julio 05, 2017

La injusticia disfrazada de política.

Añadir leyenda
Siempre he dicho que el comunismo no es un gobierno en el sentido  político, sino una religión diabólica; la Biblia le llama Babilonia la grande, la madre de las rameras.
En los tres últimos años, desde el 2014 hasta ahora, el régimen Castrista ha arreciado con su furia y ha manifestado su odio hacia la Iglesia de Cristo en la Isla; demoliendo los templos y los lugares donde la iglesia se reunía para adorar a Cristo, ya sea tumbando techos o levantando pisos y robando todos los bienes de las iglesias y pastores. Lanzando a las familias a la calle como fue en nuestro caso que destruyeron nuestras propiedades y nuestra casa y golpearon a mi esposa y torcieron los brazos de mi hija Berenice de solo  12 años de edad como si fuera una delincuente.
Pastores hoy sufren sentencia de prisión domiciliaria por la condena de usar micrófonos en los cultos, otros, como en mi caso, acechado constantemente por un escuadrón de bandidos preparados y disfrazados de la Compañía eléctrica, otros, de veterinarios para matar mis perros, otros de policías para acusarme de tener audio que molesta a vecinos que nunca han aparecido. Han mentido para  fabricarme un delito, levantarme carta de advertencia como lo han hecho para tener un delito fabricado y lograr su propósito que es  ponerme preso, vecinos que vigilan no sé qué, etc.
Lázaro Expósito, Primer Secretario del Partido Comunista
 en Santiago de Cuba, al centro, honrando y 
participando en celebraciones calificadas como diabólicas
 por el autor del artículo.
Sin embargo, mientras la iglesia y los hombres de Dios sufren la cacería de brujas más salvaje de la historia de la iglesia en el comunismo en la Isla, las congas Santiagueras salen a cualquier hora a tocar y pasear por todas las calles de la Ciudad, y no solo eso, sino que de otros países vienen y traen sus rituales diabólicos para infectar con sus maldiciones nuestro país. Lo cómico de todo esto, es que todo lo que estos hacen, estremece la ciudad con sus audios, toques, movimientos hasta tarde en las noches y madrugadas, y el que reprime a la iglesia, los apoya a ellos.
He aquí el Primer Secretario del Partido Comunista en Santiago de Cuba, el señor Lázaro Expósito, siendo parte de todo esto y dando su aprobación y bienvenida a estas maldiciones del diablo. En otras palabras, para uno si, para otros no. Esta es la injusticia disfrazada de política: diablo si, Cristo no, brujería si, mensaje del Reino de Dios no.

Es ilegal predicar libremente en Cuba, nos acusan de proselitismo. La maldad y la injusticia no será por siempre, la justicia de Dios está a punto de manifestarse en la nación de Cuba, y las tinieblas pasaran y la paz y la Libertad será nuestro premio más preciado.