diciembre 10, 2012

A propósito de cuentas congeladas en el Día de los Derechos Humanos.


Me sorprendí días atrás cuando el régimen de Cuba salió en defensa del Consejo Latinoamericano de Iglesias  a quien supuestamente el gobierno norteamericano había congelado cuenta bancaria en Miami que debía utilizarse para Congreso de esta asociación de iglesias a celebrarse en territorio cubano el próximo año. Cual si el moribundo sistema cubano no hubiese sido un probado violador de la libertad religiosa en sus más de 50 años de permanencia en el poder intentó a estas alturas engañar a alguien en el mundo dándoselas de paladín de la libertad religiosa. El raulismo lanzando piedras olvidándose de su maltrecho tejado de vidrios.
No es posible en un post, porque se necesitan libros, y ya hay algunos, para detallar tanta violación a los derechos de la libertad religiosa en Cuba. Pero a propósito de cuentas congeladas es hora ya que el régimen cubano permita acceder a su cuenta bancaria a la Primera Iglesia Bautista La Trinidad de Santa Clara. Esta iglesia con 105 gloriosos años de historia en esta ciudad central de la isla no puede acceder desde hace algunos años a una cuenta bancaria que abrió desde hace 24 años. Alrededor de 27 000 USD, donativos en su mayoría de iglesias hermanas en EE.UU permanecen inaccesibles para esta iglesia que los necesita para su funcionamiento y especialmente para concluir la reconstrucción de su templo que desde hace años se viene realizando.
Hablo con toda propiedad. Mi esposa Yoaxis Marcheco y yo desde 2006 servimos como profesores en el Seminario Luis Manuel González Peña que esta iglesia fundó en el 2000 y que, a propósito, no ha obtenido el debido reconocimiento jurídico a pesar de que si cuenta con todo el respaldo, no solo de la iglesia, sino de la Asociación Convención Bautista de Cuba Occidental a la que estamos afiliados, y a pesar de realizar los trámites que la misma Caridad Diego Bello, Jefa de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos recomendó hace unos meses en reunión sostenida con esta iglesia. Se constata la necesidad que tiene el Seminario de que la iglesia pueda acceder a su cuenta.
Sospecho que nuestra presencia como profesores en el Seminario tiene algo que ver con esta cobarde presión política  o chantaje. Pero estoy seguro que son más las causas de la burda represalia. Es bien sabido que el Rector del Seminario, pastor jubilado de la iglesia tras más de veinte años de abnegado trabajo, y quien nunca accedió a presiones ni chantajes, ni como pastor de la iglesia ni como líder histórico de la Convención, el Reverendo Homero Carbonell, tampoco ha sido santo de la devoción de las autoridades políticas, como lo prueba su famosa carta hecha pública en el culto magno de su jubilación el Día de la Reforma Protestante, 31 de octubre de 2010. Como si fuera poco, su encantadora esposa Migdalia, y su hijo Asbel, líder de adoración de la iglesia, también son profesores en el Seminario, y su otro hijo Daniel es uno de los más destacados músicos de la iglesia, y un reconocido compositor de la música cristiana en Cuba.  De no ser nosotros la causa de esta arbitrariedad, cuál entonces. El pastor actual de la iglesia, el Rev. Juan Carlos Mentado, en el corto tiempo que lleva en la dirección de esta iglesia ha sido un líder solicito y cumplidor de sus deberes. Yo también un día lo fui. No dudo que con los procederes tan violatorios a las libertades de su iglesia en un poco de tiempo más este apreciado hermano pase a formar parte de esta lista negra en la que ya nosotros nos encontramos. Dios no lo quiera.
Preocupado por la cuenta del Consejo Latinoamericano de Iglesias (CLAI)  contacté con funcionarios de la Oficina de Intereses de los EE.UU quienes me informaron de la disposición de su gobierno a colaborar con esta asociación de iglesias latinoamericanas para esclarecer este malentendido, y acerca de lo cual ya se habían dirigido al Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), lo cual me alegra mucho ya que concedo los mismos derechos que defiendo a estos hermanos. Espero que el CLAI pueda también reaccionar en solidaridad nuestra y no se deje engañar por este sistema que es harto conocido como violador de las libertades religiosas. Ojalá que su Congreso en Cuba el próximo año sirva para condenar proféticamente tantas arbitrariedades contra tantos creyentes en nuestro país pues lamentablemente la cuenta congelada de la Primera Iglesia Bautista La Trinidad de Santa Clara es un asunto más entre tantos otros que constituyen flagrantes violaciones a la libertad religiosa en Cuba.
Como simple profesor del Seminario Luis Manuel González Peña de la Primera Iglesia Bautista La Trinidad de Santa Clara agradezco a todos aquellos que al enterarse de la acusación que el régimen cubano, como supuesto defensor del CLAI  realizaba a los EE.UU, y que reaccionaron por contraste ante la arbitrariedad de la conocida cuenta inaccesible para la iglesia en Santa Clara. Ante la necesidad de esclarecer un poco más los detalles me decidí a hablar y para los que quieran sumarse, en este Día Internacional de los Derechos Humanos, derechos de los que los bautistas en nombre del señorío universal de Cristo que proclamamos hemos sido siempre defensores, estoy lanzando la campaña en Twitter que utiliza como emblema la etiqueta #DescongelenLaCuenta. Hasta que descongelen la cuenta ya que al menos yo, voluntariamente, no me pienso marchar del Seminario.   
  *Pastor Bautista radicado en Cuba y Miembro de la Convección Bautista de Cuba Occidental, quien desempeña su Ministerio en la Iglesia Bautista de Taguayabón y Rosalía, VC, Cuba. Profesor Seminario de Santa Clara, y filial del Seminario de La Habana en Vueltas. Edita desde Cuba el Blog Cubano confesante.