agosto 18, 2019

Se enfrentan en Cuba activistas de la “diversidad sexual” contra payasos evangélicos.

Activistas de la “diversidad sexual” VS Payasos evangelizadores
Por Jaime Leygonier.
La Habana, 18 de agosto, 2019./ La información en “Religión en Revolución”, de una acusación de activistas homosexuales a un grupo de payasos que evangelizan, seria para largar la carcajada por lo ridículo, si no mostrara la idiosincrasia imperante de chivatería y de acudir a “Papá estado totalitario” para que reprima “al otro”.
Y si nuevas informaciones no agregaran que la absurda denuncia fue tomada tan en serio que Artex y otra empresa cancelaron ilegalmente contratos con el grupo, en persecución religiosa a los artistas y dejando sin empleo a dos de ellos, quienes son profesionales.
La información, tomada por ese Blog del sitio Facebook de uno de los firmantes de la denuncia, Yadiel Cepero Madruga, es confusa, falta de datos.
Activista Yadiel lleva denuncia al Partido
Dos activistas de un grupo L.G.T.B. de Matanzas acudieron al “diputado” de la decorativa “Asamblea Nacional del Poder Popular”, pastor Odén Marichall (¿es el Marichall, que sustituyó a Raúl Suárez, como jefe agente de la policía política en el pro-gubernamental Consejo Nacional de Iglesias?)
Y con carta que entregaron el 6 de agosto, junto con un DVD y fotos como evidencias del crimen, para la “Encargada de la Oficina de Atención para los Asuntos Religiosos del Partido Comunista de Cuba” de esa provincia, al Ideólogo (cargo que se ocupa de propaganda y ortodoxia partidista) y para la instancia nacional: Caridad Diego, para quejarse… ¿de qué?
¿De que el Gobierno asfixia y continúa destruyendo la economía? ¿De la corrupción oficial? ¿De la carencia de medicamentos y de médicos? ¿De las malas condiciones de los hospitales donde esos activistas pueden necesitar, de vida o muerte, atención para ellos o para sus seres queridos?
¿De la pésima enseñanza que reciben los niños en las escuelas? ¿De la ineficiencia que impera en todo? ¿De los impuestos extorsivos y agravados por los fraudes de los cobradores e inspectores de los servicios de gas, electricidad, etc.?
¿De las mentiras y ausencia de noticias en la prensa oficial? ¿De que el salario mensual no alcanza para comer una semana y las pensiones por vejez menos? ¿De que los productos del agro se pudren, sin que les bajen los precios y fueron madurados con rociarlos o inyectarles químicos?
Puestos a quejarse de religiosos que delinquen: ¿Se quejaron de los “santeros”[1] ; por el daño a la higiene pública, debido a los animales pútridos y entrañas que arrojan en cualquier esquina? ¿De que el Estado no mueve un dedo contra el negocio de las profanaciones de tumbas que entrega restos a los “paleros” [2] quienes los guardan en sus casas en sus “cazuelas de palo”?
Si son activistas por ·”los derechos ciudadanos”: ¿Se quejaron de que el Partido tenga funcionarios para fiscalizar a las iglesias y religiosos, cuando debe ser un asunto de plena libertad de esas instituciones y personas, mientras no delincan contra la ley común?
Si simpatizan con que impere el comunismo en Cuba: ¿Acudieron al Ideológico provincial para quejarse de que su Partido ya no tiene ideología alguna y cubre su desnudez ideológica con un taparrabos de retazos incoherentes de marxismo, antiyanquismo, patriotismo falso y citas de ambos Castro y de los próceres de la Patria?
O ¿para pedirle como simpatizantes del comunismo en Cuba, que desmientan por calumniosas o castiguen por ciertas las eternas lujosas vacaciones en los cayos del sur y en Europa de los “hijos de papá” de la alta jerarquía del País?
Pues no…con tanto de lo que puede quejarse en Cuba un activista de cualquier causa, su queja es “por el auge del movimiento fundamentalista cristiano”; porque el grupo de payasos “Los Parchís”, del pueblo matancero de Limonar, evangeliza en los parques.
El denunciante, con su firma y la de Yadiel Cepero Madruga, “activista para los derechos de la ciudadanía LGBT”,  es Yoelkis Torres Tápanes, nada menos que “Coordinador general de AfroAtenAs, Red Comunitaria Humanidad por la Diversidad del CENESEX, título que parece tener que ver con los afro-descendientes, además de con los homosexuales.
