Jaime Ortega se han pronunciado de forma pública y directa sobre el tema.
Me consta que la Iglesia Católica mundial aboga por el orden de la familia tradicional y según católicos practicantes el cardenal Jaime Ortega en una reunión de catequistas comentó que estos matrimonios y la propaganda estatal sobre homosexualidad son temas de la agenda de conversaciones entre la Iglesia y el Gobierno.
También los bautistas occidentales confeccionaron un documento llamado "Posición de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental ante el Programa Nacional de Educación Sexual", documento enviado únicamente a instancias gubernamentales y entregado a los delegados de la 102 Asamblea Anual en febrero del 2011.
El documento surgió por la insistencia desde hace años de varios delegados que demandaban que la Asamblea se pronunciara ante las autoridades contra las propuestas del CENESEX. Este parece un gesto valiente pero de ningún alcance social, pues el Gobierno hará lo que bien le parece.
En todos los sentidos ni la Iglesia Católica ni ninguna protestante se opondrán a los planes del Gobierno que cuenta con la desinformación del pueblo, la capacidad mutilada de opinar y el temor a represalias.
*Pastor de confesión Bautista. Graduado en el 1991. Se ha desempeñado como Pastor en las Iglesias de San Luis (PR), Fomento (SS) y, Cárdenas (MTZ). Licenciado en Estudios Bíblicos por la Facultad Latinoamericana de Estudios Teológicos (FLET).Ha cursado estudios de: Teología Pastoral, Actualización Bíblico-Pastoral, Talleres de Teología Pastoral. Superación Profesoral y de Iglesia y Crecimiento, este último auspiciado por la Alianza Bautista Mundial. Fue excluido como Pastor de la Convención Bautista de Cuba Occidental. Sus trabajos de opinión pueden leerse en el Blog Religión en Revolución. También colabora con la Agencia de Prensa Independiente, Hablemos Press.

1 comentario:

Puti Armienne dijo...

Ha redactado usted un brillante artículo sobre un tema tan controversial como la homosexualidad, atacada o defendida según los criterios de cada cual.
Mi opinión es que cada persona es libre para ejercer su sexualidad de acuerdo a sus preferencias en un ambiente íntimo y sin ostentación.
La práctica de la sexualidad humana debe ser plena y libre.
Aunque soy librepensadora y he ejercido la prostitución de nivel por más de 20 años -ya me he retirado hace un mes-, pienso que la unión homosexual debe ser lícita pero no debe ser llamada matrimonio.
El matrimonio es una institución natural, avalada por Dios y por los hombres, mediante la cual un hombre y una mujer se unen para fundar una familia y procrear.
Conceptualmente no puede aplicarse el término "matrimonio" a una unión homosexual a no ser que quiera desvirtuarse completamente la belleza que encierra el concepto.