marzo 18, 2016

Fuertes críticas al Consejo de Iglesia de Cuba, es tildado de farsante y herético y su accionar trasgrede la fe del evangelio del Reino.

El sincretismo religioso que diluye la Fe genuina del evangelio del reino dentro del  farsante  y herético Consejo de Iglesias de Cuba, CIC.
Por: Manuel A Segura Garces.*                                                                                  
Con respecto al Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) puedo dar mi criterio:
Todo es una gran fachada y a la vez una magistral y protocolar manera de promover el sincretismo hipócrita religioso, ligado al  comunismo y la politiquería  zalamera;  de líderes ¿evangélicos?; rendidos a los pies del sistema comunista impuesto a la nación  por obligación y no por voluntad popular y decisión votante del pueblo cubano. Estos han vendido su alma al diablo  para poder obtener los favores y privilegios que hoy gozan; estos no son más que   migajas de las manos de estos  antagonistas al verdadero evangelio de Jesucristo y la Fe.
Es vergonzoso hablar de la  rancia trayectoria del Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), vinculado totalmente al Comité Central del PCC en este país; desde donde se han tomado y se toman  las decisiones contra La Iglesia de Jesucristo en Cuba. Desde donde han salido las órdenes de demolición a lugares de reunión (templos) y casas de pastores, desalojos y exilios a familias cristianas, actos de repudio, detenciones, encarcelamientos, golpizas autorizadas y organizadas por los organismos oficiales  encargados de la represión  uniformada y no uniformada. Dentro de todo esto no ha faltado la  colaboración de la organización, Consejo de Iglesias de Cuba, que no son más que una concentración de personas propensos al sincretismo, ateos, forajidos, embaucadores, acomodados autorizados,  pecadores y comunistas. Lo que sí se les puede atribuir es una firme e intensa carrera politiquera, a favor del proceso ideológico establecido en Cuba y de la dictadura militar impuesta desde el 1959,
Toda la apariencia y fachada del Consejo de Iglesias de Cuba se basa en trabajar de acuerdo a las leyes establecidas por el gobierno del país, pero eso es solo el esqueleto de la realidad,  Las instituciones religiosas que componen el Consejo de Iglesias de Cuba, hoy gozan de un gran favor de parte del sistema y gobierno actual, pero no es el mérito  basado en que ellos cumplen las leyes y se acatan a ellas como organización, sino el mérito basado en su profunda asociación y compromiso con el sistema ,de  apoyar al máximo el proceso político e Ideológico en el país. En esas Iglesias no se habla de Cristo, sino de programas socios políticos, ajustados a los intereses del Comunismo.  Son marionetas del sistema utilizados para promover una buena imagen ante la opinión pública internacional; en lo referente el tema Iglesias y Cristianismo en la nación. Es vergonzoso pero es la realidad; son objeto de manipulación y control para lograr un fin muy lejano al evangelio de Jesucristo. El Consejo de Iglesias de Cuba (CIC),  es una organización que no responde  definitivamente a los intereses del Reino de Dios como una prioridad, sino que más bien prioriza los intereses del sistema.  Entre sus intereses está el  mantener una fachada de armonía y relación amigable entre la supuesta fe cristiana y la revolución cubana, esto como parte del programa propagandístico político del sistema a nivel internacional.
Entonces  Cuba y su gobierno es  mostrada  como país laico, tolerante y amistoso a la fe, para ganar popularidad en los consensos políticos de nivel internacional. El CIC es la organización que el sistema necesita para lograr este fin y sus líderes, en su gran mayoría, son agentes preparados para dar su mejor discurso a favor del Partido Comunista (PCC) y los líderes del mismo. Pero pensemos ahora como cristianos y en medio de la cruda realidad actual interna de la Iglesia en las provincias del interior del país, como los son Santiago de Cuba, Camagüey, Bayamo, Manzanillo entre otros lugares:
Escombros de lo que quedo del templo “Fuego y dinámica”
 después de su destrucción en Cuba
¿Qué ha hecho el Consejo de Iglesias de Cuba, en representación de la Iglesia en Cuba?; esto  con respecto a los actuales acontecimientos contra Iglesias o congregaciones cristianas,  que por supuesto, no pertenecen a ese sombrío Consejo de Iglesias de Cuba. ¿Cómo se han mostrado para con los  pastores y sus familias que han sido víctimas en los más recientes desalojos y destrucciones de locales de congregaciones  en los ya citados lugares del país? Ellos no han hecho nada, porque verdaderamente no responden a esos intereses, los de Dios, los de La Iglesia, los del Reino.  Ellos no han levantado ni   una simple queja  ante alguna institución nacional o internacional que pueda defender los derechos de estas personas gravemente agredidas y afectadas por las decisiones tomadas por las autoridades en su contra. ¿Qué han opinado o expresado desde sus encumbradas posiciones, estos líderes del CIC?  Lo definimos de esta manera y aquí es donde se cumple el versículo bíblico: 
Que no podemos servir a dos Señores, porque amaríamos a uno y  aborreceríamos al otro,
De una misma fuente no puede salir agua dulce y amarga al mismo tiempo, o bien sale dulce, o amarga,
Todo esto justifica aún más nuestra firme posición como hijos de Dios y verdaderos cristianos, de no claudicar ante las amenazas de un ya falleciente y convaleciente sistema dictatorial, en sus últimas horas de existencia prolongada e  inútil. Nos toca asumir el mismo ejemplo de los apóstoles Pedro y Juan, ante aquellos líderes religiosos de su tiempo,
Hch 4:17 Sin embargo, para que no se divulgue más entre el pueblo, amenacémosles para que no hablen de aquí en adelante a hombre alguno en este nombre. Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús. Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios;  porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído. Ellos entonces les amenazaron y les soltaron, no hallando ningún modo de castigarles, por causa del pueblo; porque todos glorificaban a Dios por lo que se había hecho,
Flp 1:27 Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio, y en nada intimidados por los que se oponen, que para ellos ciertamente es indicio de perdición, más para vosotros de salvación; y esto de Dios. Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él,
Termino con nuestra posición como hijos de Dios y Ministros competentes del Nuevo Pacto mediante Jesucristo.
Dan 3:4 Y el pregonero anunciaba en alta voz: Mándase a vosotros, oh pueblos, naciones y lenguas,  que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado;   y cualquiera que no se postre y adore, inmediatamente será echado dentro de un horno de fuego ardiendo.
Dan 3:12 Hay unos varones judíos, los cuales pusiste sobre los negocios de la provincia de Babilonia: Sadrac, Mesac y Abed-nego; estos varones, oh rey, no te han respetado; no adoran tus dioses, ni adoran la estatua de oro que has levantado.
Dan 3:15 Ahora, pues, ¿estáis dispuestos para que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua que he hecho? Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis echados en medio de un horno de fuego ardiendo; ¿y qué dios será aquel que os libre de mis manos? Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto.  He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.

*Fundador y líder del  Ministerio Apostólico y Profético “Roca Firme”, Cárdenas, Matanzas Cuba.