(Aclaro que existe un gusto cubano por crear nombres de organizaciones y cargos rimbombantes y largos, con muchas mayúsculas anti ortográficas  pero decorativas en un rotulo y acumular par de cargos (¿o éste es un solo cargo muy largo?)
Y se supone que ese tipo de grupos tengan alguna relación con oponerse a la discriminación, ¿o la “humanidad” para defender su “diversidad” falta para el resto de la Humanidad y defienden a su grupo y atacan a los demás?
Si los payasos evangelizadores hubieran incitado a discriminar a los homosexuales, lo habrían mencionado los dos denunciantes y no lo hicieron.
Demuestra el caso la deformación que reciben en este clima estas defensas de “derechos de la ciudadanía LGBT”, muy controvertibles en un verdadero “Estado de Derecho”, donde abundan mecanismos legales para discutirlos, y desastrosos bajo el totalitarismo.
¿La falta de los payasos?
Predican una religión que prohíbe como inmoral lo que la princesa Mariela Castro Espín, predica como verdad  científica” a sus utilizados activistas pro-homosexualidad, como directora del Centro de Educación Sexual, que creó para ella su papá, el General.
La Ley de Dios, dice que practicar la homosexualidad es pecado y que quien tenga esa tendencia debe abstenerse; misma abstención de fornicar que manda a los que seguimos los instintos naturales de nuestro sexo.
Luego, estos tristes personajes de la queja al Partido, demuestran la esencia anti sociedad de sus propias peticiones. Siempre oponen sus discutibles “derechos” a los derechos de los demás, particularmente al de los niños a no ser confundidos sobre los sexos.
La queja, parece hija del odio a los cristianos y al Dios que dio al denunciante el sexo que no desea. La maquinaria estatal que los creó demagógicamente, los azuza contra los cristianos, señalándoselos como el enemigo que se opone a la legalización del “matrimonio” homosexual.
Lejos de “construir la diversidad sexual”, se oponen a la diversidad de pensamiento y libertad de expresión y de práctica religiosa.
( “ Diversidad sexual” que no existe, por la sencilla razón de que nacemos hembra o varón y no como “navaja suiza de sexos” y pretender usar nuestro cuerpo para lo que no tiene órganos sexuales es dañino para la salud personal y social; por literalmente antinatural)
Quienes se dedican a este tipo de activismo suelen mostrar un fanatismo intolerante verdaderamente de secta religiosa. Sin descartar en este caso la posibilidad de pueblerinos rencor o envidia personal.
Ya en Argentina, bajo la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, por la oposición de la Iglesia Católica a que se aprobara legalmente el “matrimonio” homosexual, los LGBT atacaron la Catedral de Buenos Aires, durante una misa dominical; un cordón de fieles impidió pacíficamente que entraran al templo.
¿Querrá la Dictadura usar esos métodos ahora, en su política de dividir, amenazar y crear confusión o el Ideólogo partidista y demás burócratas controladores de las iglesias están patidifusos sin saber qué hacerse con la teatral queja?
La sexualidad, como el alcohol, se ejercita en Cuba como evasión de una realidad agobiante. El alcoholismo fue promovido por el Estado en las movilizaciones masivas para las zafras (cosechas) azucareras y las guerras en África.
Ahora promueve la homosexualidad y, sin descontar la demagogia en este caso, ni los alcohólicos ni quienes viven para el sexo serán peligrosos para la Dictadura que los alienta, como mismo los japoneses ocupantes de China fomentaron el consumo de opio.
 ¡Si esos activistas y cada cubano entendieran que su felicidad futura y logro de derechos dependen de no evadirse de la realidad ni buscar soluciones personales o de grupo, sino protestar de lo que vale la pena, a favor de la felicidad general, para devolver nuestra sociedad al curso de la Civilización!
Que las empresas cuyos jefes en pánico por la queja decidieron rescindir los contratos del grupo artístico, en el habitual ataque de pánico a las quejas estalinistas, teman más las consecuencias de su represión por motivos religiosos.
Que los LGBT y los “cuadros del Partido” dejen las payasadas para estos peculiares evangelizadores y los burócratas y la Policía no los persiga, sino que los proteja con guardar el orden, para que no lamentemos una escena de comedia del cine silente:
En el parque, una agresión de travestis contra payasos podría ser risible en el cine y muy triste y sucia en Cuba.



