noviembre 27, 2016

¿Puede la oración de intercesión arriesgaba de la Iglesia cambiar el curso de Cuba como nación?

Las reflexiones y declaración que a continuación comparte este Blog con sus lectores abordan el tema de la oración de intercesión dirigida a Dios con la finalidad de cambiar el curso de una nación dada. Se refiere en específico al pueblo cubano y a la nación que es Cuba. Esta declaración, escrita el día 24 d noviembre,  la recibimos por correo electrónico ayer; apenas a unas horas del deceso del dictador Fidel Castro Ruz. Por su interés y actualidad la incluimos en el Blog y considerando su extensión aparecerá en dos partes.
¿Puede la Intercesión oración osada de la Iglesia cambiar el curso de una nación? Primera Parte.
¡Lo que Dios puede hacer cuando Su Iglesia se Une!
En estos días he sentido una tremenda inconformidad al contemplar algunos asuntos de Cuba y su situación político social. Lo que me ha hecho escribir en nombre de muchos a los cuales he consultado (…).
Y mi pregunta a los lectores ¿tiene algún valor que la Iglesia se involucre en la Intercesión a Dios para que el destino de su nación cambie?
En Cuba durante la mitad de la última centuria, la Iglesia ha asumido como tres posiciones: unos se han aislado completamente de la vida social, como si vivieran divorciados de la realidad; otros, se han plegado a los que han gobernado, aplaudiéndole todo silenciosamente, para obtener sus migajas y agradarles como focas amaestradas; y los muy poquitos, los que han tomado la posición que Dios demanda, reclamando por la tierra que viven, y cómo esta es ultrajada.
Sería muy duro afirmar que los destinos de las naciones están en poder de la Iglesia. ¡Sí, sé que es demasiado fuerte esta afirmación casi al inicio del escrito!
Pero vamos a un cortico viaje por la Biblia:
Lo que Dios le comunica a Salomón es didáctico, y nos sirve de advertencia: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14).
Directamente se nota que Dios dice que si la Iglesia (su pueblo) hace estas cuatro acciones; Él entonces va a hacer otras tres.
Dios “oirá”, “perdonará”, y la última es muy evidente: “sanaré su tierra”. Entonces por inferencia vemos que si la tierra del lugar donde se vive, está bajo enfermedad, desgracias, muerte, esclavitud, pobreza y falta de libertad, ¡es una tierra enferma!
Es responsabilidad de la Iglesia del Señor asumir su rol. No son los adúlteros, drogadictos, y maldicientes los que tienen que asumir responsabilidad, sino la Iglesia, el pueblo sobre el cual el Nombre de Jesucristo es invocado. Como afirma el autor Derek Prince “Si nuestra tierra no es sanada, es porque no hemos hecho lo que Dios ha mandado”.
En el Nuevo Testamento Jesús dijo que “(…) somos sal y luz (…)” (Mateo 5:13-14). La sal da sabor, sentido a la vida, y además que preserva (evita la corrupción). Y la luz es claridad en medio de la oscuridad, ¡la oscuridad solo está de fiesta cuando la luz no se hace presente!
Entre las cuatro iniciativas del pueblo de Dios: humillarse, orar, buscar, y “convertirse de sus malos caminos”, esta última es vital. No son los alcohólicos, o los brujos, los que tendrán que tomar la iniciativa de cambiar, la prioridad de la transformación es dentro del seno de la Iglesia. La línea de la teología desvirtuada ha enseñado, que “si los inconversos y pecadores se arrepienten, Dios trae un cambio”, pero la directriz de Dios es: “si mi pueblo se convierte o cambia de concepción, entonces, y solo entonces, yo traigo un avivamiento o una transformación a la tierra con todas sus libertades”.
Es importante ver la última cláusula 7:14 del texto descrito, de lo que Dios hará: “perdonaré sus pecados”. ¿Los pecados de quién?, ¡de los ladrones, los maledicentes, o ateos comunistas!, ¡no, los pecados de la Iglesia!
En una de sus cartas el apóstol Pablo escribe: “Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:1-4).
