agosto 22, 2016

Participan líderes del movimiento apostólico en Cuba en el Segundo Encuentro Nacional Cubano.

Segundo Encuentro Cubanos de las dos orillas
Desde el pasado día 12 de agosto y hasta el 14, se celebró en la capital de Puerto Rico el "Segundo Encuentro de Cubanos de las dos orillas" al que fueron invitados, por primera vez, los Apóstoles Alain Toledano y Bernardo de Quesada. El evento, de corte secular, tuvo como objetivo lograr la unidad entre la diversidad de la sociedad civil cubana, tanto dentro como fuera de la isla.
Alain Toledano
Para la ocasión compusieron un himno que nada menciona de muerte y sí habla de vida, amor, entre otras virtudes. El estribillo dice:
Vamos a unirnos todos los Cubanos  / luchando por la patria, libertad y honor. / Llegó la hora de tomarnos de las manos, /vamos a unirnos por un futuro mejor.
Y una de sus estrofas comienza: Si los cubano somos una gran familia /te doy la mano y te brindo el corazón.
Durante este Segundo Encuentro Nacional Cubano se acordaron principios fundamentales para la Nueva República de Cuba y se reafirmaron puntos complementarios a partir de una síntesis de las ponencias presentadas.
Se definió que los pasos previos a una Nueva República deben incluir:
 1) El establecimiento de una Comisión contra la Impunidad.
 2) La fiscalización -con carácter retroactivo- de la gestión de las   empresas presentes en Cuba con el fin de que se respeten los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
 3) Medidas que garanticen la transparencia e integridad y combatan la corrupción en la gestión pública y los procesos electorales.
Bernardo de Quesada
Asimismo, se aprobó la creación de un Congreso para formar un frente común de acción cívica-política con el fin  de restablecer en el país los derechos conculcados, la libertad y la democracia.
La participación, en el pleno de los Apóstoles, motivó al centenar de personas que asistieron. Según nos comentó Raúl Risco, director ejecutivo del Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa: "Demostraron que ser cristiano no es sinónimo de vivir ajeno a los procesos de la sociedad donde se vive".
Para culminar la asamblea, le pidieron al Apóstol Alain Toledano que dirigiera una oración por Cuba. Este hecho causó impresión en algunos de los miembros de la sociedad civil que nunca habían estado en contacto con el Dios Todopoderoso.

*Editor del  Semanario digital “Fuego y Dinámica”. Movimiento apostólico en Cuba. E-mail: ricardoynidiana@nauta.cu