[1] “Santeros” o “Santos” se autodenominan los iniciados en “Santería” o “Regla de Osha”, religión originaria de la actual Nigeria, traída por esclavos africanos que en Cuba la sincretizaron con el catolicismo, atribuyendo a santos católicos la identidad con sus dioses: “orishas”, y asimilando el bautismo y elementos de la liturgia católicos. Para “hacerse santo”: iniciarse, es requisito estar bautizados; es una religión mestiza, muy materialista, centrada en sacrificios de animales para “alimentar” a sus dioses y otras operaciones mágicas para obtener buena suerte, sanarse de enfermedades y librarse de enemigos y “hacerles daño”.
[2] Religión de “Palomonte”, originaria de la costa Calabar, Nigeria. En una cazuela de hierro, en su domicilio, “el palero” pone cráneos humanos, ramas de muchos árboles del monte y hierros, como herraduras y clavos de línea viejos, le hacen sacrificios “alimentan la prenda” , con sangre de animales, y creen que el espíritu de esos muertos “trabajan” mágicamente para ellos, esclavizados…,

agosto 16, 2019

"Herodianos en la Cuba de hoy", 60 años de represión religiosa.

Herodianos en la Cuba de hoy
60 años de represión religiosa
Por: Rev. José Carlos Pérez.
Los Herodianos eran un “partido” político religioso judío que apoyaba la dinastía de Herodes Antipas, quienes tenían influencia de poder y privilegios en los tiempos de Jesús
El autor presenta un análisis del comportamiento religioso cubano durante 60 años de dictadura de Estado, quien asume un control férreo sobre las ONG e instituciones religiosas. Expone la corrupción de líderes e instituciones quienes colaboran con el régimen, cubiertos de una imagen de religiosidad. Se opuso a la introducción de activos miembros del partido comunista en el seno de la iglesia. Sufrió acoso por parte del Gobierno en los lugares donde trabajó. Fue activista de los derechos humanos y periodista independiente en Cuba. Herodianos es también un alerta para los pueblos que asumen el modelo socialista cubano como referencia, pues revela una teología que somete a los creyentes al poder del Estado, anulando el desempeño de los Derechos Humanos.
Acerca del autor:
José Carlos Pérez Hernández (Boyeros, Habana 1968, Cuba) De confesión cristiana bautista. Fue graduado pastor en 1991. Trabajó en diferentes ciudades como San Luis Pinar del Rio, Fomento, Santi Spiritus y Cárdenas, Matanzas. En 2008 finaliza vínculos con la Obra Bautista cubana.
Licenciado en Estudios Bíblicos 2004, Universidad FLET. Estudios de desarrollo humano 2009-10, Universidad de St. La Salle, Cuba. Y Preparación en Periodismo, Centro Internacional de Medios de Comunicación de la Universidad Internacional de Florida Escuela de Periodismo y Comunicación de Masas, FIU 2012.Desde 2007 se vincula con grupos de derechos humanos. Fundador de la iniciativa cívica Consenso Cuba. Periodista independiente colaborador del Centro Información Hablemos Press y otros sitios webs de temas cubanos. Desde el 2013 reside en USA.
El libro: “Herodianos en la Cuba de Hoy”  fue publicado por Alexandria Library Publishing House  entidad dependiente de Amazon- KDP. Puede ser adquirido en la tienda online de Amazon. También puede adquirir el libro en otros mercados  siempre que incluya el título en el buscador de estos.
Haga CLIC AQUÍ para comprar el libro en la Editorial de origen.
También le pedimos que comparta la información sobre el libro en sus páginas de redes sociales como: Facebook, Twitter e Instagram, entre otros. Puede re-enviar esta información por correo electrónico.




agosto 10, 2019

Iglesia bajo el totalitarismo. Paralelo entre la Rusia Soviética y Cuba.


Por: Jaime Leygonier.
La Habana,  de agosto, 2109. / La novela de espionaje “El manifiesto negro”, de Frederick Forsyth, contiene información sobre la sociedad rusa y sus instituciones en la etapa comunista y en su proceso de decadencia y crisis durante su caída y después.
Como los seres humanos y los procesos sociales y métodos de poder son similares en cualquier país, “nada hay nuevo bajo la luz del sol” y “en todas partes cuecen habas”, hay diferencias, pero muchas descripciones se asemejan o coinciden exactamente con la vida en Cuba bajo el mismo sistema totalitario y su crisis.
Y presenta un cuadro de la Iglesia en Rusia, que propongo al lector creyente cubano para que juzgue el “parecido de familia”:
