agosto 26, 2013

Cuba: La iglesia católica muda…, sorda y ciega

Por Angélica Mora.
 La noticia parece rutina, pero si para la prensa se convierte en una, el régimen de Cuba habría ganado la batalla.
Raúl Castro quiere dominar por la fuerza bruta a un grupo indefenso de mujeres y se empeña a que el mundo entero lo acepte como algo natural, como ha sido en el pasado la represión de los opositores, su encarcelamiento y luego su salida hacia el exilio. 
Damas de Blanco siendo agredidas.
Este pasado domingo, se cometió el mismo tipo de asalto en diferentes provincias de la Isla, de turbas enfurecidas ante grupos de Damas de Blanco y acompañantes que acuden a las iglesias a oír misa y pedir por sus seres queridos encarcelados y por la libertad de Cuba.
 En Matanzas, el número de arrestos ascendía a 25, según dio a conocer el sindicalista y periodista independiente Iván Hernández Carrillo.
En toda Cuba más de 50 Damas de Blanco y sus acompañantes fueron golpeadas, empujadas a la fuerza a carros patrulleros, junto con activistas de los derechos humanos que las acompañan, para luego ser abandonadas en sitios desolados, lejos de sus respectivos hogares.
 En anteriores  escritos he lamentado que la Iglesia Católica no se pronuncie ante estos vejámenes cometidos contra fieles que concurren a las iglesias los domingos. He expresado también, que si fueran elementos izquierdistas los ultrajados, ya el Clero Nacional, con el Cardenal delante  y el Papa en el Vaticano mismo, se hubieran pronunciado en contra de las atrocidades que se cometen contra un grupo de la sociedad cubana, hasta el momento indefenso en las garras de un gobierno comunista.