julio 31, 2009

Los que celebraron y los que no celebraron entre los evangélicos cubanos.

Algunas iglesias, “celebraron” otras que no se pliegan al Consejo de Iglesias de Cuba NO celebraron. Nilton Giese hizo regalos a los dictadores de larga data . Todo parece indicar, según el periodista independiente en este articulo, que son más los que no se sumaron a la celebración que aquellos que si celebraron. Aquí les dejo el artículo que concluye con la segunda parte.
El evangelio oficial (II parte. Final)
Por: Osmar Laffita Rojas.*
LA HABANA, Cuba, julio 2009 – Siguiendo la pauta de lo ocurrido en el décimo aniversario de la celebración evangélica el 27 de julio, en la ceremonia de clausura de la Conferencia por el aniversario 80 del Congreso Hispanoamericano de La Habana, celebrada en el capitalino teatro Astral, Nilton Giese, Secretario General del Consejo Latinoamericano de Iglesias, señaló: “Con el envío de una carta y un cuadro al compañero Fidel, quien tanto ha hecho por los pueblos de la región, y de una Biblia al General de Ejercito Raúl Castro, damos testimonio de nuestro agradecimiento por la culminación feliz del evento”.( Ver foto)
Sería bueno preguntar qué piensan de lo planteado por la pastora presbiteriana Ofelia Ortega y el evangélico brasileño Nilton Giese, los pastores y fieles de las 60 iglesias que no forman parte del CIC, entre ellas la Iglesia Bautista de Occidente, la Liga Evangélica y la Asamblea de Dios, que nunca han pertenecido al CIC. Estas últimas agrupan la mayor cantidad de feligreses en Cuba y las 100 casas de culto que no son reconocidas por el gobierno.
El no reconocimiento de estas iglesias por el gobierno y el CIC, se debe a que muchas de ellas consideran que la Oficina de Asuntos Religiosos del PC manipula y somete a su dictado al Consejo. Aquellas que desean ser reconocidas son rechazadas debido que defienden su carácter carismático independiente. Por su prédica popular, que asocian a la humildad, en su liturgia predomina la música, los cantos, en los que se exalta a Jesús, hijo de Dios, hacen énfasis en la santidad, la pobreza, creen en los milagros y la salvación divina.
El rechazo de cerca de 170 iglesias y casas de culto se debe a que, conscientemente y aplicando una pérfida política de divide y vencerás, la Oficina de Asuntos Religiosos del PC tiene como sus guardianes religiosos más fieles a los Episcopales y Presbiterianos, desentendiéndose del amplio movimiento de iglesias independientes y carismáticas. Con tal proceder, el gobierno logrado crear una gran división en la comunidad evangélica cubana. De esta forma se cumple con la voluntad política de un régimen que siempre ha visto un enemigo en la religión.
Tal parece que a Caridad Diego y a los dirigentes del oficialismo evangélico de Cuba, estas iglesias, no reconocidas a pesar de que agrupan a miles de creyentes, les resultan heréticas y desestabilizadoras, debido a los diseños evangélicos y teológicos que predican. Por ellos, a Raúl Suárez y Manuel Arce les resulta engorroso y quizás anticristiano preguntarle a los gobernantes por qué ocurren estas anormalidades, de las cuales el CIC es también responsable y cómplice.
*Periodista independiente cubano. E-mail: ramsetgandhi@yahoo.com