diciembre 08, 2013

Un mensaje de agradecimiento del Ap. Alain Toledano después de su viaje a Colombia.

Hola amados hermanos y fieles amigos, gracias, muchísimas gracias a Dios primeramente que me llevó a Colombia y me trajo en bendición, después de más de 8 años sin poder salir del país, y a Uds., por sus oraciones y sus corazones generoso para conmigo, mi familia y mi país…, Cuba. Hay tanta gente linda que pudiera mencionar ahora, como la Profeta Fedra de García y su esposo Omar, los cuales fueron el motor impulsor para que llegara a Colombia. Deyadira Pardo, como le digo, el Ángel que Dios me puso en ese país para guiarme en muchísimas cosas como, conectarme con gente, embajadas, gobierno, etc.
Ap. Alain Toledano en un servicio religioso
en Colombia
La profeta Consuelo, la cual me recibio en su casa como a un ángel del Señor, sus hijos Camilo y Diego, los pastores Iván y su esposa Ivette de Castro, pastores que no solo me recibieron en su casa, sino que proveyeron todas las condiciones para que en mi estancia en Barranquilla, su ciudad, pudiera estar lo más cómodo posible; ellos  me enseñaron la revelación más grande y poderosa de su ciudad, La murillo con 19. Me conectaron con muchos ministerios en Colombia, los cuales abrieron sus puertas para bendecirme. Como la Doña Ana, su suegra, la suegra más espiritual que ojos humanos hayan visto, el eslabón perdido de las suegras.
Como ya les dije antes, son muchas las personas por mencionar y a quien agradecer, dentro y fuera de Colombia, que si las mencionara, no terminaría ahora. A todos, quiero, en nombre de mi esposa y mío, de toda mi familia y ministerio, agradecerle por su generosidad y corazón generoso, muchas gracias a todos.
Al llegar a la Isla, les cuento que me sacaron todo a las mesas por el hecho de que decían que habían visto algo raro entre mis cosas, pero gracias a Dios, no me quitaron nada y lo pase todo, lástima que la hermana colombiana que por primera vez venía a mi país, y tuvo que pasar por el mal trato de ser requisada en todo, pero al final, entramos a la Habana, donde mi esposa y un hijo espiritual me esperaban.
Estoy muy contento de ya estar en casa con los míos, y ya gozando de incorporarme al servicio a mi Dios en mi Nación, donde nos llamó.
Estaremos en contacto, y les ruego me escriban y confirmen que este mensaje les llego, saludos a toda la tropa amados, éxitos, Shalom.

*Líder del Movimiento Apostólico en Cuba. Toledano Valente está radicado en la Ciudad de Santiago de Cuba, uno de los más prominentes líderes de las cerca de 20 redes del Movimiento Apostólico Internacional en Cuba. Sus colaboraciones aparecen en el Blog Religión en Revolución.