“…/una Iglesia desmoralizada y denigrada intestinamente, perseguida y corrompida desde el exterior.
Lenin, que aborrecía a los curas, comprendió ya en los pri­meros tiempos que el comunismo sólo tenía un rival en el cora­zón y la mente de la enorme masa del campesinado ruso, y deci­dió destruirlo. Empleando una brutalidad y una corrupción sistemáticas, él y sus sucesores casi lo consiguieron. Pero Lenin e incluso Stalin se resistieron a una exterminación completa del clero y la Iglesia, temerosos de provocar una reacción que ni  El Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos, abreviado como NKVD (НКВД, según su acrónimo ruso), habría podido controlar.
Tras los primeros pogroms[1] con la consabida quema de iglesias, robo de tesoros y ahorcamiento de curas, el Politburó trató de acabar con la Iglesia a base de de­sacreditarla. Los aspirantes de mayor inteligencia fueron proscritos de los seminarios, que esta­ban controlados por el NKVD y posteriormente por el Comité para la Seguridad del Estado, o más comúnmente KGB (en ruso KGB). Sólo los estudiantes más aplicados de la periferia soviética —Mol­davia en el oeste, Siberia en el este— eran aceptados. El nivel edu­cativo era bajo y la calidad del clero se fue degradando.
La mayoría de las iglesias fueron cerradas dejando que se derruyeran. Las que quedaban abiertas eran utilizadas básicamen­te por personas de edad avanzada o provecta, es decir, gente ino­fensiva. Los sacerdotes que oficiaban tenían que informar regu­larmente al KGB, convirtiéndose así en informadores contra sus propios feligreses. Una persona joven que solicitase ser bautizada era delatada por el sacerdote a quien se lo pedía. A raíz de eso se quedaría sin su plaza de instituto o una oportunidad de entrar en la universidad, y sus padres serían probablemente desahuciados de su piso.
Prácticamente nada escapaba al control del KGB. La casi totalidad del clero, aun los no directamente implicados, quedó manchada por la sospecha pública. Los defensores de la Iglesia señalaban que la alternativa era la exterminación total y que, por tanto, mantener la Iglesia viva era un factor más importante que todas las humillaciones.
Lo que el manso, tímido y retraído patriarca Alexei II heredó fue un colegio de obispos impregnado de colaboracionismo con el Estado ateo, y un clero pastoral desacreditado entre los fieles. Había excepciones, curas ambulantes sin parroquia que pre­dicaban y eludían el arresto, o no lo lograban y eran enviados a los campos de trabajo. Había ascetas que se retiraban a los mo­nasterios para mantener viva la fe a base de oración y abnegación, pero éstos casi nunca tenían contacto con las masas.
La secuela de la debacle comunista propició un gran renaci­miento que aspiraba a poner la Iglesia y la palabra del Evangelio nuevamente en el centro de las vidas del pueblo ruso, tradicionalmente muy religioso.
En cambio fueron las confesiones nuevas, vigorosas, vibrantes y dispuestas a predicar al pueblo allá donde éste vivía y trabajaba, las que experimentaron la vuelta a la religión. Se multiplicaron los pentecostalistas y llegaron los misioneros americanos —baptistas, mormones, adventistas del Séptimo Día—. La reac­ción de la jefatura ortodoxa rusa fue implorar a Moscú que prohibiera los cultos extranjeros.
Los defensores argumentaban que una profunda reforma de la jerarquía ortodoxa era inviable porque los niveles inferiores eran también escoria. Los sacerdotes procedentes del seminario tenían poco calibre, empleaban el lenguaje arcaico de las Escritu­ras, eran pedantes o excesivamente didácticos en sus sermones y no sabían hablar en público de forma no dogmática. Sus sermo­nes tenían audiencias escasas y muy entradas en años.
La oportunidad perdida fue enorme, pues mientras el mate­rialismo dialéctico había resultado un falso dios y la democracia capitalista no satisfacía al cuerpo, por no hablar del alma, la ape­tencia de comodidades por parte del pueblo era profunda. En vez de enviar a sus mejores predicadores a tareas misioneras, de pro­selitismo y divulgación de la palabra de Dios, decían los críticos, la Iglesia ortodoxa permaneció encerrada en los obispados, mo­nasterios y seminarios esperando al pueblo. Pocos acudieron.”
Algunas citas fueron tomadas del libro “El manifiesto negro “de Frederick Forsyth  en: http://www.librodot.com


