mayo 17, 2009

Milagro en el poblado de Mota en el oriente cubano.

Las plagas no se gobiernan: Jesús sana la tierra.
Al comienzo de la cosecha de cebolla una plaga afectó con colosal fuerza al poblado de Mota en el municipio Pilón, todo parecía perdido para los campesinos de la localidad pero… Llegó Jesucristo y las cosas cambiaron.
Cuanta tristeza se respiraba en las calles del poblado de Mota, un lugar montañoso donde la agricultura es vital para sus pobladores. La plaga que los campesinos habían apodado plástico estaba acabando con la cosecha. Fue entonces cuando la Iglesia Metodista proclamó un culto donde se estaría orando porque Dios hiciera un milagro a favor de estos agricultores. Asistieron muchos que llevando muestras de su terruño confiaron en El Señor Jesucristo.
Algunos que ya le habían entregado sus sembrados a los animales, luego de este culto volvieron a ponerlo todo en orden esperando el milagro… Y la misericordia de Dios sobreabundó, los que confiaron en el Señor recogieron grandes cosechas, había muchas de hasta 2 libras. Nuestro maravilloso Señor hizo diferencia entre los que confiaron en él y los que no lo hicieron pues hubo campos que fueron librados de la plaga y tenían al lado siembras infectadas de esta plaga dañina. A Dios de la gloria. Aleluya.
Pastor Maikel Eduardo Peláez Martínez. Iglesia Metodista de Mota
Fuente:
IMECU
Fotos de la publicación digital de la Iglesia Metodista de Cuba.