marzo 07, 2016

Muchas de las iglesias protestantes y evangélicas son herederas del trabajo de misioneros y de iglesias norteamericanas… ahora, en una Cuba que es un lugar de paz y diversidad.

El Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), organización pro oficialista de los evangélicos  y no evangélicos cubanos…, no todos; que durante años ha sido una suerte de ministriles del régimen en relación a los grupos o denominaciones religiosas en Cuba, esto junto al Alto Sicariato para los Asuntos Religiosos, a saber la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba; el CIC ahora se refocila con la próxima visita de Barak Husein Obama a Cuba.
Dice estos genuflesos  líderes religiosos que Obama estará visitando una isla de paz y diversidad y otras despropósitos que no merecen repetirse, eso si ahora reconocen el trabajo de las iglesias norteamericanas y los misioneros…, los mismos que fueron conminados a irse de Cuba en los años 60’s cuando el comunismo, el materialismo y el ateísmo científico junto a la represión religiosa se extendía a toda la Isla y afectaba por igual a católicos y evangélicos protestantes. Esto dice la información.
Declaración a raíz de la visita del Presidente de los Estados Unidos de América Barack Obama a la República de Cuba. Marzo 21 al 22 del 2016. Consejo de Iglesias de Cuba
Considera Consejo de Iglesias de Cuba que la visita del mandatario podría ser provechosa no solo para ambos países, sino para la región y para el mundo
El Consejo de Iglesias de Cuba saluda y celebra la visita del presidente de los Estados Unidos de América a la República de Cuba, este mes de marzo. Creemos que esta visita puede ser provechosa, no solo para ambos países sino para la región y para el mundo, especialmente en el complejo contexto internacional que hoy vivimos.
Apreciamos que esta visita se realiza desde posiciones de respeto mutuo y de reconocimiento a la soberanía de los pueblos, de las culturas y especificidades de cada nación. Entendemos que es un paso de avance importante del diálogo y la búsqueda de normalización de relaciones, que puede afectar positivamente a ambas naciones y a Latinoamérica.
El presidente estadounidense estará visitando una isla de paz y diversidad; en la que han confluido culturas europeas, africanas y asiáticas para conformar nuestra cubanía; donde no solo varias decenas de denominaciones y varias de las ramas del cristianismo conviven en paz, sino también cohabitan ocho religiones en armonía, unidos todos en la búsqueda de una sociedad cada día mejor, donde puedan hacerse realidad los valores y la ética de la vida y el evangelio.
El presidente Obama llega también a la tierra de José Martí, latinoamericano y universal, quien tenía una profunda sensibilidad ética y política del destino histórico de Cuba y un amante profundo de los valores positivos de la patria de Abraham Lincoln y de George Washington. Llega también a la isla del diálogo de paz para Colombia, el lugar del histórico encuentro y del abrazo entre el Papa de la Iglesia Católica Apostólica y Romana Francisco y el Patriarca Kirill de la Iglesia Ortodoxa de Moscú y de toda Rusia.
Muchas de las iglesias protestantes y evangélicas cubanas somos herederas del trabajo de misioneros y de iglesias norteamericanas. Durante años constituimos un puente de amistad, junto a otras y otros cubanos y norteamericanos, en la búsqueda de una posible normalización entre ambos países, orando y actuando por la llegada de este nuevo tiempo.
Hoy, una vez más, elevamos nuestra oración al Dios de la vida y de la paz, como pueblo cubano y junto al pueblo de Norteamérica, por los gobernantes de Cuba y de los Estados Unidos, especialmente por el presidente Raúl Castro y el presidente Barack Obama, así como por los líderes de las iglesias en cada país.
Invitamos a nuestras contrapartes, a los hermanos en la fe, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad en los Estados Unidos y en el mundo, a unirse en oración y acción para este histórico momento que viven nuestras naciones.
Saludamos los pronunciamientos del presidente Obama ante el Congreso de los EE.UU. para que el bloqueo sea levantado.
Finalmente nuestra gratitud al Dios de la vida Padre Hijo y Espíritu Santo en este tiempo de cuaresma, tiempo en que la Iglesia ora y ayuna haciendo énfasis en lo que la palabra de Dios nos señala: que el verdadero ayuno es el de la justicia, la misericordia y el humildemente andar con Dios.
Que el Cristo Resucitado nos bendiga a Cuba y a los Estados Unidos y a todos los pueblos de nuestra tierra y que esa bendición del Resucitado nos guíe por las sendas del diálogo, de la justicia, del amor y la paz.
 Rev. Joel Ortega Dopico
Presidente del Consejo de Iglesias de Cuba