septiembre 29, 2010

Las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP) en Cuba.

Por: Abel Mirabal.
A las UMAP no fueron solamente homosexuales, muchos hombres de fe fueron llevados allí, con independencia de la denominación, por ellos no vale de nada hacerse responsable, no basta.
Dice Jehová a Laodicea (la séptima Iglesia): Revelación de Juan 3:19. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. Les recomiendo leer todo el mensaje.
De esta forma queda para mí una duda: ¿Qué fue lo bendecido? La Historia me absolverá, capitulo XII Pág. 103, Imprenta Nacional de Cuba 1961.
Os voy a referir una historia. Había una vez una Republica. Tenía su Constitución, sus leyes, sus libertades; Presidente, Congreso, Tribunales; todo el mundo podía reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad. El gobierno no satisfacía al pueblo pero el pueblo podía cambiarlo y ya sólo faltaban unos días para hacerlo. Existía una opinión pública respetada y acatada y todos los problemas de interés colectivo eran discutidos libremente. Había partidos políticos, horas doctrinales de radio, programas polémicos de televisión, actos públicos y en el pueblo palpitaba el entusiasmo.”(Fin de la cita textual)
Más adelante dice que a ese pueblo lo habían engañado muchas veces, que miraba al pasado con terror y que deseaba un cambio, una mejora, un avance y lo veía cerca.
Toda su esperanza estaba en el futuro. ¡Pobre pueblo!” (Fin de la cita textual)
Que lastima que era un "había una vez". Para niños.
Mateo 19:14 (Marcos 10:14) Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos. Eso nunca existió; y el texto del “cuento infantil” tiene mala fe encerrada, si lo analizan bien no dice donde. Aquellos hombres de Dios clamaban y claman por esa bendición. Hoy Iahvé viene sobre nosotros, preparaos para recibirle, en espíritu y en verdad, con Fe y entendimiento.
Prefiero terminar con algo sorprendente: “A las estatuas de polvo no hay que ponerles el dedo, sino dejarlas caer.” José Martí
Si el Señor es con nosotros ¿quién contra nosotros?
Dios bendiga nuestra República