marzo 03, 2008

“Los curas terminan por volver”.

Interpretaciones para el silencio del Pastor.
Por: Miguel Saludes.
Tu eres Pedro; y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; los poderes de la muerte jamás la podrán vencer. (Mateo 16,18).
MIAMI, Florida, marzo 2008 -Cuentan que Carlos Rafael Rodríguez criticó personalmente a Fidel Castro cuando aquel decidió expulsar de Cuba un numeroso grupo de religiosos católicos en 1961. “Los curas terminan por volver” dijo el desaparecido dirigente comunista haciendo ver lo inútil de aquella medida. La Iglesia nunca se marchó de Cuba. Se quedó definitivamente en los pocos sacerdotes y religiosas que de manera callada siguieron haciendo su misión en las peores condiciones. Se mantuvo gracias a esa parte esencial conformada por el Pueblo de Dios, que dieron testimonio de fidelidad en medio de burlas, presiones y críticas. La pequeña simiente exhibió su fuerza de planta raigal cuando la visita de Juan Pablo II.
Es la iglesia que volvimos a ver ante las cámaras de televisión durante la misa celebrada el pasado 22 de febrero en la Plaza de la Catedral de La Habana. Su rostro estaba en la Coral que lleva el nombre del Pontífice querido, en las personas vestidas de hábito que sirven por amor y en miles anónimas que cada día elevan su oración a Dios llenos de fe. Es la Iglesia sencilla de Miralis, Jesús, de la comunidad de Cojímar, del padre Israel, del diácono Margarito y las congregaciones presentes en todos los rincones del país. Esa es la Iglesia de Pedro a la que se refirió en su homilía el Cardenal Tarcisio Bertone.
Para leer todo el artículo hacer CLICK AQUÍ.
Artículos relacionados:
El Cardenal Tarcisio Bertone, ciego, mudo y sordo al clamor del pueblo cubano.
El Cardenal Tarcisio Bertone merece ser crucificado.
Foto montaje: Cuba Democracia y Vida.

1 comentario:

J.J.T.R dijo...

Si me permite un comentario, en el Señor Jesús, sobre las últimas noticias de Cubereligion acerca del secretario de estado del Vatiucano, sabemos que los cristianos debemos ser astutos como serpientes y sencillos como palomas,, en este mundo que aborreció a Nuestro Salvador y lo crucificó.
Me han dicho en México, que Castro Ruz cuando estuvo en México en 1958, asistía a una iglesia metodista de esta capital. Esto me lo ha dicho un pastor muy relacionado con personajes políticos de aquel tiempo.
Y sin embargo, con el tiempo y el ejercicio del poder, el idealista guerrilero de los cincuentas, se convirtió en un enemigo feroz del cristianismo, (simplemente desarrollando la misma semilla del marxismo que ya poseía).
Por lo dicho y debido a que ustedes viven en la Isla y conviven con el régimen comunista de don Fidel, será bueno que aplicaran lo que dice el proverbio: "No hables mal del rey, porque él hará lo que quiere, pues quien le dirá ¿qué haces?" Y también el que dice: la ira del rey es como oso furioso privado de sus cachorros, aconsejándonos evitarla y darle vuelta. así pues pienso que sería provechoso seguir la misma linea editorial anterior, de mesura y cautela, por lo que dicen los proverbios.
gracias, hermano González, oramos por ustedes y la iglesia Cristiana de Cuba.
JJTR