Lo primero es que se debe de empezar por la oración, por eso dice “ante todo”. ¡Esa es la bujía del cambio social! ¿Para qué se debe de orar por los gobernantes desde los que están arriba hasta la base? Sencillamente para que tengamos buenos gobiernos; o dicho como el texto: “para que la gente viva “quieta y reposadamente”. Dios quiere que los hombres le conozcan, y sean salvos. Lo que nos está diciendo es que cuando un país está en paz y hay libertades de los derechos humanos dados a todos los hombres por el Creador, entonces el Evangelio de Jesucristo tiene más probabilidades de llegar a la nación.
Es mil veces voluntad de Dios que los países sean gobernados por buenos gobiernos, y responsabiliza a la Iglesia por esto, (Proverbios 29:2). Para Dios “buenos gobiernos”, son aquellos que dan libertad a sus ciudadanos de explotar su potencial, respetar sus derechos y permitirles trabajar para ser prosperados en todos los sentidos; Dios es el primero que desea que seamos prosperados (3 Juan 2).
¿Y por qué la Iglesia es responsable? Porque la Iglesia es el único ejército que puede combatir sin armas físicas o materiales, a la verdadera causa de las desgracias.
¿Cómo es eso? Bueno, si somos sinceros, lo leemos en Efesios 6:12, “no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra (…)”. Y, da una lista de entidades espirituales del reino de oscuridad. El diablo está organizado jerárquicamente desde los demonios hasta los principados, y otras entidades “en las regiones celestes”.
Lo que significa es, que sobre cada nación (por encima del gobierno humano), hay un gobernador en los aires, así mismo en las subregiones hasta llegar a las ciudades y barrios (…). La Biblia también le llama a estos “espíritus territoriales”, “el hombre fuerte” (Mateo 12:29), Jesús aquí afirmó que “el hombre fuerte” hace lo que le da la gana sobre la vida social si la Iglesia no lo ata.
Hay tres cielos, pero es al intermedio, el que la Biblia le llama “las regiones celestes” donde está el cuartel general del reino de maldad y sus elementos malignos que ejercen dominio sobre la tierra. Esto lo vemos mejor reflejado en Daniel capítulo 10, donde este hombre intercede (pide) a Dios para que intervenga en la trágica situación terrestre en su tiempo “(…) el conflicto era grande (…)”.
Desde el primer día de los 21 que Daniel comenzó, Dios lo escuchó, pero no así la respuesta. Esta llega por medio de un ser espiritual (ángel), que a la vez tuvo que ser ayudado por otro de mayor rango, pues se le opusieron seres espirituales malignos en los aires (“el príncipe del reino de Persia se me opuso”) (10:13).
La enseñanza es, que los gobernantes terrestres son un reflejo de los que hay en los aires. La oración de un hijo de Dios puesto en el lugar correcto fue capaz de movilizar el cielo para que Dios respondiera y trajera un cambio, quebrando lo que había maligno en la atmósfera del segundo cielo.
En toda la Biblia, Dios solo busca dos tipos de personas: intercesores (Ezequiel 22:30) y adoradores (Juan 4:24). Los que Dios busca deben de tener carácter, pasión, valor, y propósito de pelear en fe por su nación.
Les cito: “La Iglesia por medio de su resurrección y ascensión con Cristo, ya está legalmente en el trono. Por medio del uso de sus armas de la oración y la fe en el presente, tiene el equilibrio de fuerzas en los asuntos mundiales. A pesar de toda su lamentable debilidad, sus espantosos fracasos y sus defectos inexcusables, la Iglesia es la fuerza más poderosa para la civilización y la iluminación de la conciencia social en el mundo de hoy. La única potencia que está contrarrestando el dominio total de satanás sobre los asuntos humanos es la Iglesia del Dios vivo. Si no hubiera oposición a satanás, si no estuviera restringido por las oraciones que el Espíritu Santo inspira, y por las vidas santas del pueblo de Dios, ¡los pilares del firmamento serían la corrupción y los cimientos de la tierra estarían puestos en la inmundicia! Cristo derrotó y destruyó a satanás legalmente. Su victoria sobre satanás es puesta a cuenta de la Iglesia. Orar no es pedir a Dios que haga algo que él no está deseoso de hacer. Orar es hacer prevalecer la victoria de Cristo sobre satanás” (Destinado para el Trono: Pablo E. Billheimer, pp. 14-15).