[1] Un pogromo (del ruso погром, pogrom: «devastación») consiste en el linchamiento multitudinario, espontáneo o premeditado, de un grupo particular, étnico, religioso u otro, acompañado de la destrucción o el expolio de sus bienes (casas, tiendas, centros religiosos, etcétera).

agosto 08, 2019

Censura, expulsión de actores y vigilancia del Partido Comunista: lo que pide lobby LGBTI cubano contra grupo teatral.

Por Viviana Pérez Rivas.
El Partido Comunista de Cuba (PCC) sucumbió hoy ante la exigencia de dos activistas LGBTI progubernamentales al cancelar el contrato del grupo Los Parchís en la provincia de Matanzas, al este de la isla.
Los lobistas Yadiel Cepero y Yoelkis Torres, entregaron en la mañana del 6 de agosto una carta en la que afirmaban que el grupo teatral infantil desplegaba una “campaña de evangelización” durante sus espectáculos habituales en espacios de las empresas Artex y Palmares en Matanzas.
La misiva iba acompañada con un dossier de imágenes impresas sobre el trabajo de Los Parchís y un DVD con videos y fotos de sus presentaciones, lo cual denota una larga vigilancia sobre el grupo.
Ahora están en la calle
En la oficina del PCC los activistas Cepero y Torres solicitaron ser atendidos por Boris Luis Guerrero, Jefe del Departamento Ideológico del PCC Provincial, quien los recibió en su oficina, según contó Cepero a la agencia de izquierda IPS.
Los ideólogos del Partido Comunista (único legal en la isla) son frecuentemente reconocidos como los principales censores en el país. De manera que la idea de entrevistarse directamente con Guerrero revela la voluntad expresa de censurar”, dijo una fuente de la televisión local que pidió anonimato por represalias en su trabajo.
Aunque el propio Guerrero dijo a los autores que la misiva era mejor dirigirla al departamento de Cultura Provincial, los activistas LGBTI insistieron en que Cuba vive un “auge del movimiento fundamentalista cristiano” y que se habían reunido “con el diputado de la Asamblea Nacional Cuba Oden Marichal”, quien está al frente del oficialista Consejo de Iglesias de Cuba.
Tras la reunión el comisario político comunicó a los activistas “que debían tener ‘confianza plena en el PCC’, que el asunto sería tratado y habría una respuesta”, relató la nota de IPS.
Con la cancelación de los contratos solicitados por los Torres y Cepero “no sólo se vulneran los derechos laborales pactados previamente a través del Centro de la Música Rafael Somavilla, al que pertenecían Los Parchís, sino que además, deja sin empleo a dos de los integrantes del grupo que trabajaban profesionalmente en las artes escénicas”, comentó un funcionario de la Unión de Escritores y Artistas (UNEAC) en Matanzas.
Esto deja en la calle y sin ingresos a las personas que trabajan arduamente en el proyecto”, expresó la fuente, cercana al Centro de la Música. "Yo creo que quienes redactaron la carta no pensaron en las familias y las personas involucradas”.
Omar González, quien lidera el grupo, lleva 33 años trabajando en el Centro de la Música, es un dramaturgo, actor e instructor de arte de prestigio y consagrado al arte”, explicó Norma Aguilera, miembro del colectivo teatral. “Y ahora está en la calle”.
Piden censura
La misiva que exigía la censura del espectáculo de actores evangélicos señaló que el domingo 16 de junio, Día de los Padres, el grupo de payasos Los Parchís comenzó a trabajar en la comunidad de Triunvirato, del municipio matancero Limonar.
Desde entonces se han presentado cada sábado en el centro recreativo “Los Cocos”, de la empresa Artex. El grupo tenía contratos durante el verano para presentarse en los 15 establecimientos de esa empresa propiedad del Estado cubano, en Matanzas.
El grupo tiene como eslogan “Vencedores en Cristo”, y aparece en el pendón que los promociona. Según consta en su perfil de la red social Facebook Los Parchís Cuba se han presentado de la mano de Artex y Palmares, en la calle Narváez, el Complejo Bellamar, el Café Caribe, las Cuevas de Bellamar y la piscina de Brisas del Mar (donde tienen presentación habitual cada sábado a las 2:00pm), en la Cueva de Saturno y el aeropuerto internacional Juan Gualberto Gómez, de Varadero.
Somos el único grupo infantil representado por el Centro, de manera que nos contactan muchas instituciones para presentar actividades para niños”, dijo a ACTUALL Norma Aguilera, del colectivo teatral.
La carta de Cepero y Torres asegura que “cada una de estas presentaciones” son “actos de evangelización”, por el uso de “canciones cristianas, frases y juegos en los que niños y niñas” participan.
El centro Los Cocos es un espacio abierto, gratuito. Los padres pueden optar por ir al espectáculo o no”, refirió la joven artista Norma Aguilera, que estudia en la universidad al igual que otro de los cuatro integrantes de Los Parchís.
Los activistas LGBTI se quejaron en la carta de que en un acto de magia, los payasos “queman un periódico Granma [del Partido Comunista] para luego hacerlo aparecer con la frase ‘Cuba para Cristo’”.
Para los activistas LGBTI son intolerables las “críticas a la realidad económica que vive el país“, que vive cíclicamente crisis de desabastecimiento y cuyo comercio interior en divisas está en manos del conglomerado militar Gaesa.
A juicio de Cepero y Torres, “los hechos son violatorios del artículo 15 de la Constitución de la República de Cuba que establece que el Estado cubano es laico y las instituciones religiosas y asociaciones fraternales están separadas del Estado. Además, violan el artículo 57 de la carta magna que establece el derecho de toda persona a profesar o no creencias religiosas, con el debido respeto a las demás”.
El periodista cubano-americano Leónides Pentón recordó en su cuenta de FB que “Cuba es un Estado laico, no una sociedad laica”, y agregó: “Ahora resulta que, como los indios confundieron al jinete con el caballo, pensando que tanto al jinete como el caballo era un solo animal, también se confunde que el Estado y la sociedad son una misma cosa y por lo tanto, que una fábrica de fideos es una parte constitutiva de lo que es el Estado o que un centro comercial también lo es o, que un centro cultural sea parte indisoluble de lo que es el Estado de una nación.”
Subidos en esa idea, los activistas homosexuales piden que el Estado prohíba, que censure, la participación de los artistas escénicos en actividades recreativas de instituciones que existen en el país. Esos espacios o centros culturales, aunque no sean de propiedad privada, no se pueden confundir con organismos estatales o gubernamentales, porque una cosa es el gobierno y otra cosa es un espacio social”, posteó.
La fuente de la UNEAC recordó que en Cuba la inmensa mayoría de centros recreativos donde pudieran presentarse grupos para niños pertenecen al Estado, “entonces, ¿dónde se pueden presentar profesionalmente Los Parchís? Invocar esos artículos es, a todas luces, una manera de censurar al grupo por la creencia que profesan y expresan en su trabajo”.
