agosto 18, 2014

Continua el acoso al Pastor Alejandro Hernández y su familia, son citados por la policía él y su esposa.

NUEVO ACTO DE ACOSO CONTRA MI PERSONA Y FAMILIA. 
En el día de hoy 13 de agosto de 2014, pasadas las 8:00 pm se personó en mi hogar un oficial del DTI. Su objetivo, continuar con el acoso del que soy objeto desde el 23 de abril de 2014. En las manos dos citaciones para el día 14 de agosto de 2014 a las 9:30 am, una para mí y otra para mi esposa. Debemos comparecer ante el oficial Amaury para una entrevista en la 4ta Unidad de la PNR cita en Calzada de Infanta y Manglar. 
Una vez más el autoritarismo del régimen que se cree dueño de todos los cubanos, pretende imponerse y a la fuerza. Se violan todas las disposiciones legales al efecto en su desmedido afán de intimidar, acosar y violar los más elementales derechos que, como ser humanos nos corresponde ejercer. 
Reclamo mi derecho, las citaciones deben ser con al menos 72 horas, en su defecto con el tiempo suficiente para que el citado pueda acudir sin que ello conlleve el incumplimiento de sus obligaciones. Reconoce que es verdad, aun así y en sus propias palabras: …pero esta es de hoy para mañana y con menos de 24 horas… Eso es prepotencia, tres de las cuatro citaciones anteriores han sido entregadas en las mismas condiciones. 
Fotocopia de la Citacion policial 
¿Acaso no es esto un ejemplo del ejercicio arbitrario del derecho? ¿Qué se entiende por abuso de poder? ¿Acaso la Constitución de la República no establece que, y cito: todos los órganos del estado, sus dirigentes, funcionarios y empleados, actúan dentro de los límites de sus respectivas competencias y tienen la obligación de observar estrictamente la legalidad socialista y velar su respeto en la vida de toda la sociedad, fin de la cita. (Art. 10) 
Por razones de fuerza mayor, la citación se aplazó para las 2:00 pm. A primera hora de la mañana urge acudir al médico. Es impostergable. En los últimos 113 días he recibido 5 citaciones de la policía política, a razón de una cada 22,6 días. En este mismo lapso de tiempo, mi familia también ha sufrido la vergüenza de que traten a uno como si fuese un vulgar delincuente. 
Mi único delito ha sido, es y será, ejercer mi derecho a pensar por mí mismo y hablar sin hipocresía, anhelar para mi país un verdadero estado de derecho, una auténtica democracia y una sociedad civil, ejercer mi derecho a acceder a Internet, y esta sin restricciones ideológicas ni censuras, en fin, el irrestricto cumplimiento de todas las disposiciones vigentes sobre derechos humanos y civiles que, por gracia divina el gobierno de Cuba ha firmado y no cumple. 
José Martí, el más ilustre de todos los cubanos dejó por sentado una tenebrosa realidad que, a la postre de más de un siglo, mantiene intacta su vigencia, más que incólume, cada día que pasa desenmascara un feroz lobo vestido de oveja: “Sólo la opresión debe temer el ejercicio pleno de las libertades”Obras Completas, Tomo 4, página 236 
Decir que no albergo temor por mi vida y familia, sería mentir, sé de lo que son capaces pero, de algo estoy seguro: Sé que mi Redentor vive, que en mi vida acontecerá sólo lo que Él permita y hasta donde lo permita, al final, ellos darán cuenta ante Dios de sus actos, lo triste es, que no lo creen. Que Dios los bendiga.