Entonces, cómo tratamos de aplicar lo expuesto relacionado con Cuba, la nación de nuestra asignación:
1.       Ya lo he dicho en el libro de mi autoría “En el Ojo del Huracán”: “La maldición nunca viene sin causa” (Proverbios 26.2). Las diferentes generaciones de cubanos que vivieron en esta, tierra por sus pecados, dieron lugar a que en el último medio siglo se cosechara un gobierno totalmente anti humano y anti Dios.
2.      La razón de ser de los sistemas comunistas, siempre ha sido contra Dios (ateos de raíz), y jamás podrán gobernar bien. En cada país donde se ha instaurado esta religión (el comunismo no es un partido, es una religión, y de las más peligrosas) se han ensañado de manera visceral contra la iglesia y los creyentes. Cito a un apasionado escritor y evangelista de temas de avivamientos, el canadiense, Oswald J. Smitch, dejó sentado en su primera edición en 1950: “El comunismo es el arma más diabólica preparada por el ingenio satánico. Se ha extendido con mayor rapidez que cualquier otro “ismo” y ataca al cristianismo en cualquier país (…)” (Pasión por las Almas p. 93. Editorial Clie). 
3.      Si la Iglesia intercede, entonces “el principado nacional de comunismo en los aires” es desplazado y llevado sobrenaturalmente a la mínima expresión y tiene que huir.
4.      Por medio de la intercesión de la Iglesia, los cielos de Cuba se acabarán de abrir, y entonces será reflejado en lo físico con una condición social muy diferente a la que hemos vivido. ¡Desde hace 68 años (1948 elección de Carlos Prío Socarras, pues Fulgencio en 1952 dio un golpe de Estado) en Cuba no hay elecciones democráticas!
5.      Ningún gobierno humano puede gobernar sin el sostén de lo sobrenatural, se ha visto en la historia de los babilónicos, asirios, medos-persas, griegos, romanos, Hitler,… Duvalier, sino se conectan con Dios o con las tinieblas. Por lo que hay que cortar todo pacto y renovación de estos. Se sabe del nexo directo de los gobernantes cubanos desde los mismos inicios con el ocultismo, brujería y hechicería en África, Haití y otros lugares; por eso siempre han hecho tanto énfasis a las ofrendas florales, aniversarios, festejo a los muertos (mártires), etc. Estos son pactos que los fortalecen.
6.      La solución del pueblo cubano no vendrá de Miami, Madrid o el Vaticano, la solución de Cuba viene de Dios, y está en manos de la Iglesia ponerse en la brecha a interceder desde sus trincheras espirituales. Como dijo la reina escocesa María de Guisa: “¡Temo más a Juan Knox cuando se arrodilla que a un ejército, porque cuando él ora, los cielos son conmovidos!”.
7.      La ideología comunista anti Dios no se cae con armas físicas, fusiles, cohetes, violencia, guerras físicas, (miren a la antigua URSS, y demás países del tristemente Bloque Socialista), se derrumbaron con la más poderosa armas espirituales que se conocen, ¡la oración de la iglesia!, no por gusto desde 1959 el gobierno tuvo a la iglesia como su principal enemigo a aniquilar y borrar del suelo patrio. No por casualidad Lenin, Stalin, (…) enviaron millones a los campos de concentración de Siberia a morir; de similar manera fue en Albania, Rumanía, Yugoslavia, Alemania, Hungría, y cuantos países instauraron la ideología Marxista Leninista (…). No se pueden olvidar de Cuba los campos de concentración de la UMAP; en África los dictadores marxistas leninistas Mengistu Haile Mariam, y Mozambique, Zamora Machel, al llegar al poder decretaron “guerra a muerte contra las iglesias”. La historia se repite hoy en Corea del Norte y la China roja, donde los verdaderos cristianos tienen que reunirse escondidos. ¡¡¡Por favor estimado lector deje el infantilismo evangélico y abra sus ojos al mundo espiritual real!!!
8.      Si hay un sistema que no admite reformas es el comunismo. Pues si lo tratas de mejorar se destruye, y fue lo que pasó en Rusia; ¡aunque sabemos que Dios en su sabiduría usó la intercesión de la iglesia para demoler este antinatural aparato siniestro!
Continuara…….
Declaración de la Red de Iglesias Apostólicas de Cuba “Fuego y Dinámica”. Camagüey, Noviembre 24, 2016