¿Una nueva ola contra la cristiandad?
Con muy mala voluntad se pretende impedir que los cristianos ejerzan su derecho a la libertad religiosa, expresar su fe públicamente, y gozar de todas las instituciones existentes en el país. Y esa es una prerrogativa del hecho de ser ciudadano de un país como lo son tantos evangélicos en Cuba”, escribió en FB Leónides Pentón.
La misiva enviada a las autoridades de Matanzas por dos activistas en contra del quehacer de este grupo teatral es un atentado a la libertad religiosa y a la unidad de la nación”, continuó.
El reportero de la Agencia Independiente de Periodismo Continental explicó que no es plausible tratar de dividir al pueblo, “pidiendo que se quiten libertades consustanciales a ciudadanos mientras quienes escriben tal carta gozan de todas las facilidades para realizar actividades en las calles e instituciones oficiales, subvencionadas con dinero del propio Estado vía el Ministerio de Salud Pública”.
El gobierno cubano, a través de la hija del ex dictador Raúl Castro, organiza campañas en las calles para activistas LGBTI y acceden a los medios de comunicación ampliamente. Todo esto es negado a otros grupos sociales como los opositores políticos, el creciente movimiento animalista e incluso las iglesias.
Espero que esta carta no sea el principio de una nueva ola anticristiana como la de los años 60. Ahora sería aún más vergonzosa pues es un sector de la sociedad civil, activistas LGBTI radicalizados como Yaudel Cepero, quienes piden la represión contra quienes son diferentes”, dijo Pentón en referencia a los inicios de la Revolución Cubana, cuando los cristianos tenían prohibido aparecer en medios de comunicación, acceder a cargos o escenarios públicos y optar por ciertas carreras universitarias.
Estos son tiempos de unidad y son tiempos para que se deje a un lado todo tipo de división, porque Cuba es de todos los cubanos y cada uno, con sus diferentes creencias, debe encontrar las facilidades para expresar su fe”, concluyó.
Cepero y Torres acusaron de “supremacista” el mensaje de Los Parchís porque los actores, evangélicos todos, creen que “Cristo es mejor que todos” y lo comparan “con superhéroes y personajes populares”.
La carta solicita supervisión en las “futuras presentaciones y se cancelen las que respondan a labores evangelizadoras o sean irrespetuosas de los derechos de terceras personas. Es necesario, además, notificar de lo ocurrido a la gerencia nacional de la Empresa Extra hotelera Palmares y Artex, para identificar cualquier otro proyecto que en el país pueda tener un comportamiento similar al de Los Parchís”.
Carta que defiende el “proyecto socialista cubano”: de la teoría de la conspiración a la censura
En referencia al casi un cuarto de millón de personas que pertenece a grandes iglesias evangélicas, los activistas LGBTI escribieron en la misiva: “es un movimiento político ultraconservador que disputa el proyecto socialista cubano, en tanto pretende la restauración del capitalismo desde una matriz neoliberal, misógina, patriarcal y desconocedora de los derechos humanos”.
Si asisten a Los Cocos tanto el público como quienes allí trabajan, desde los Djs hasta los directivos, darán una excelente opinión de nuestro trabajo”, afirmó la actriz Nora Aguilera.
La carta insiste en que la presencia de cristianos “en espacios comunitarios ofreciendo sentidos de vida, redes de apoyo, alternativas recreativas y de socialización, así como solventando carencias económicas les facilita crecer en membresía e incidir en espacios de toma de decisión”.
Tanto Cepero como Torres celebran y participan en talleres patrocinados por el Partido Comunista y entidades satélites como el Centro Nacional de Educación Sexual, liderado por Mariela Castro, sobrina del fallecido dictador Fidel Castro. Ambos también se convirtieron en promotores desde las redes sociales de la nueva constitución de 2019 cuyo pilar fundamental era el apotegma “solo en el socialismo y en el comunismo el ser humano alcanza su dignidad plena”.
En el muro de FB de la agencia de prensa IPS, Cepero aseguró: “estamos denunciando los vínculos de trabajo de un grupo de payasos evangélicos con entidades estatales”; a lo que un internauta cuyo comentario fue borrado después contestó: “cuidado con la discriminación por motivos de creencia religiosa; cada quien trabaja con su conciencia, de manera que no puedes censurar a los artistas porque sean creyentes. La satanización del pensamiento divergente es el principio del totalitarismo”.
El profesor de la Universidad de La Habana, Gilberto Conill, hoy residente en Miami, contestó a Cepero en ese mismo post: “los espacios no son estatales son públicos le pertenecen a tod@s. Ellos tienen derecho a evangelizar en espacios públicos, con organización y de acuerdo a la cosa pública. A quien no le guste que no vayan. Más proselitismo que el PCC no ha hecho nadie. Aspiro y anhelo una sociedad donde se garantice la democracia, las libertades, y derechos civiles y políticos, por tanto la libertad religiosa no debe ser una excepción.”
A finales de mayo varios espacios culturales controlados por el Estado y calles de la ciudad de Matanzas, presentaron piezas teatrales, exposiciones fotográficas, filmes de temática LGBTI y performance trans en lo que se denominó Festival de Teatro Rosa.
Denunciemos lo mal hecho, no los deseos de educar
Los Parchís dieron a conocer este 8 de agosto un comunicado a raíz de los ataques a su desempeño actoral. Unas horas después conocerían que las autoridades provinciales cancelaron sus contratos. Quedaron desempleados.
No se puede cuestionar ni el trabajo ni el esfuerzo de nuestro grupo de payasos por una apreciación personal o peor aún por  un criterio infundado en argumentos que nadan tienen que ver con el movimiento LGBTI”, comenzó.
El trabajo de nuestro proyecto” ha contribuido “al cultivo de los buenos modales y valores de esta sociedad, por medio de la fe en Dios. En ninguno de los espectáculos se ha ofendido al movimiento LGBTI, ni considero que represente una amenaza para ellos”, aseguró.
Lo que sí creemos es que el propósito de esta publicación es una especie de represalia en contra de la iglesia” añadieron. “Presumimos de libertad de credo y hablar de Dios no es un delito como tampoco lo es hablar o profesar otras religiones como las afrocubanas, sin embargo nadie ha hecho una campaña mediática porque tiene que oír y ver en televisión, radio, prensa o en cualquier otro centro estatal manifestaciones de este credo”.
No es de cubanos, al menos eso es lo que hemos aprendido, alcanzar objetivos pasando por encima del buen trabajo de los demás. Aprendamos a ser triunfadores por nuestros propios méritos. Denunciemos lo mal hecho, el crimen; no los deseos de hacer, de crear, de educar”, finalizó.

