diciembre 30, 2012

Fiesta de quinceañeras en las Iglesias apostólicas de Santiago de Cuba.

Dad de gracias lo que de gracias recibisteis.
Soy del criterio de que la necesidad no debe convertirte en miserable, a pesar de que nuestra ciudad fue azotada por un fuertísimo huracán, el cual dejo sus huellas destructivas en toda la ciudad y sus alrededores, a pesar de que nuestra obra es bastante grande por hacerse, no podemos ignorar que bendecir a la gente, y más a los hijos de Dios es una bendición.

En esta ocasión fueron varias de nuestras jovencitas, muchas de ellas crecidas bajo nuestro ministerio, fieles a Dios en su servicio y vida diaria, algunas de ellas tuvieron la oportunidad de ser bendecida por sus padres con fiesta y fotos, pero la mayoría de ellas, cumplieron sus 15 años y ni una foto pudieron tirarse. Decidimos que no podía irse el año 2012 sin que fueran bendecidas en una ceremonia en la iglesia, con sus fotos y un brindis, donde gracias a Dios la alegría de todos inundo el ambiente aquel día.
Nuestra vida y Ministerio han gozado en los 19 años que tenemos de conocer al rey, de ser bendecidos en todas las áreas por los hijos de Dios, la aplicación de la palabra de Dios nos ha dado todo tipo de evidencia para creer y enseñar que, una de las claves para ser prósperos en la vida, es bendiciendo a la gente. Doy gracias a Dios por nuestros hermanos en Cristo, por los amigos más allegados, por los diferentes ministros y ministerios en Cuba y en el exterior, gracias por la Coalición Apostólica de Cuba, los apóstoles y profetas que nos han enseñado como mentores, aconsejado y cuidado hasta el día de hoy, por todos, alabamos al Rey, por rodearnos de gente que nos ama, nos cuida, nos aconseja, nos honra, a Dios y a mis amados hermanos y amigos, muchas gracias.
Espero que disfruten la bendición, manténganme a estas niñas en oración, entre ellas está mi hija, Esther, saludos, éxitos amados.

1 comentario:

Armienne la Puta dijo...

¡Cuánto me alegra!
Felicidades.