agosto 13, 2012

Una entrevista al Presidente del Consejo de Iglesias de Cuba.

Este es una entrevista reciente al Presidente del pro oficialista Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), Joel Ortega Dopico, realizada por el comunicador José Aurelio Paz y que aparece en la página Web de la Agencia Latinoamericana y Caribeña de comunicación (ALC).
En esta entrevista se aborda los temas de la ayuda del Consejo de Iglesias de Cuba al nuevo proceso cubano de remodelación. Esto es un proceso de cambio o el intento de maquillar al régimen dictatorial que se mantiene en la Isla. El otro tema es el de una Ley de Culto que el régimen trata de dejar a un lado para seguir mangoneando a las distintas denominaciones religiosas, manipulando a las iglesias miembro del CIC y segregando a otras denominaciones.
Dice la información:
Estamos en un buen momento de integración”, afirma presidente del CIC
– ¿Cómo considera que el CIC puede ayudar al nuevo proceso social cubano de remodelación?
“La misión del Consejo de Iglesias puede resultar fundamental, porque en Cuba las iglesias tienen una participación cada vez más activa no solo en el ámbito religioso, sino en lo social en cuanto al servicio a las comunidades, de modo que ellas pudieran tomar parte en las decisiones de los procesos locales. Entonces la tarea del CIC tiene que ser esencial desde el punto de vista estructural y organizativo en proyectos agrícolas sostenibles u otro tipo que quieran organizar la comunidad para su bienestar. Nosotros como Consejo estamos a favor de la promoción del cooperativismo económico en todo este proceso de transición, de manera que realizaremos acciones de formación y entrenamiento en la búsqueda de espacios propicios, porque siempre nuestra visión estará a favor de los más vulnerables, porque en estos cambios siempre quedan sectores afectados y es parte de nuestra misión estar presente y acompañar, creemos que también es muy importante el diálogo a los diferentes niveles con el Estado y queremos que las congregaciones y las comunidades se capaciten para que tengan una voz y sean escuchadas, que el CIC sea ese interlocutor más cercano en ese sentido”.
–Se ha debatido mucho, durante estos años, sobre lo oportuno o no de la creación en Cuba de una Ley de Culto. ¿Qué considera al respecto?
“Pensamos que es importante, aunque la Iglesia va a seguir creciendo con o sin Ley de Culto. No creo que sea algo determinante, pero sí es algo que nos puede ayudar a organizarnos, porque el crecimiento numérico no siempre resulta efectivo si no tiene relación con la profundidad espiritual que se requiere. Una ley tendría que ver con la organización y la capacidad de continuidad, porque si ese crecimiento no está estructurado como debiera ni se tienen las herramientas necesarias, es funesto entonces. Tendría que dar respuesta a este contexto en que, muchas veces, hay pastores que surgen de la noche a la mañana sin estudio alguno o no están acreditados ante las autoridades y, sin embargo, atienden una comunidad. Creemos en la capacidad que Dios nos da, pero como dice San Pablo en la Biblia, todo ha hacerse decentemente y con orden.
“El Consejo tiene una comisión que va a comenzar a estudiar su reglamento y sus estatutos para adaptarlos al contexto presente y queremos que ella misma se ocupe, de manera más global, de estudiar todo este fenómeno de la Ley de Culto, que consulte las de otros países, que se retroalimente de los criterios de los líderes de las distintas iglesias y, finalmente, traiga a la junta directiva del CIC una propuesta que nos permita discutir sobre una base sólida”.
Nota: La foto aparece acompañando la entrevista y corresponde al Presidente del CIC
Usted puede leer toda la información haciendo CLIC AQUÍ.