Nota del Editor: El presente artículo fue recibido por correo electrónico, solicitando fuera publicado en el Blog Religión en Revolución. Hemos incluido algunas fotos de la cuenta de Instagram del grupo Los Parchís. El Blog Religión en Revolución publica los artículos o post con apego a la libertad de expresión y asumiendo que los autores que firman sus artículos son responsables de sus opiniones. La edición del Blog también reconoce el derecho de cualquier persona o institución al derecho de réplica, ya sea usando el espacio de comentarios o escribiendo y enviando su respuesta, la cual será publicada sin lugar a dudas.


Comunicado de la Compañía infantil Los Parchís ante la denuncia a las autoridades de Matanzas de la Comunidad LGBTQ+.

Compañía infantil Los Parchís
No se puede cuestionar ni el trabajo ni el esfuerzo de nuestro grupo de payasos llamados Parchís, por una apreciación personal, o peor aún, por un criterio infundado en argumentos que nadan tienen que ver con el movimiento LGBTI.
El trabajo de nuestro proyecto Parchís hasta la fecha lo único que han hecho es contribuir al cultivo de los buenos modales y valores de esta sociedad, por medio de la fe en Dios. En ninguno de los espectáculos se ha ofendido al movimiento LGBTI, ni considero que represente una amenaza para ello. Lo que si creemos es que el propósito de esta publicación es una especie de represalia en contra de la iglesia. Y es una falta de respeto involucrar a las autoridades en intereses tan malintencionados.
Además, el tema de que estos espectáculos se hagan en centros estatales no tiene ninguna violación porque el Estado cubano en diversas ocasiones lo ha permitido. Presumimos de libertad de credo y hablar de Dios no es un delito como tampoco lo es hablar o profesar otras religiones como las afrocubanas y nadie ha hecho una campaña mediática porque tiene que oír y ver en Televisión, Radio, Prensa o en cualquier otro centro estatal manifestaciones de este tipo de religión.
Y no me hablen de cultura y tradición; porque Cuba está formada no sólo de África, somos una mezcla de cada continente; tenemos de Asia, Europa, África, somos un ajiaco cultural y todos y cada uno de nuestros orígenes hay que respetarlos, no criticarlos ni blasfemarlos.
Todos somos Cuba y exijo respeto para quienes hacen un trabajo digno como este Proyecto Parchís. No es de cubanos, al menos eso es lo que hemos aprendido, alcanzar objetivos pasando por encima del buen trabajo de los demás. Aprendamos a ser triunfadores por nuestros propios méritos. Denunciemos lo mal hecho, el crimen; no los deseos de hacer, de crear, de educar.
Fuente: Facebook




Activistas gais denuncian a la Oficina de Asuntos religiosos del PCC el desempeño del grupo Los Parchís por considerarlos lesivos al proyecto socialista en Cuba.


Aquí tenemos el documento presentado por activistas LGBTQ+ donde la emprenden contra un grupo de payasos, Los Parchis, que realizan su labor en Matanzas, Cuba. Aun cuando no hay un solo argumento que establezca que estos payasos promueven el odio hacia la comunicad LGBT. Los autores de la carta consideran que estos: promueven actividades de evangelización, la teología de la prosperidad y la sociedad de consumo así como  el supremacismo cristiano. También señalan al fundamentalismo cristiano y la recién creada Asociación de Iglesias Evangélicas de Cuba. Apuntan hacia un movimiento ultraconservador que disputa el proyecto socialista cubano. Terminan pidiendo que el Sicariato de Caridad Diego tome cartas en el asunto. Aquí les dejo la carta…, pero ya viene la respuesta de Los Parchis.

