enero 05, 2018

En Cuba un sacerdote episcopal jubilado puede quedarse sin su vivienda a solicitud del liderazgo de esa denominación.

¿Un Cura jubilado se queda sin techo?
Julio Alonso Milián, es un sacerdote camagüeyano que ha servido por más de cuarenta años en la Iglesia Episcopal de Cuba. Ha sido pastor de la comunidad episcopal de Santa Clara, Jesús Nazareno, durante casi toda su vida. Y en el pasado octubre de 2017 le llegó la hora de la jubilación forzosa.
Sin embargo, no ha sido ésta ocasión de júbilo para el sacerdote ni para su esposa, sino todo lo contrario. En los duros años setenta y ochenta, la entonces joven pareja, se instaló en la “casa pastoral” de la parroquia episcopal santaclareña. Un inmueble donado por el Doctor Domínguez a la Iglesia Episcopal, pero que, por razones de la Ley de la Vivienda de aquel entonces no podía ser registrado como propiedad de la Asociación la Iglesia en Cuba (Personalidad Jurídica de la Iglesia Episcopal cubana).
Fue por esa causa que el Obispo ordinario de la Diócesis autorizó al padre Julio Alonso a registrarla a su nombre y, consecuentemente, a asumir los deberes de un propietario (Arte utilizado por casi todas las denominaciones para mantener un nivel inmueble de funcionamiento).
Durante muchos años este cura episcopal “pagó el alquiler” de la casa y llegado el momento obtuvo su Título de Propiedad. El conflicto interno en esta denominación se originó cuando, a finales de 2017, la actual obispo de la Iglesia Episcopal en Cuba, la Reverendísima Griselda Delgado del Carpio, exigió al padre Julio Alonso que “devolviera” la propiedad de la casa en cuestión a la Asociación la iglesia en Cuba (la modificación de la Ley de la Vivienda ya lo permite), a cambio de pagarle su jubilación.
 La Iglesia Episcopal en Cuba, a causa de la ausencia de una Ley de Culto que contemple todos los aspectos posibles de la Institución religiosa, está ante un serio dilema: tiene que actuar para “recuperar” la propiedad de un inmueble y hacer justicia a un ministro con una larguísima carrera eclesial y, ya bien metido en la tercera edad, sin ninguna posibilidad de comprarse una casa donde pasar, junto a su esposa, los últimos años de su vida.

Fuente: La Aurora. Publicación quincenal editada en Santa Clara, Cuba por  el P. Félix Ramos Castilla, fundador del  Instituto Patmos. El  boletín ¨La Aurora¨ promueve una campaña para una Ley de Culto y de Libertad Religiosa. Esta noticia aparece en el último boletín.

2 comentarios:

Mario Clavero dijo...

Soy de Santa Clara y fuí bautizado en la Iglesia Episcopal de Santa Clara donde desde muchos años a oficiado el Sacerdote Julio, excelente persona, con basta instrucción biblíca que con su ejemplo y profesionalidad logró una gran afluencia de feligreses, la cual se vió afectada cuando el representante de nuestra Iglesia a Nivel Nacional junto al de la Iglesia católica compararon al asesino de Fidel Castro con Jesucristo. Por tal motivo y en protesta con ésta infamia muchos miembros y padres de muchos jovenes que integraban la comunidad decidieron no asistir más a la Iglesia. Dentro de esas personas me encontraba yo.
Pero las culpas no caen al suelo e hicieron responsable de la alta deserción a la maravillosa persona de Julio y su esposa. Por ello quisieron mucho antes de esta fecha obligarlo a tomar la jubilación. Cuando las causas de tales deserciones eran por la alta traición a Dios y a Jesús de comparar a un asesino con nuestro salvador.
Ahora hablando con la Ley de los Hombres digo que por todos es sabido que el régimen de Fidel Castro persiguió a las Iglesias en Cuba de forma extrema, lo que hizo que muchas propiedades pertenecientes a estas fueran intervenidas y por citar un ejemplo de miles, mencionaré el de la Escuela Católica Hermanos Maristas en la Calle Buen Viaje y Unión en Santa Clara.
La casa que Julio ocupaba y que ocupa para que no pasara a ser incautada por el Desgobierno cubano se inscribió a su nombre y para adquirir la titularidad tuvo que pagar todos los adeudos, si aplicamos el concepto de analogía de la misma forma que no pueden solicitar al gobierno ni la devolución física ni el pago por la intervención de Villa Maristas o también conocida como Hnos Maristas cuanto más con menos derecho se le puede exigir al Pastor Julio que devuelva la casa por la cual pagó y que de otra forma hubiese sido de todas formas perdida como fondo de la Iglesia.
Señora si uds es la máxima representante de la Iglesia Episcopal le digo con toda seriedad que se parece mas a un miembro del Gobierno de los Castros que a una representante de una Iglesia que por demás es defensora de los derechos humanos.
Deseo decirle que además de haber sido bautizado, fuí confirmado en la Iglesia Episcopal del Espíritu Santo en Miami, Florida y haré gestiones en favor del Señor Julio y su esposa.

Editor Blog Religion en Revolucion dijo...


Mario Clavero:
No dudamos en incluir su comentario porque refleja los tortuosos caminos de que se valen lideres religiosos coludidos con los funcionarios de la dictadura para soslayar el derecho, esta vez el derecho de un pastor que dedico toda su vida a server. Sus argumentos son válidos y como no contamos con su dirección electrónico le invitamos a que aborde este u otros temas mediante un artículo que permita su publicación como post en el blog Religión en Revolución, envíelo a nuestra dirección electrónica.
El Editor del Blog