noviembre 29, 2011

Los miembros de la secta secreta Abakuá, desfilan por La Habana.

Siempre escuchábamos que esta era la sociedad secreta, mas “secreta” que había en Cuba, mostrase no es parte de esta sociedad fraternal y religiosa que vino con los esclavos africanos y se establecido dentro de la sociedad habanera. Se les llama ñáñigos también. Es una sociedad formada por hombres, cuyo secretismo ha trascendido hasta nuestro tiempo, pero en esta información parece que el gobierno permite y ellos aceptan desfilar por El Prado. Aquí la información:
LA HABANA, Cuba, 29 de noviembre del 2011-El domingo 27 a la 1 pm se iniciaron un conjunto de actividades de recordación, por parte de la fraternidad Abakuá. Esa asociación fraternal, a la que el etnógrafo Fernando Ortiz denominó “los masones africanos” llegó a Cuba con la trata de esclavos.
Éste día los miembros de la fraternidad efectuaron un triple homenaje: a los ocho estudiantes de medicina fusilados por el régimen colonial español en 1871, a Mariana Grajales, madre de varios próceres de la independencia de Cuba, fallecida en 1893 y a hermanos de su fraternidad.
En el No. 5 de la Gaceta de Cuba, en 1998, el investigador Tato Quiñones dio a conocer en un artículo de investigación histórica, la acción armada que realizaron, en la víspera del 27 de noviembre de 1871, miembros de la fraternidad Abakúa para impedir que fusilaran a los jóvenes estudiantes de medicina. Los sublevados fueron masacrados por el cuerpo de voluntarios del ejército español.
Sin embargo, no es hasta el 2006 que un grupo de jóvenes independientes, de la Cátedra Haydée Santamaría, pertenecientes a la Red Protagónica Observatorio Crítico, entre otros, decidieron recordar públicamente el hecho protagonizado por los abakuá. Para eso, escogieron el parque de la intercepción de las calles Morro y Colón, sitio aproximado en que cayera uno de los combatientes, y comenzaron así la tradición de honrarlos cada año. Posteriormente se sumaron al homenaje  miembros de la fraternidad abakuá y otras agrupaciones de la sociedad civil.
El gobierno cubano, había permanecido hasta ahora ajeno a la actividad y al hecho histórico. Sólo éste año, declarado por la UNESCO como “El año Internacional de los Afrodescendientes”, se habló por primera vez del hecho histórico en el órgano oficial del partido comunista, el periódico “Granma” del viernes 25 de noviembre, en el artículo “Los caminos encontrados el 27 de noviembre”, del periodista Pedro de la Hoz. También instituciones culturales y docentes se han referido al suceso.
La jornada del domingo se inició en el vestíbulo de la Editora Abril, con una evocación a Andrés Petit, quien en el siglo XIX propicio la entrada de blancos y otras modificaciones en la fraternidad.
A las 3 pm en el parque de las calles Morro y Colón se cantó el Himno Nacional, se hizo un minuto de silencio y se efectuó una acción ritual por los hombres caídos. El actor Jorge Ryan declamó un texto martiano, seguido de interpretaciones de la agrupación musical Chekendeke. También, intervinieron otros participantes en el acto.
El toque de tambores Abakúa inició la procesión, junto con danzantes vestidos con los atributos alegóricos de la fraternidad. El desfile marchó por el Paseo del Prado hasta la Punta y allí se colocó una ofrenda floral en el Monumento a los Estudiantes de Medicina.
La foto es del autor del artículo que aparece en el sitio de Cubanet.
*Ingeniero mecánico. Estudió en el Instituto Técnico Militar José Martí. Bachiller en estudios bíblicos y teológicos.