Matanzas, 5 de agosto del 2019
“Año 61 de la Revolución”
A: Oficina de Atención para los Asuntos Religiosos (OAAR) del Partido Comunista de Cuba (PCC)
En ejercicio del derecho de dirigir quejas y peticiones a las autoridades, contenido en el artículo 61 de la Constitución de la República de Cuba, se remite la presente misiva con el propósito de poner en conocimiento de la OAAR lo siguiente:
El domingo 16 de junio del 2019, día de los padres, el grupo de payasos evangélicos Los Parchís comenzó a trabajar en la comunidad de Triunvirato, perteneciente al municipio Limonar. Desde entonces se han presentado cada sábado en el centro recreativo “Los Cocos”, de Artex.
El grupo está integrado por el payaso Pelotín (Omar González), la payasa Sonrisita (Norma Dainet Águila Coello), la payasa Lagrimita (Yisel Álvarez) y Peluso “el explosivo” (Osmín González). Utilizan como eslogan “Vencedores en Cristo”, y así aparece en el pendón que los promociona junto al logo de la Empresa Extra hotelera Palmares.
Según consta en su perfil de la red social Facebook Los Parchís Cuba se han presentado de la mano de Artex y Palmares, en la calle Narváez, el Complejo Bellamar, el Café Caribe, las Cuevas de Bellamar y la piscina de Brisas del Mar (donde tienen presentación habitual cada sábado a las 2:00pm), en la Cueva de Saturno y el aeropuerto internacional Juan Gualberto Gómez, de Varadero. Aseguran en sus espectáculos que durante el verano se están presentando en los 15 establecimientos de Artex en Matanzas, reconociendo, además, que trabajan en toda Cuba y muy pronto lo harán en el extranjero.
Los Parchís Cuba se refieren a cada una de estas presentaciones como actos de evangelización, para estos fines utilizan canciones cristianas, frases y juegos en los que niños y niñas son incitados/as a cantar y adorar a Cristo. Realizan números de magia, en uno de los cuales queman un periódico Granma para luego hacerlo aparecer con la frase “Cuba para Cristo”.
Promueven, en centros estatales, la teología de la prosperidad y la sociedad de consumo a través de sus presentaciones, llegando a irrespetar y restar valor a otras creencias religiosas. Ello es ostensible en el número donde la payasa Lagrimita pide bienes materiales a Jesús, se avergüenza ante la aparición de una imagen de la virgen María y luego el payaso Pelotín refiere “que tiene razón por estar avergonzada porque eso es idolatría”.
Muestran el carácter supremacista de su doctrina religiosa en los espectáculos públicos al utilizar canciones que refieren que “Cristo es mejor que todos” comparándolo con superhéroes y personajes populares. Habitualmente cierran sus presentaciones invitando a niños y niñas a hacer un número de adoración luego del cual reparten confituras. Son recurrentes, además, las críticas a la realidad económica que vive el país y el abordaje de temas que poco tienen que ver con un espectáculo dirigido a niños y niñas. Todo ello puede ser constatado en los videos e imágenes que se encuentran en el DVD que acompaña esta carta.
A nuestro juicio, los hechos son violatorios del artículo 15 de la Constitución de la República de Cuba que establece que el Estado cubano es laico y las instituciones religiosas y asociaciones fraternales están separadas del Estado. Además, violan el artículo 57 de la carta magna que establece el derecho de toda persona a profesar o no creencias religiosas, con el debido respeto a las demás.
Todo ello ha sido posible aprovechando los vínculos de trabajo con Palmares y Artex, y el acceso que estas entidades le proveen a distintos establecimientos recreativos de la provincia de Matanzas.
Solicitamos que se revise la legalidad de los vínculos de trabajo del grupo de payasos evangélicos Los Parchís con las entidades involucradas y se dirimen las responsabilidades de quiénes debieron supervisar los contenidos de las presentaciones de este grupo. En igual sentido consideramos necesario que se supervisen sus futuras presentaciones y se cancelen las que respondan a labores evangelizadoras o sean irrespetuosas de los derechos de terceras personas. Es necesario, además, notificar de lo ocurrido a la gerencia nacional de la Empresa Extra hotelera Palmares y Artex, para identificar cualquier otro proyecto que en el país pueda tener un comportamiento similar al de Los Parchís.
Quisiéramos alertar que, desde el proceso de consulta previo a la aprobación de la nueva Constitución de la República, y hasta la fecha, se ha evidenciado el auge de un movimiento fundamentalista cristiano en Cuba. Expresado en ayunos colectivos, declaraciones, recogida de firmas, toma del espacio público para desarrollar campañas en defensa de la “familia original” y contra el matrimonio igualitario, entre otras acciones. Es un hecho, además, la conformación de la Alianza de Iglesias Evangélicas Cubanas (AIEC) y la aprobación de millonarios fondos por parte del gobierno de Estados Unidos para alentar acciones similares.
El movimiento fundamentalista cristiano es un movimiento político ultraconservador que disputa el proyecto socialista cubano, en tanto pretende la restauración del capitalismo desde una matriz neoliberal, misógina, patriarcal y desconocedora de los derechos humanos. Asimismo, representa un peligro para personas y comunidades históricamente discriminadas. Su presencia en espacios comunitarios ofreciendo sentidos de vida, redes de apoyo, alternativas recreativas y de socialización, así como solventando carencias económicas les facilita crecer en membresía e incidir en espacios de toma de decisión. Es necesario prestar debida atención a los hechos que se han venido produciendo y adoptar las medidas correspondientes.
Dada la gravedad de los hechos enunciados, consideramos pertinente que se notifique lo ocurrido a la Sra. Caridad Diego Bello, en su condición de Jefa de la Oficina de Atención para los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC).
A la espera de una respuesta, firmamos la presente:
Yadiel Cepero Madruga.
Activista por los derechos de la ciudadanía LGBTIQ+
Yoelkis Torres Tápanes.
Coordinador General del proyecto AfroAtenAs y de la Red Comunitaria Humanidad por la Diversidad del CENESEX en la Provincia de Matanzas.